Secciones
Show

La millonaria vida de la hija de Luis Miguel y la verdad detrás del romance con el manager que dinamitó todo

Michelle Salas ya no se habla con su padre. A qué se dedica, dónde vive y cómo fue el romance con el representante de su padre que cambió todo.

Michelle Salas Basteri nació el 13 de junio de 1989 en el Hospital Español de la Ciudad de México. Su madre, la reconocida actriz mexicana Stephanie Salas, la inscribió con su apellido, después de que Luis Miguel se negara a reconocer a la criatura. El cantante tenía por entonces 19 años y, pese a que tal como refleja la serie procuró tener un acercamiento con su hija cuando tenía siete años, lo cierto es que dejó de verla por más de una década y durante esos años se encargó de negar su paternidad en cada una de las entrevistas que le hicieron desde el nacimiento.

Pese a haberse criado en México como la "hija no reconocida de Luis Miguel", Michelle procuró recuperar el vínculo con su padre en más de una oportunidad. Sin embargo, la historia real de la agridulce relación que mantuvo (y todavía mantiene) con su padre no es como la cuenta Micky en la serie; algo que la joven diseñadora de moda se encargó de dejar en claro en sus redes sociales y que provocó un nuevo distanciamiento con el cantante, que en la actualidad no sólo no le atiende el teléfono, sino que además le mandó a decir a través de uno de sus hermanos, Alex, que ya no "existía" para él.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

"Si algún día decido contar mi verdad, ese día cambiarían muchas cosas. Muy poca gente conoce mi vida como es realmente y sabe cómo sucedieron o no las cosas. Siempre he sido muy cuidadosa y protectora de mi privacidad y la de mi familia", aseguró semanas atrás la influencer. Si bien destacó el trabajo de Macarena Achaga (la actriz argentina que la interpreta en la biopic de Netflix), Michelle aclaró: "A ella le dieron un guión, hizo su trabajo de investigación y hace su mejor versión. Eso no significa que las cosas sean necesariamente así, también hay mucha ficción".

El malestar por las mentiras que Luis Miguel volcó en su serie también alcanzó a Stephanie, quien lo acusó de mentiroso desde las redes sociales. Lejos de aplacar las aguas, Michelle decidió apoyar públicamente a su madre, algo que no le cayó bien al cantante. Una semana atrás, con motivo del Día de la Madre en México, la diseñadora le dedicó un emotivo posteo a su mamá: "Te amo, te admiro y te respeto tanto, mamita. Gracias por ser mi pilar, mi ejemplo, mi apoyo más grande. Eres y siempre serás mi todo. Felicidades a todas las mamacitas preciosas. Gracias por regalarnos la vida y enseñarnos el camino. Se merecen el mundo entero".

Por fuera de la estrecha relación que Michelle mantuvo siempre con su madre, no fueron pocos los que interpretaron que se trató en realidad de un mensaje directo para su padre, con quien no se habla desde hace al menos seis meses. De acuerdo a lo que publicó la revista mexicana TV Notas, Michelle intentó contactar a su padre después del accidente que sufrió en febrero mientras disfrutaba de unas vacaciones en Estados Unidos. La modelo se rompió la rodilla esquiando y debió ser operada. Pese a que la noticia dio vuelta al mundo, el único que ni siquiera la llamó fue nada más y nada menos que su propio padre.

"Michelle le marcó por teléfono y no le contestó. Entonces, le mandó un mensaje pidiéndole que se vieran, que por favor la agendara, pero la sorpresa fue que Luis Miguel lo leyó, lo ignoró y después la bloqueó", publicó la revista. Acostumbrada a los desplantes del cantante, con quien mantiene desde hace años un vínculo atravesado por constantes idas y vueltas, la joven de 31 años se contactó con su tío Alejandro. Pese al intento, ni el hermano de Luis Miguel consiguió calmar las aguas. "Le dijo que ya había hablado con su hermano y que Luis Miguel le dijo que para él Michelle ya no existía, que ya no era su hija". "Michelle se derrumbó totalmente. Afortunadamente cuenta con el apoyo de su familia materna, que la está ayudando a salir adelante", reveló a la publicación mexicana una fuente cercana a Salas.

Si bien vivió durante varios años en Nueva York -ciudad en la que estudió diseño de modas-, Michelle actualmente reside en Madrid. La joven nunca hizo uso de su apellido para conseguir contratos, pero logró por su talento que firmas como Tommy Hilfiger, Carolina Herrera, Dolce & Gabbana y Michael Kors la contrataran para sus campañas. Además, lanzó una línea de ropa deportiva propia, tiene casi dos millones de seguidores en Instagram y postea a diario sus viajes a París y el DF de México, dos de las ciudades en las que, junto a la Gran Manzana, divide su agenda.

A diferencia de su padre, Michelle mantuvo siempre un marcado perfil bajo en lo que a sus relaciones amorosas respecta. Se le conocieron muy pocos novios y su vida personal sólo se vio en las revistas después de que en el año 2013 los medios internacionales se hicieran eco de su romance con Diego Boneta, hoy protagonista de la serie de Micky. La relación no prosperó, pero ambos mantienen una excelente relación en la actualidad, incluso después de que Boneta firmara su contrato para encarnar al naturalizado mexicano en la serie.

Además de las mentiras en torno a la relación que mantuvo son Stephanie y a cómo fue en verdad el proceso de reconocimiento de paternidad, desde el entorno de Michelle sostiene que la "última traición" de su padre fue haber hablado del romance que mantuvo con su manager Alejandro Asensi, quien en la serie es presentado como Mauricio Amborsi. El romance se dio a conocer en el año 2008: por ese entonces, Michelle tenía sólo 18 años y vivía en Estados Unidos junto a su padre, su por entonces madrastra, Aracely Arámbula, y su hermano menor, Miguel.

Fue la revista Quien la que publicó los correos electrónicos que Michelle y Alejandro se enviaban, en los que hablaban de su relación clandestina (él era veinte años mayor) y del temor del manager por la reacción de Luis Miguel. "Entiendo que te preocupes por mi papá, pero a mí no me preocupa", es una de las frases que se le atribuyeron a la diseñadora de moda. "Por más que uno piense que puede manejar las cosas y que las tiene bajo control, cuando menos lo piensas más se van de las manos. A mí me ha pasado eso contigo", fue la respuesta que recibió por parte de Asensi.

Luis Miguel y Alejandro se conocían desde chicos. En efecto, Luisito Rey y el padre de Asensi -el periodista español José Asensi Blasco- fueron muy amigos y Micky fue su compañero de escuela en Madrid hasta que tuvo seis años. Luego de la mudanza a México, la relación no se enfrió: compartían mucho tiempo cada vez que el cantante viajaba a España y en 1995, sólo un año y un mes después de la muerte de Hugo López, Alejandro se convirtió en el nuevo manager del cantante.

A diferencia de cómo lo cuenta en la serie, las sospechas de Luis Miguel en torno a su manager no comenzaron por una auditoría "random". "Empezó a notar que había algo entre su hija y él. No le gustó nada. En ese momento, decidió hacer una auditoría y ver si efectivamente había algo con lo que pudiera despedir a Alejandro", revelaron a la revista Quien amigos del cantante. El dato no es menor si se tiene en cuenta que Luis Miguel y Asensi eran socios: fundaron la productora Lion Enterprises, con la que ganaron más de 50 millones de dólares y Asensi facturaba el diez por ciento de las ganancias.

"Luis Miguel le dijo a un amigo íntimo suyo que su mayor decepción fue comprobar los resultados de la auditoría que había encargado. La relación escandalosa con Michelle Salas sería el primer paso del adiós precipitado y los números, el segundo y definitivo", sumó Javier León Herrera, biógrafo oficial del naturalizado mexicano. Al enterarse del millonario faltante, Micky dejó de hablarle a su representante y tardó tres años en despedirlo. "De ser una persona exigente por la responsabilidad del cargo, pasó a ser una persona explosiva, altiva y sarcástica en muchos aspectos", sumó.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!