Secciones
Show

La psiquiatra de Diego y los mensajes que encriptó tras su muerte: "Prendé la tele ya"

Así se desprende del expediente que investiga los motivos que derivaron en la muerte del 10.

La investigación judicial por la muerte del ex técnico de Gimnasia y Esgrima La Plata, Diego Maradona, sumó un nuevo detalle al conocerse que la psiquiatra que lo atendía, Agustina Cosachov, encriptó sus mensajes de WhatsApp en los dos celulares que tiene luego de recibir un texto que decía que prendiera la televisión para ver los allanamientos que estaban sucediendo. Esto pasó el 29 de noviembre.

La Justicia sospecha que Cosachov buscó cuidar material que podía incriminarla y por eso encriptó todos los mensajes en sus dos celulares marca iPhone. “Con fecha 30 de noviembre de 2020, a las 09.12, se realizó una copia de seguridad del contenido, siendo que a pesar de la entrega de claves, a la fecha sigue activo el encriptado de seguridad que fuera colocado al momento de efectuar la copia de seguridad”, sostiene la Justicia en parte de su expediente.

De esta manera, los peritos no pudieron llevar a cabo el procedimiento habitual que consta de realizar una copia exacta de la información a través de un sistema llamado UFED para manipular los archivos sin peligro de que alguno de los originales pueda ser borrado o modificado accidentalmente.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Si bien la psiquiatra aportó contraseñas para que pudieran acceder a los teléfonos, cuando se le preguntó puntualmente por la clave para entrar en su nube dijo haberla olvidado, a pesar de que no habían pasado más de tres días entre esa mañana de lunes y el allanamiento. Ese acceso manual a los archivos que quedaron en el teléfono se realizará el próximo lunes por la mañana.

Por otro lado, esta semana también se conoció que el médico de Maradona, Leopoldo Luque, podría haber falsificado la firma de Diego. Luego de los allanamientos realizados en la casa del neurocirujano encontraron una hoja con varias firmas de “El Diez”, como si alguien la hubiera estado practicando.

Cuatro días después de la muerte del astro, la Policía Bonaerense recopiló varias cosas del domicilio de Adrogué del doctor. Entre esas cosas había más de cien hojas con anotaciones, de las cuales tres llamaron especialmente la atención.

En una de las páginas había muchas firmas de Maradona, en otra aparecía la firma escaneada y en la última, una donde el propio Maradona parecía pedirle su historia clínica al centro de salud de Olivos, donde fue operado del cerebro.

Los papeles descubiertos recientemente, se enviaron a un perito caligráfico e la Asesoría Pericial de la Procuración para que analice si son falsificaciones o efectivamente se tratan de rúbricas de El Diez. John Broyad es el fiscal general de San Isidro, quien sabe que para solicitar una historia clínica hace falta la firma del paciente. 

Sorpresivamente de la clínica de Olivos se retiraron cuatro, de las cuales una estaba en posesión de Luque. Quienes intervienen en el caso, sospechan que no fue Maradona quien firmó esos pedidos. Lo que más dudas despierta para los investigadores, es por qué se falsificó la firma de Maradona para pedir cuatro historias clínicas.

Por el momento, Leopoldo Luque se encuentre imputado en la causa por mala praxis, por negligencia o impericia en su tratamiento a Diego Maradona. También se espera una resolución de la junta médica para saber si se lo imputa o no, por homicidio culposo.

Cabe recordar que las pericias histológicas y toxicológicas a la sangre, la orina y las muestras de órganos tomados del cuerpo de Diego Armando Maradona arrojaron resultados desoladores para la causa que investiga el equipo de cuatro fiscales de San Isidro: Policía Científica encontró un hígado marcado por la cirrosis, un corazón visiblemente deteriorado con múltiples patologías y una batería de psicofármacos en la sangre: antidepresivos, anticonvulsivos, medicación para tratar su adicción al alcohol, pero ningún medicamento de indicación cardíaca apareció en su sistema.

Las sucesivas inspecciones a la casa donde murió en el country San Andrés de Tigre tampoco encontraron equipamiento médico: no había un monitor para su corazón, un desfibrilador, un tanque de oxígeno, un llamador junto a su cama para alertar de cualquier situación, ni siquiera suero, nada.

Por lo pronto, los fiscales consideran que Maradona efectivamente estaba bajo una internación domiciliaria. Deficiente, sin elementos, pero así era. Un mail interno de las autoridades del country que está en poder de los investigadores aseguraba a los vecinos del San Andrés que no se alarmaran por la ambulancia que verían durante las 24 horas del día cerca de la casa del ídolo.

Temas

  • Diego Maradona
  • WhatsApp
  • Justicia

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!

Comentarios