Secciones
Show

La delicada salud de Eduardo Feinmann: "Estoy roto, tengo muchísimo dolor de cuerpo"

El periodista contó su dura experiencia transitando el Covid-19 y remarcó que todavía siente fuertes dolores de cintura. 

A una semana de haber recibido el alta médica, Eduardo Feinmann habló con Radio Rivadavia, dio detalles su experiencia transitando el COVID-19 y aclaró que la enfermedad todavía lo tiene a mal traer. 

“Bien es una forma de decir. Roto, roto. Pasé un momento horrible en esa semana que estuve internado, completamente solo, tirado en una cama”, contó el periodista al ser consultado sobre su estado de salud.

El 31 de agosto, Feinmann recibió el alta médica luego de haber pasado una semana internado en el Sanatorio Otamendi.  El conductor de A24 había manifestado problemas respiratorios producto de una neumonía que se originó a partir del COVID-19 y padeció varios días de fiebre.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Por esta razón,  su médico optó por la internación. Ya en terapia intensiva, la temperatura comenzó a descender y la última tomografía de pulmón reveló que finalmente su neumonía no avanzó, por lo que fue dado de alta y deberá seguir con su recuperación en su casa hasta mediados de septiembre.

Tras su notable mejoría, Feinmann resaltó la labor del personal de salud y remarcó que todavía sigue sintiendo intensos dolores. “Con la gran ayuda obviamente de los médicos, las enfermeras, el personal de salud por el que hay que sacarse el sombrero por el laburo que hacen, tanto en hospitales públicos como privados, que es impresionante. La atención era hora a hora,era una cosa muy impresionante”, explicó.

Y siguió: “Todavía estoy reponiéndome, con muchísimo dolor de cuerpo, me está matando el dolor de cintura. No tengo explicación para eso. No pude ver a nadie,nadie, más que médicos, enfermeros y personal de salud, a quienes no les vi la cara. Es una enfermedad muy tremenda, porque ni siquiera le ves la cara al médico que te atiende. Están totalmente cubiertos, con trajes de astronauta, con máscara, con barbijo, anteojos".

Según contó, desde mediados de agosto no interactúa personalmente con nadie que no sea un profesional de la salud, a quienes solo les pudo ver los ojos por el equipo de protección que utilizan para prevenir el contagio.

"Apenas se les ve los ojos. Es muy impersonal todo, no hay contacto físico con una persona y cando entran te ponés el barbijo para no contagiarlos. Es muy tremendo”, señaló.

Lee más | 

Finalmente, el periodista contó que la "cabeza te juega en contra" al estar internado y resaltó el apoyo ue recibió de su mujer:  “Si uno no tuviera el apoyo que tuve yo de mi familia, de mi mujer Lu, no sé cómo hubiera pasado esto. La tenía a mi mujer del otro lado del teléfono y nada más. Una voz, la de ella, y nada más. Además, la cabeza te juega en contra. Tener el oxígeno las 24 horas del día, tener un coso de plástico enchufado en la nariz, donde sabés que si no tenés eso no respirás. Es horrible. Más cuando vos fuiste el que comunicaste lo que pasaba durante meses", concluyó.

Temas

  • Coronavirus
  • COVID-19
  • Eduardo Feinmann

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!

Comentarios