Secciones
Show

La noche en la que Lady Di le clavó el peor puñal público a la Reina: la ruta que siguen Meghan y Harry

La historia secreta detrás de la explosiva entrevista que la princesa dio a la BBC que inspira a su hijo menor.

Por estas horas, los rumores de que Meghan Markle podría dar una explosiva entrevista televisiva sacuden a la Corona. En efecto, el diario británico The Sun confirmó que la duquesa de Sussex recibió una millonaria oferta para contar "su verdad" y todo lo que vivió durante los dos años en los que formó parte de "La Firma". El fantasma de la entrevista de la difunta princesa Diana y la noche en la que rompió cualquier vínculo real para forzar su divorcio del príncipe Carlos.

Corría el año 1995. Por ese entonces, la princesa Diana de Gales y el príncipe Carlos llevaban tres años separados formalmente. Faltarían otros dos para que, obligados por la Reina dada la escalada de munición que el matrimonio se disparaba desde los tabloides, les ordenara que firmaran los papeles de divorcio. Eran tiempos de guerra mediática. Desde el entorno de los príncipes se filtraban casi a diario noticias, audios y videos para "embarrar" la cancha y arruinar la imagen de su pareja.

La idea de la princesa era ganarse a la opinión pública y lo logró. Primero, colaboró en secreto con el explosivo libro biográfico de Andrew Morton, en el que se detallaban todas las infidelidades de Carlos y hasta los intentos de suicidio de la princesa. Pero fue el 20 de noviembre de 1995, sólo meses después de comenzar su relación con el cardiólogo Hasnat Khan, que Diana decidió patear por completo el tablero. Organizó en secreto una entrevista con la BBC en la que por primera vez hablaba en público de su matrimonio.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

El lunes 20 de noviembre de 1995, todos los televisores del Reino Unido sintonizaron la BBC. Había trascendido que la princesa Diana daría una polémica entrevista, una de las pocas que dio en vida. Nadie sabía qué diría, ni cómo se le había "pasado" al Palacio semejante ataque al protocolo. Lo cierto es que, con ayuda de su reducido grupo de amigos, Lady Di logró que todos los empleados que trabajaran con ella "se tomaran la noche", despejó su departamento del Palacio de Kensington y le abrió las puertas al periodista Martin Bashir.

Leé también | 

"Esa noche, recuerdo que le dije: 'No tenés que cometer el error de ser quien de la primera entrevista'. Ella me escuchó y me dijo: 'Tenés razón'. Lo que no sabía era que en ese mismo momento, los equipos de la BBC estaban ingresando en secreto para el Palacio. Fue un grave error. Al día siguiente presente mi renuncia indeclinable. Sentía que ya no podía trabajar con ella y me fui", reconoció uno de los secretarios privados de la princesa.

Esa noche, además de haber reconocido las relaciones paralelas que mantuvo tras el fracaso de su "matrimonio real", la princesa le cantó retruco a la Reina. Hasta entonces, Diana conservaba su título de "Su alteza real", seguía siendo princesa y participaba -aunque cada vez menos- de las principales actividades públicas de la Corona. Era, después de todo, la madre del segundo en línea de sucesión al trono británico.

Me gustaría ser una reina en los corazones de la gente. Pero no creo que llegue a ser reina de este país"

Durante la entrevista, la princesa dio su estocada final al advertir que no creía que su por entonces marido pudiera "soportar" el peso de ser Rey. Fue, para Elizabeth II, una traición imperdonable. "¿Creés que alguna vez serás reina?", indagó el periodista. "No, no lo creo", respondió con una sonrisa sarcástica. "Me gustaría ser una reina en los corazones de la gente. Pero no creo que llegue a ser reina de este país. Además, creo que mucha gente no quiere que lo sea y cuando digo 'mucha gente', me refiero al establishment con el que me casé".

"Ellos decidieron que soy una causa perdida, porque hago las cosas de una manera distinta; no sigo un libro de reglas. Lidero desde mi corazón y no desde la cabeza. Pero alguien tiene que salir y amar a la gente, mostrarles que les importan. Sé que la Familia Real ya no me apoya, me ve como una amenaza de algún tipo. Estoy acá para hacer el bien, nada más. Cada mujer fuerte tuvo que seguir un camino similar al mío en la historia. Es la fuerza de una la que genera desconfianza y genera miedo. ¿De dónde la saca? ¿Por qué es fuerte? ¿Cómo la va a usar? ¿Por qué el público la sigue apoyando?".

Creo que mi marido sufriría mucho ser rey, es mucho más limitante que ser príncipe y eso fue algo que siempre le pesó"

Minutos después, la princesa dio un paso más. "Creo que mi marido sufriría mucho ser rey, es mucho más limitante que ser príncipe y eso fue algo que siempre le pesó". Las palabras resonaron como una bomba en el Palacio. Al día siguiente, llovieron titulares por las explosivas confesiones de la princesa, quien en junio de 1993 ya había shockeado al mundo con las revelaciones del libro Diana, su verdadera historia. Lo que por entonces nadie sabía -pocos intuían- era que el libro fue escrito por Andrew Morton, pero dictado palabra por palabra por la propia princesa. ¿Su objetivo? Sacar a la luz la tortuosa vida que llevaba como miembro de la Familia Real, anticiparse a una campaña de desprestigio que intuía el Palacio haría en su contra tras la separación y dar comienzo al "operativo William Rey".

Leé también | 

"La Reina nunca le perdonó que cuestionara la capacidad de Carlos para convertirse en rey. Ese fue el motivo por el cual después de ver la entrevista, los citó a ambos y les ordenó que se divorciaran. En plan de Diana nunca fue el divorcio, ella quería otra cosa". Pero, ¿qué era lo que quería por ese entonces Diana? "Lo único que buscaba era que mi marido hiciera su vida con su amante y nos dejara a mis hijos y a mí seguir cumpliendo el rol", reconoció ella misma, en unas grabaciones realizadas por su "coach" de medios que se hicieron públicas hace pocos años.

"Diana quería que Carlos renunciara al trono y que William fuera rey. Ella no sería una regente, pero estaría a su lado. Estaba convencida de que su hijo haría un mejor trabajo y que estaba preparado para el mismo. En esa estructura, Harry también jugaría un rol importante. Su idea era transformar por completo a la Familia Real, pero no lo logró".

Meghan y Harry, tras los pasos de Lady Di

Diana falleció el 31 de agosto de 1997 en un accidente automovilístico en París. Acababa de separarse del cirujano y comenzaba una pública relación con Dodi Al Fayed. Vivió "en libertad" sólo un año. Jamás logró cumplir su sueño de instalarse en Los Ángeles y dejar atrás a la Familia Real. En 2020, para sorpresa de muchos, su hijo menor decidió seguir los pasos de su madre.

Meghan y Harry tomaron en septiembre del año pasado la decisión de dar un paso al costado. Por ese entonces, la pareja se encontraba de gira por África. Aprovecharon la ocasión para invitar al periodista Tom Bradby, quien además es un público amigo del príncipe. Fue el elegido para retratar no sólo las actividades oficiales, sino que además tuvo dos exclusivas individuales con los duques.

Harry está obviamente muy preocupado y está intentando protegerte de lo que él siente que su madre tuvo que sufrir. ¿Cuál es el impacto que esta situación tiene en tu mente y en tu cuerpo?”, indagó el amigo del príncipe, en el mano a mano que obtuvo con Meghan. Lejos de esquivar el tema, Meghan se mostró visiblemente movilizada por la pregunta y se quebró al responder e hizo un esfuerzo por contener sus lágrimas. “Cualquier mujer, especialmente cuando está embarazada, atraviesa un momento de mucha vulnerabilidad que es un desafío. Después, cuando tenés un recién nacido…”.

Gracias por preguntar, porque no muchas personas me preguntaron si estaba bien"

“Especialmente para la mujer es mucho. Si a eso le agregás todo esto (por las agresiones de los medios), cuando estás aprendiendo a ser mamá y recién casada es… Gracias por preguntar, porque no muchas personas me preguntaron si estaba bien. Pero es algo muy real lo que me toca vivir detrás de las pantallas”, respondió. El amigo de Harry insistió un poco más: “¿Sería justo decir que no estás bien y que todo esto es una carga?”. Sin dudarlo, Meghan lo miró a los ojos y le respondió: “Sí”. Minutos después, la duquesa sumó: "Esto no es vivir... es simplemente existir".

En el documental también sorprendió por la participación de Harry, quien reconoció por primera vez las diferencias con su hermano mayor, William. “Somos hermanos, siempre seremos hermanos. Ciertamente, estamos en diferentes caminos en este momento, pero siempre estaré allí para él y, como sé, él siempre estará para mí. No nos vemos tanto como antes porque estamos muy ocupados, pero lo amo mucho y la mayoría de las cosas se crean de la nada".

Al igual que su hijo, Lady Di tomó por sorpresa en 1996 a la Corona. Sólo horas después de firmar los papeles de divorcio, la princesa dio una conferencia de prensa en la que anunció que renunciaría a la mayoría de las organizaciones de beneficencia que encabezaba desde su desembarco en la Familia Real. "Nadie del Palacio estaba al tanto y fue un golpe durísimo. No sólo porque no sabían que haría el anuncio, sino porque generó un descontrol en términos organizativos. La princesa era uno de los miembros de la Familia Real con más participación y de un día para el otro les dejó todo y se fue", advirtieron en su momento.

Idéntica fue la decisión que tomaron Meghan y Harry, aunque en diferentes condiciones. Los duques intentaron en un primer momento consensuar una salida más diplomática, pero se sintieron traicionados después de que desde el Palacio se filtraran a los medios sus planes de instalarse en Canadá. Ese fue el disparador que motivó que publicaran su renuncia y les avisaran sólo diez minutos antes a los principales miembros de la Familia Real.

Temas

  • Lady Di
  • Príncipe Carlos
  • Príncipe Harry
  • Príncipe William
  • Reina Elizabeth II
  • Meghan Markle
  • Familia Real inglesa

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!

Comentarios