Secciones
Duro

La terrible carta de Ezequiel Garay por la depresión de su esposa: “¿Tiene que suicidarse?"

El ex defensor de la Selección defendió a Tamara Gorro y cuestionó a algunos medios de comunicación.


Desde hace un tiempo, en los programas de chimentos y las revistas del corazón de España uno de los temas más comentados es la actualidad de la pareja que componen el ex futbolista de la Selección Argentina, Ezequiel Garay, y su esposa, la influencer fit ibérica Tamara Gorro. Además de sacar a la luz la separación y la reconciliación de ambos también hablaron sobre la depresión que la modelo atraviesa desde hace un tiempo. 

Algunos fueron mucho más lejos y rompieron los límites. De hecho, aseguraron que la enfermedad mental que sufre Gorro no es cierta y que se habría realizado una cirugía. Por ese motivo, la influencer ya no aparece en los eventos ni en las fiestas de moda. Todo se salió de control. También aseguraron que nunca se había separado y que todo se trataba de una mentira.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Por eso, entre harto de la imaginación de algunos y la maldad de otros, Garay, que se reconcilió hace poco con la española, publicó una carta en su cuenta de Instagram en la que cuestionó a los medios de comunicación. En el inicio del texto, el ex futbolista escribió: “Cuando mi mujer y yo nos separamos, recibía miles y miles de mensajes de pena, tristeza y apoyo, mucho apoyo... incluidos los medios de comunicación. Hoy estamos juntos de nuevo y se está diciendo que todo era una mentira y nadie se alegra”.

Y siguió, poniendo el foco en la depresión de Tamara, una grave enfermedad mental: “Estoy cansado de que se insinúe que la ENFERMEDAD de mi mujer es una farsa. ¿Tiene que suicidarse para que se sepa que es verdad? Ojala fuese una mentira, porque no le deseo a nadie lo que ella está viviendo desde hace años, y por supuesto yo también como compañero de vida”.

Para finalizar, Garay escribió: “Dejemos que la gente sea feliz, que enfermen y tengan la oportunidad de sonreír para siempre o al menos cinco benditos minutos. Dejemos que la gente se pelee, se arreglen o se separen de por vida, dejemos a la gente vivir su vida”.

 

 

Según se supo, el ex futbolista y la modelo estuvieron separados durante ocho meses. La relación había llegado a su fin porque la convivencia durante la pandemia sumado al retiro profesional de Ezequiel, hicieron mella en el matrimonio. A eso había que sumarle el cuadro de salud mental de Tamara. Pero decidieron darse una nueva oportunidad y están de nuevo juntos. La idea de Garay y de su esposa es que el amor los va a salvar. 

 


La carta de Ezequiel Garay

 


Buenos días a todos.

Nunca he hecho ninguna declaración sobre lo que lleva sucediendo estos meses. Pero es el momento de hacerlo, porque creo que todo tiene un límite y se está sobrepasando.

Cuando mi mujer y yo nos separamos, recibía miles y miles de mensajes de pena, tristeza y apoyo, mucho apoyo... incluidos los medios de comunicación. Hoy estamos juntos de nuevo y se está diciendo que TODO era una mentira y nadie se alegra.

Estamos viviendo en un mundo al revés, en el que prevalece lo malo, sobre lo bueno. Nos alegramos cuando a las personas les va mal y criticamos cuando les va bien.

Pongámonos de acuerdo por favor y demos ejemplo a esta sociedad y a las nuevas generaciones.

 

Tuve que aguantar como se especulaba sobre mí y mi separación con MENTIRAS. Dando voz a personas que inventan todo para hacer daño... que triste.

También quiero decir que estoy cansado de que se insinue que la ENFERMEDAD de mi mujer es una farsa.

¿Tiene que suicidarse como por desgracia en otros casos, para que se sepa que es verdad? ¿Qué narices está pasando en este mundo?

 

OJALA fuese una mentira, porque no le deseo a nadie lo que ella está viviendo desde hace años, y por supuesto yo también como compañero de vida.

Pero como ahora empieza a sonreír, ya no vale, ya es mentira... Todo esto es lo que provoca que no se avance en las enfermedades mentales, LA DUDA.

Dejemos que la gente sea feliz, que enfermen y tengan la oportunidad de sonreir para siempre o al menos cinco benditos minutos. Dejemos que la gente se pelee, se arreglen o se separen de por vida, dejemos a la gente VIVIR su vida.

Estoy convencido de que viviremos en un mundo mucho mejor.

 

 

Termino diciendo que respeto el trabajo y opinión de cada uno (incluidos los medios) y así siempre lo mostré, pero la mentira NO.

Muchas gracias. Sed felices.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!