Secciones
Show

La transformación de Fede Bal, el don de Lau Esquivel y el divertido "toc" de Fede Salles: "Me re doy"

BigBang habló con el gran elenco de Kinky Boots a días del reestreno Villa Carlos Paz. 

Se acerca el verano y, como suele ocurrir cada año, la temporada teatral en Villa Carlos Paz se refuerza. Pero esta vez, la cartelera tendrá un show que seguramente eclipsará al resto: Kinky Boots, la obra que triunfó nada más ni nada menos que en Broadway - el distrito teatral más importante del globo terráqueo-, en la Calle Corrientes -la casa teatral de Latinoamérica- y España. 

La obra, que habla de inclusión, de romper estereotipos o, tal y como le aclaró Fede Salles a este sitio, aprender a descubrirse a uno mismo reestrenará el próximo 28 de diciembre de 2022 en el Teatro Luxor de Villa Carlos Paz, provincia de Córdoba. Kinky Boots es un musical estrenado en Broadway, con música y letra de Cyndi Lauper y libro de Harvey Fierstein. Cuenta la historia de Charlie Price, el hijo de un zapatero que sueña con legarle el negocio familiar.

Pero Charlie no está interesado y viaja con su novia a Londres en busca de un futuro juntos. Sin embargo, tiene que regresar para seguir con el negocio familiar a causa de la muerte de su padre y se topa con Simon, un transformista de nombre artístico Lola que está siendo salvajemente golpeado. Simón lleva unas botas largas de taco alto, que serán la clave para cambiar el destino de ambos. 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Lo interesante de esta propuesta que, salvo por Laurita Esquivel, quien volverá una vez más a ponerse las botas rojas, será un reestreno con un elenco completamente nuevo: en lugar de Martín Bossi y Fer DenteRicky Pashku apostó a otras dos grandes figuras como lo son Fede Bal y Federico Salles. "Yo soy el que tiene muy poca experiencia en el musical. De hecho, cero", le explicó a BigBang el hijo de Carmen Barbieri.

Y sumó: "Y tengo a estos dos monstruos que son (Laura Esquivel y Fede Salles). Ellos dos me elevan. Todavía ni cantamos, estamos mucho con letra ahora y el canto viene ahora en estos días, estoy trabajando en privado con nuestro director vocal, y me estoy sorprendiendo de las notas que llego, de cómo lo canto, de mi color de voz, de herramientas para poder cuidar la garganta y creo que se está abriendo una puerta en mí muy linda, al musical, a cantar y bailar sobre un escenario".

Lo cierto es que durante la divertida entrevista que compartieron con BigBang, Fede Bal, Lau Esquivel y Federico Salles  hablaron de todo: el costado femenino del hijo de Santiago Bal, la importancia de contar historias que llamen a la reflexión e inviten al debate en el teatro y las virtudes, como los defectos, de cada uno de ellos. "En virtud creo que soy bastante perseverante. en la vida, en lo profesional y en lo personal", sostuvo Lau.

La entrevista completa

Bueno Lau, ¿sos la mejor de los dos mundos no es cierto?

Laura Esquivel: -Me la voy a creer un poquito. Estoy re feliz, ¿qué más se puede pedir?. Con los chicos, estaba hace un rato contando, que hay una linda energía. Hace muy poquito que nos empezamos a ver y hacer cositas para el proyecto, y estamos muy tranqui, dosificando la energía. Estamos muy enfocados, re feliz. 

¿El personaje más complicado te tocó a vos Fede?

Fede Bal: -No sé si es el más complicado....el desafío más grande tal vez. Nunca me vi en tacos ni con peluca, hablando de algo profesional ¿no?. Alguna peluca me habré puesto, pero esto es una cosa que me lleva a un lugar de mucho trabajo, mucha sensibilidad y hay muchas capas....Lola (su personaje) es muy divertida y sensible, es por momentos muy irónica y por otros muy real; hay una cosa de un trabajo actoral muy grande y todo en tacos y con peluca, sin barba y muy desnudo. Como mi corazón ¿no?. Mi actor y un lugar de explorar un mundo femenino que me resulta alucinante. Claramente el Drag Queen es un híbrido entre los dos mundos, estás ahí, pero hay algo femenino en su look que me resulta alucinante.

¿Cuál fue lo primero que sentiste al verte así frente al espejo?

Fede Bal: -¡Que estoy muy lindo! (risas), pero que estoy bueno enserio. Me hablo, si estoy en un boliche me compro un trago. Realmente porque, para empezar, me desaparecí y conseguir eso es un flash. Apareció alguien que no soy yo, pero al mismo tiempo sí, porque tengo unos rasgos, empecé a trabajar las cejas y a hacer un trabajito bastante fino, y encontré atracción, y encontré atracción también en el dragueo. O sea, no solo en la persona que me devuelve el espejo, sino en lo que implica encarar un  Drag Queen. Y es algo que solo lo vivís cuando lo hacés, realmente alucinante. 

¿Cuál es la importancia de tocar estos temas, como la inclusión y aceptación, en el teatro?

Fede Salles: -Creo que acercarse a estos temas de manera creativa, con música, acercan más no de una manera intelectual sino desde lo sensorial, desde el corazón y ponerse en el lugar del otro. La música y una historia bien contada allanan el camino para estos mensajes que son importantes: la identidad, la elección de quién quiero ser, el respeto y que encima sea una fiesta.

¿El teatro debe invitar a la reflexión? 

Laura: -A modo personal, me parece que el arte es una invitación a modificarnos un poco. Creo que de las cosas que más te entran como ser humano es el hecho artístico, el ver; y acá hay muchísimos personajes arriba de escena y cada uno de ellos está representado de maneras diferentes. Y el público, más que vea a un actor laburando con los zapatos en la fábrica capaz se va a sentir identificado. ´Che, ese soy yo laburando las 12 horas.....´, siempre va a ver alguien identificado y eso también lleva a la reflexión.

Fede Bal: -Yo soy el que tiene muy poca experiencia en el musical. De hecho, cero. Y tengo a estos dos monstruos que son (Laura Esquivel y Fede Salles), tengo profunda admiración por ellos dos, lo digo detrás y delante de cámara porque así lo siento, porque cuando uno quiere estar bien tiene que rodearse de gente que sabe hacer lo que hace y creo que la persona que encontró este elenco, Ricky Pashku, Flavio Mendoza y Miguel Pardo, hicieron algo muy lindo porque ellos dos me elevan.

Todavía ni cantamos, estamos mucho con letra ahora y el canto viene ahora en estos días, estoy trabajando en privado con nuestro director vocal, y me estoy sorprendiendo de las notas que llego, de cómo lo canto, de mi color de voz, de herramientas para poder cuidar la garganta y creo que se está abriendo una puerta en mí muy linda, al musical, a cantar y bailar sobre un escenario.

Laurita: -Y no tiene vuelta atrás eso, eh (risas)......

¿Cómo lo ven ustedes?

Salles: -Va a impresionar a todos.

Laurita: -Totalmente

Fede: -¿Qué van a decir? ¿Mas o menos lo vemos? ¡Dale! (risas) 

¿Se le pide consejos al elenco anterior?

Salles: -No creo que sea necesario. Y si los necesitamos, los buscamos acá. Creo que nuestra versión del elenco anterior y la persona a quien consultar está ahí al lado (por Lau Esquivel).

Laura: -Me siento muy presionada (risas). Me parece muy interesante que si bien cada personaje desde el inicio tiene sus características precisas, después entra la magia del actor a poder meterse y a dar su propia versión, entonces eso va a ser lo mágico y lo lindo de poder ver a otros actores en escena. Va a sorprender.

¿Qué esperan de Villa Carlos Paz, teniendo en cuenta que la temporada anterior se vio afectada por la última oleada del COVID-19?

Fede Bal: -Yo creo que es un obrón desde todo punto de vista: mensaje, música, actuación y dirección. Creo que Córdoba necesitaba una obra así de grande y con este tema a tratar. Es nuestro humilde granito de arena para llevar de temporada a Villa Carlos Paz que va a estar explotada de turismo. Es nuestro aporte a hablar de estos temas mientras bailamos y cantamos. Y no hay nada más lindo de que te vayas con la sensación de que viviste algo hermoso, estás bien eufórico y, al mismo tiempo, hay charlas que tener en la mesa con tu familia,con tu novia, con tu novio, tu pareja, con tu amigo o hijo. Si genera eso  es todo lo que uno busca del teatro.

Si les preguntara a cada uno su mayor virtud y defecto....¿qué responderían?

Laura: -En virtud creo que soy bastante perseverante. en la vida, en lo profesional y en lo personal. Y defecto o como lo quieran llamar, puede ser que soy bastante cajita, controladora con muchas cosas y lo que me llevó estos últimos años en la vida fue a soltar eso, a jugar y disfrutar más. Así que, quizás, eso era lo que me controlaba y lo estoy comenzando a soltar. 

Fede Bal: -Mi virtud y defecto son la misma. ¡Soy muy sincero! Alguno lo ven como virtud y otros como defecto. Soy sincero a la hora de decir cosas que me aburre. Por ejemplo, si me aburría esta nota, te pedía perdón y me iba. Y soy sincero arriba del escenario también. Hay cosas que las siento y otras que no, y prefiero elegir otro camino si no las sentí. Y me parece que eso es virtud y defecto.

Salles: -Virtud creo que es que me dediqué a lo que más me gustaba hacer. A partir de ahí, creo que todas las decisiones que derivan son más felices. Y después, un defecto creo que tiene que ver con el teléfono y contestar a tiempo. Lo tengo que trabajar en terapia de nuevo (risas), había mejorado...tengo WhatsApp sin leer hasta de mi madre. Soy poco obsesivo y soy de acumular mensajes o se me pierden.

Hago mucho trabajo de concentración de que no se me piante nada del teléfono. Pero bueno, eso es algo a laburar siempre para no faltarle el respeto al otro que está esperando que por ahí se hace una historia pensando que te enojaste o que te pasa algo y en realidad es que está mucho más pendiente del teléfono que yo, lo que me obliga a ser más responsable. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!