Secciones
Show

La "China" y Vicuña en pie de guerra: del "Magnolia-gate", al furioso chape y los bloqueos cruzados

Sólo hablan a través de sus abogados. La cuota alimentaria y el reclamo de la actriz.

El 20 de agosto del año pasado, Benjamín Vicuña dijo "basta" y anunció de forma unilateral su separación de Eugenia "la China" Suárez. Después de un fallido intento de reconciliación por parte del chileno en España, los padres de Magnolia y Amancio se bloquearon en agosto de todos lados y, desde el mes de octubre, sólo se comunican a través de sus abogados. El enojo del actor con su ex suegra, la bronca de la "China" por el tiempo que le dedica a sus hijos en común y la nueva mojadita de oreja que profundizó la guerra entre los ex Argentina, tierra de amor y venganza.

Después de nueve meses de silencio, fue la actriz quien se cansó de las campañas en su contra y en mayo de este año anticipó: "Dejen de joderme, porque no me callo más". Fue después de que la panelista Yanina Latorre la cuestionara como madre por encontrarse en un hotel con su nuevo novio, Rusherking.

La respuesta de Suárez no se hizo esperar, pero lo que llamó la atención es que en su descargo la actriz le tiró por primera vez un palito por elevación al chileno. "Con respecto a mi maternidad... Las mujeres que vivimos con nuestrxs hijxs 24/7 (salvo algún día que el padre los tiene, cuando puede, por supuesto, pues viaja mucho por 'trabajo') hacemos lo que podemos. Les aseguro que lo hago muy bien. Dejen de joderme, porque no me callo más".

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Y es que, mientras él le recrimina el nivel de "innecesaria exposición", ella sostiene que el chileno es quien "filtra" cierta información a los medios y alimenta lo que considera una "campaña de persecución y hostigamiento". En concreto, Suárez acusó a Latorre y a Ángel De Brito y confirmó que los llevará a la Justicia. El palito hacia su ex llegó casi en simultáneo con la declaración de guerra que le hizo a través de Instagram al conductor de LAM. ¿Casualidad?

Lo cierto es que después de que la "China" lo acusara de pasar poco tiempo con sus hijos, Vicuña recogió el guante y reveló que no tiene comunicación directa con la madre de Magnolia y Amancio. "Encontramos nuestra forma de comunicarnos por los chicos", aseguró y confirmó así el rumor que se había instalado con fuerza: desde hace al menos seis meses que sólo dialogan a través de sus abogados.

Pero eso no fue todo. A diferencia de la actitud conciliadora que mostraba al menos puertas para afuera desde la separación, el chileno tomó la decisión de desmarcarse de su ex después del lapidario tweet en el que lo acusó de priorizar los viajes junto a su nueva novia, antes que la relación con sus hijos menores. "No hablo más. No hablo de ella. Es un tema que ya está cerradísimo, así que... que ella busque su forma, pero no hablo  más. Se acabó. No hablo de ella. Creo que ella es una mujer adulta".

Dos meses antes, Vicuña ya había tomado otra fuerte decisión: en marzo dejó de seguir en redes sociales a la madre de Eugenia, Marcela Riveiro. Hasta ese momento, la ex suegra del chileno había procurado oficiar de mediadora adicional a los abogados; situación que terminó de dinamitarse después de que no alcanzaran un acuerdo por el régimen de visitas y el monto de la cuota alimentaria.

La última batalla en la guerra Suárez-Vicuña tuvo lugar el fin de semana pasado, cuando Vicuña asistió junto a su novia al festejo por el cumpleaños número diez de su hijo Beltrán. Las imágenes junto a Carolina "Pampita" Ardohain y su marido, Roberto García Maritán, fueron para muchos una provocación a la "China". ¿El motivo? Cuando ella estaba en pareja con Vicuña, "Pampita" no hacía públicas las imágenes (salvo en el homenaje por los quince años del nacimiento de Blanquita). Llegó incluso a pixelarla de su reality.

¿Cómo respondió Eugenia? Esa misma noche, llevo a su hija Magnolia al recital que su nuevo novio brindó en el Luna Park. La hija menor de Vicuña y la "China" disfrutó en primera fila del show del nuevo novio de su madre, el trapero Rusherking. Pero eso no fue todo: Magnolia no sólo se mostró re copada con los temas, sino que además llevó un cartel impreso con una sugestiva cita a una de las canciones del músico: "Qué buena suerte que te cruzaste en mi vida".

 

"No le gustó nada esto a Vicuña", advirtió la panelista Luli Fernández, al tiempo que sumó: "Lo que a mí me cuentan es que Benjamín no estaba contento, no le gustó que fuera Magnolia. Fue de noche, un recital; ella es chiquita. Esa fue una de las cuestiones".

Después del show, Suárez dejó a Magnolia al cuidado de su madre y disfrutó de la noche porteña junto a su nuevo novio, quien celebró con todo su primer Luna Park. Como era de esperarse, la actriz volvió a recibir fuertes críticas (bastante machistas) por haber salido a bailar.

 

Al día siguiente, la actriz pasó el día junto a Rusherking, amigos y sus hijos. No dudó a la hora de compartir los videos del domingo en familia, en clara respuesta a las críticas que había recibido la noche anterior.

Por la tarde, el trapero partió rumbo a la Bombonera para ver el partido en el que Boca se impuso por 2-1 ante Arsenal de Arsenal de Sarandí. En paralelo, Vicuña compartía un chivo en el que agradecía los dos cuartos de helado que merendó junto a su novia. 

Y así, como quien no quiere la cosa, la "China" pegó de contra. ¿Qué hizo? Mientras muchos la criticaban por haber llevado a Magnolia al recital, la actriz comenzó a compartir fotos en la que se las podía ver junto a Amancio y Magnolia; exponiendo que habían pasado todo el fin de semana con ella y no con Vicuña.

Ahora, después de que se hiciera público el enojo de Vicuña, la "China" volvió a pegar duro. ¿Qué hizo? Se mostró junto a Rusherking en el recital de Danny Ocean y, para deleite del público, no titubeó a la hora de comerle la boca adelante de todos. 

 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!