Secciones
Show

La cruda historia de Delphine, la princesa "bastarda" que el rey de Bélgica tuvo que reconocer

Delphine fue reconocida luego de una larga batalla judicial. 

Albert II y su esposa Paola, reyes eméritos de Bélgica recibieron el domingo a Delphine, la hija extramatrimonial del monarca, a quien se le reconoció el título de princesa en la Justicia luego de una larga batalla en los tribunales. 

"Este domingo un nuevo capítulo se ha abierto lleno de emoción, apaciguamiento, comprensión y, también, esperanza", indicó un comunicado de la Casa Real belga firmado por Albert. 

Allí, el rey dio a conocer públicamente el encuentro con su hija detallando que "después de la agitación, las heridas y el sufrimiento, llega el momento del perdón, la curación y la reconciliación".

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Los reyes eméritos recibieron a la princesa en el castillo de Belvedere, semanas después de que Delphine se encontrara por primera vez con su hermano, el rey Philippe, en el Castillo Real de Laeken. Luego de esa reunión, ambos señalaron que su vínculo seguirá "desarrollándose a partir de ahora dentro del marco familiar".

Delphine, de 52 años, es hija de Albert y la baronesa Sybille de Selys Longchamps, quienes habrían vivido un romance clandestino durante casi dos décadas.

 

Su existencia comenzó a develarse al público con una biografía no autorizada de la reina escrita por un joven estudiante de secundaria, Mario Danneels, la cual hacía referencia a una hija ilegítima del rey. 

La prensa belga siguió el rastro y encontró a Delphine, quien se negó a hacer cualquier tipo de declaración mientras la casa real aseguraba que los rumores eran falsos. 

Sin embargo, en el 2005, Boël reveló en una entrevista radial que era efectivamente la hija del rey Albert. Allí, relató también que su madre le contó la verdad cuando cumplió 18 años: hasta ese entonces ella creía ser hija de Jacques, el primer marido de Sybille.

Según relató a Vanity Fair, durante su juventud tuvo una relación fluida con el monarca pero, luego de que comenzó a hacerse pública su existencia, él cortó todo vínculo. 

"Mi madre sufrió una grave operación de corazón y llamé a Albert para informarle. En ese momento explotó. '¡Deja de llamarme! ¡No eres mi hija!'", recordó. 

En 2013, Delphine demandó en la Justicia un análisis de ADN para probar la verdad. Si bien en el 2017 la corte declaró que el pedido era "infundado", un año después luego de una apelación se determinó que el monarca -quien ya había abdicado en favor de su hijo Philippe- debía presentar una muestra para cotejar. 

En enero del 2020, finalmente los testeos demostraron que Albert era el padre biológico de Delphine, quien desde aquel entonces está autorizada a llevar el apellido real Saxe-Coburg. Tanto ella como sus hijos recibieron además los títulos reales correspondientes.

Temas

  • Realeza
  • Bélgica
  • Europa
  • Hija

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!

Comentarios