Secciones
Show

Leo Blanco, imitador argentino de Michael Jackson: "Para mí soy igual a Sandra Bullock"

A sus 25 años, es uno de los impersonators más destacados del rey del pop a nivel mundial. Su historia impactó de tal manera que grabó y estrenó en Londres su propio documental llamado Hooked on the Look.

Se llama Leo Blanco, es argentino, tiene 25 años y es reconocido por ser uno de los mejores imitadores de Michael Jackson del país, debido a la gran imitación que hace del legendario rey del pop arriba de los escenarios y a que se sometió -por ahora- a 13 cirugías estéticas que lo hacen parecerse a su ídolo. "A Michael ni bien lo vi, sentí una conexión enorme, energéticamente hablando", relata en diálogo con BigBang.

A su corta edad, es el protagonista del documental Hooked on the Look, el cual se estrenó en Londres y fue tendencia en más de 72 países en todo el mundo. En el mismo, narra todo el proceso que le llevó adquirir la apariencia del legendario artista estadounidense y avisa que está próximo a estrenarse la segunda parte de aquella producción de la BBC. "Nunca quise ser un imitador de Michael Jackson. Te puedo decir hasta que me caen medio mal los imitadores de Michael Jackson por el amor y respeto que le tengo.  Pero las cosas se fueron acomodando así. Empecé mi carrera como vestuarista, lo mio era hacer que se vieran bien otros y de repente comencé a pensar que no era lo que me hacía feliz", detalla.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Las intervenciones a las que se sometió Leo fueron 13: 6 rinoplastías, 2 lipoesculturas, 2 cirugías de orejas, un implante de mentón, una bichectomia y un perfilado mandibular. A su vez, fue asistente de vestuario de Stravaganza, la obra teatral dirigida por Flavio Mendoza, colaborador de figuras como Panam o el grupo AirBag y, entre risas, aclara que para él es más parecido a Sandra Bullock que a Michael Jackson. "Se puede ver un gran cambio, pero no solo por las cirugías sino también por la edad. De 22 a 25 años, la cara cambia mucho. Yo tenía cara de nene y los rasgos se fueron endureciéndose un poco, aunque para mí soy igual a Sandra Bullock. Pero Sandra Bullock en Miss Simpatía ponele. Para mí, soy idéntico", afirma.

En diálogo con este sitio, Leo habló de todo: su fanatismo por Michael Jackson, cómo afecto la pandemia a su carrera, el documental Leaving Neverland y del trato que recibe por su parecido con el rey del pop. "No creo que Leaving Neverland me haya afectado en la parte profesional, pero como persona sí. Me dolía ir caminando por la calle y que alguien me grite pedófilo. Me pasó de todo y me doy cuenta automáticamente cuando una persona se acerca porque le gusta lo que hago o, perdón por la palabra, para pelotudearme. Es una cuestión de chiste, ´mirá este loco´. Yo no sería imitador de una persona que no defiende mis ideales. Todo lo contrario", aclara. 

La entrevista completa a Leo Blanco

¿Cómo nació este amor por Michael Jackson

- Es una pregunta difícil, porque era muy chico y se te borran las ideas y de repente las empezás a rellenar con ideas que vos crees que son así. A Michael ni bien lo vi, sentí una conexión enorme, energéticamente hablando. Nunca en mi vida me había emocionado por un artista, yo no soy una persona que llora mucho de hecho y me emocioné con una canción de él sin saber ni siquiera quién era.

Escuché la canción sin ver su rostro y sin saber quién era Michael Jackson porque en mi casa nadie lo escuchaba y fue una conexión instantánea. Childhood se llamaba la canción y era re chiquito me acuerdo. Estuvo bueno haber podido conocer a Michael Jackson porque me abrió las puertas a poder preguntarme un montón de cosas sobre mí.

¿Como cuáles?

- Siempre te preguntás si de verdad naciste para dedicarte al arte o si esto es un hobby, algo que gusta, y en verdad naciste para hacer otra cosa. Michael Jackson que mostró lo que es la profesionalidad en esta carrera, lo que es la perfección, lo que es, de repente, salir volando con un jet de la NASA de un show. Son cosa que todavía la gente no puede hacer porque son muy difíciles.

¿Cuántas cirugías tenés y a que edad empezaste?

- Tengo 13 cirugías estéticas y arranqué a los 15. Mi primera cirugía estética no tiene nada que ver con Michael Jackson en realidad: me operé las orejas porque sentía que estaban muy grandes, muy para afuera, y bueno salió mal, y ahora tengo una oreja y media. Después por suerte el resto de las cirugías salieron mejor. 

¿Cuándo surgió esta necesidad de parecerte estéticamente a tu ídolo?

- Nunca surgió y en realidad, nunca quise ser un imitador de Michael Jackson. Te puedo decir hasta que me caen medio mal los imitadores de Michael Jackson por el amor y respeto que le tengo. Pero las cosas se fueron acomodando así. Empecé mi carrera como vestuarista, lo mío era hacer que se vieran bien otros y, de repente, comencé a pensar que no era lo que me hacía feliz.

Yo quería lograr verme bien yo mismo, estar en el escenario y que los aplausos fueran para mí. Siempre estamos en esa división, si queremos estar delante de la cámara o no, es todo un proceso bastante largo y en eso, empecé con el amor a Michael Jackson. Yo ya le tenía amor, me gusta bailar, actuar y la moda. 

Michael Jackson tiene mucho de moda y todo encajaba para comenzar un show de Michael Jackson. Específicamente empecé en una productora audiovisual y trabajé para artistas como AirBag, Panam y Flavio Mendoza. Pero nunca fue lo mío, de hecho no me gusta y hoy no lo haría.

¿Arrancaste con las operaciones tres años después del fallecimiento de Michael Jackson, el 25 de junio de 2009?

- No tengo la fecha exacta de qué edad tenía en el momento que Michael falleció, pero me acuerdo que fue un jueves y me enteré a la tarde cuando llegué a mi casa. Es que a la gente no le importa cuando muere un artista, le da morbo y quieren leer más, pero cuando de verdad alguien te importa llorás por la muerte de esa persona, aunque él no me haya conocido y probablemente nunca lo hubiera hecho.

Yo sentía que el mundo estaba perdiendo a alguien importante y no quiero decir que no haya otras personas importantes porque sería injusto, pero sí hay personas que hacen más, que quizás en diez años de su vida hicieron lo que otra no se atreve en toda una vida y yo sentía que faltaba un poco más de Michael. Por eso me puse muy mal, lloré sin parar y falté al colegio. 

¿Fue un homicidio?

- No es lo que siento, sino lo que dice la justicia. Sí, hubo homicidio. Básicamente Michael Jackson era una persona inestable en cuanto a los fármacos. No por que quisiera, sino porque tenía una adicción severa a los medicamentos de dolor. Creo que se aprovecharon del momento y de cómo Michael se tomaba este tipo de cosas. ¡A Michael Jackson le hicieron firmar que iba a brindar 50 shows! Yo tengo 25 años y no puedo hacer 50 shows en la cantidad de días que ellos decías porque no me da el físico. Y Michael Jackson metió 50 shows, eso es muchísimo dinero. Michael eso nunca lo aprobó y de hecho se comprobó que le falsificaron la firma. Él solo aprobó cinco. Fue una exigencia alarmante.

¿Cómo tomó tu familia esta transformación?

- Ni siquiera sé si es una transformación porque, como empezó tan de chico, es una evolución. Todos nos transformamos desde los 15 hasta los 25 porque la naturaleza humana es así, lo mío fue un poco más intervenido. Yo quise que mi nariz vaya más para este lado y no le dejé a la naturaleza que vaya adonde quiera, pero todos tenemos esa transformación.

Entonces, quizás si yo hubiera empezado a los 25 años, me cambio el rostro y la nariz, ahí notaría un cambio, pero antes, a los 15 años, tenía cara de nene chiquito y ahora tengo cara de una persona más adulta y operada. Creo que todas las decisiones que son importantes en tu vida afectan de manera positiva y negativa, sino no hubiera sido una decisión importante.

Supe desde el primer momento que imitar a Michael Jackson era algo que iba a hacer a fondo porque, por ejemplo, a mi no me gusta utilizar peluca y de verdad no soporto el pelo largo, no soporto el calor y que me esté tocando en la cara. Pero lo hago porque hay que entregarse a lo que uno está haciendo. 

¿Recibiste el afecto de extraños por el simple hecho de parecerte a Michael Jackson?

- Estados Unidos me sorprendió de una manera grata y también un poco alarmante te diría. Cuesta caminar siendo un imitador de Michael Jackson en Estados Unidos porque ellos lo tienen como si fuera una figura a la altura de George Washington, una figura que la tienen ahí y dicen "esto es Estados Unidos". Para ellos, Michael Jackson es Estados Unidos y de hecho, Michael utilizaba mucho la bandera estadounidense de fondo y cosas así.

Entonces el amor que le tienen es sin límites y quizás es divertido cuando estás caminando de día, pero cuando estás volviendo de noche no. En Miami me di cuenta la locura que generaba Michael Jackson en los demás porque no es la misma locura que genera acá en Argentina, para nada, no hay punto de comparación. 

¿Cómo surgió la posibilidad de grabar tu propio documental para la BBC de Londres?

- Suelo decir que llegó, pero en realidad la busqué. Nada llega, eso es mentira. Yo mandé cien millones de mails, yo ya estaba trabajando en algo de esto, en qué hacer y a quién ofrecérselo hasta que sucedió. Si digo que llegó de repente sería una mentira y también desmerecería todo mi trabajo previo al documental. Me contestaron por mail y ahí comenzamos a armar lo que podíamos llegar a hacer, o no porque todavía no estaba aprobado,  una especie de guía de lo que iba a ser el guion después. Hicimos un croquis para saber de qué iba a ir el documental y del resto se encargaron ellos. La verdad que en muchas cosas no me pude meter, no me dejaron. 

¿Te gustó cómo quedó la obra final?

- No, lo detesto (risas) pero en esta segunda parte que está por salir me pude meter un poco más porque justamente sucedió la pandemia y entonces tuvimos más episodios para filmar, ya que no se podía entregar el material. tendría que decirte que nos benefició la pandemia para el documental. Tenemos una evolución de cuatro años filmados. 

¿En estos últimos cuatro años a cuántas cirugías te sometiste?

- Fueron solamente tres, pero fueron bastante drásticas. No solo cirugías. Se puede ver un gran cambio, pero no solo por las cirugías sino también por la edad. De 22 a 25 años, la cara cambia mucho. Yo tenía cara de nene y los rasgos se fueron endureciéndose un poco, aunque para mí soy igual a Sandra Bullock. Pero Sandra Bullock en Miss Simpatía ponele. Para mí, soy idéntico. 

¿Las operaciones te afectaron en algún punto o te permiten llevar una vida normal como al resto?

- Las cirugías siempre tienen un proceso que no debés saltearte nunca, por más que te hayas operado ya 15 o 20 veces. El proceso hay que respetarlo y es el natural del cuerpo. El cuerpo necesita curarse, hacer reposo y distintos cuidados como cualquier cirugía, pero como no son tan invasivas, en verdad es menos invasivo de lo que parece una cirugía estética, de hecho se podría hacer acá mismo con los cuidados necesarios, en dos o tres días ya estás. 

¿Tenés pensado someterte a más cirugías?

- Me tengo que hacer la mandíbula, pero me está costando encontrar a la persona que haga los implantes de mandíbula. Nunca utilizo al mismo médico, voy cambiando porque cada cirujano tiene una especialidad. Hay algunos que son muy buenos y hacen varias cosas buenas, por ejemplo el de la nariz me hizo el mentón también.

¿Cómo es un show de Leo Blanco?

- Busco que la gente se sorprenda, intento transformar aunque sea un poco las cosas que ya saben de Michael Jackson. Por ejemplo, ya sabés que Thriller es una canción donde van a aparecer zombies y sabés que voy a tener una chaqueta colorada....¿cómo hacer que a la gente le cause terror si ya saben todo?

Utilizamos vestuarios que están bastante buenos y son terroríficos, usamos imágenes, coreografías nuevas que no son las que Michael usaba pero que podría haberlas usado tranquilamente y bueno, mi chaqueta colorada que es súper llamativa. No uso ningún vestuario copia de Michael, si bien son casi idénticos, siempre es de otra tela o de alguna otra forma que yo pueda sentirlo más mío y no imitando. La verdad es que a veces se siente raro imitar y entonces, si no le metés lo tuyo, te perdés. 

¿Cómo te gusta que te definan?

- Como artista o actor. Si bien hice cursos, no podría decir que soy actor porque sería faltarle el respeto a los que estudiaron actuación. Pero crear un personaje desde la base y comprender que es lo que lleva a Michael Jackson desvolverse de cierta manera y poder hacerlo es actuar. Después intenté hacer otros personajes y me gustó mucho. Por ejemplo, Edward Scissorhands (El joven manos de tijera), es bastante fácil por el pelo y soy fanático de Tim Burton. Actuar me gustó desde siempre y también imitar a Michael Jackson es algo finito, tiene un fin y no me veo dentro de diez años siguiendo imitando a Michael Jackson. A mi me gusta producir. 

¿Viste Leaving Neverland?

- Si, lo vi. Primero no quería, pero tuve que hacerlo para ir a varios programas a hablar de Michael Jackson. Tenía mucho miedo a la hora de verlo, es crudo pero conforme iba pasando el documental, mi cara iba siendo cada vez mas feliz porque se me caían un montón de cosas que decían. Uno lo estudia a Michael Jackson y sabe específicamente qué es lo que hacia en cada época de su vida.

Estos chicos (por Wade Robson y James Safechuck, quienes alegaron que el cantante abusó sexualmente de ellos cuando eran niños) se perdieron en su relato. De hecho, HBO y estos adultos fueron enjuiciados por los dueños de la marca de Michael Jackson y salió a favor de Michael. 

Te puedo decir específicamente que estos casos son mentira.....si Michael Jackson era pedófilo o no, lo sabe él. Estos casos te digo que son mentira y no estoy diciendo que pueda aparecer otra persona y la voy a desmentir a ciegas. Si viene una persona, la voy a investigar porque yo no sería imitador de una persona que no defiende mis ideales. Todo lo contrario. 

Héctor Cavallero, quien fue el que trajo por primera vez a Michael Jackson al país, contó en más de una oportunidad que llegó con una caja de muñecos y póster infantiles. ¿No te resulta llamativo?

- Me parece llamativo si lo comparara con un humano cualquiera, pero intento cuáles son las cosas que nos deshumanizan. Te deshumaniza no poder salir a la calle, te deshumaniza tanto dinero junto, no tener límites económicos te deshumaniza porque encima también tenés necesidades básicas insatisfechas, como por ejemplo salir a caminar y que no te molesten o que no te estén chupando las medias constantemente. Sos Michael Jackson, lugar al que ibas era gratis y todo era increíble para vos. Fue una persona única. Sí, me parece raro (lo de los juguetes y los póster infantiles) pero hay todo un contexto atrás. Para mi hay mucho cuento detrás de Michael.  

¿Este documental te afectó a vos en lo profesional?

- Diría que me cuesta saber porque eso fue en 2019 y pegadito llegó la pandemia. Sin embargo, cuando salió el documental más gente hablaba de Michael Jackson. De hecho, la gente es morbosa, al documental le fue muy bien y hay muchas series de este estilo porque divierte ver psicópatas siguiendo a alguien. No creo que me haya afectado en la parte profesional, pero como persona sí. Me dolía ir caminando por la calle y que alguien me grite pedófilo. Me pasó de todo y me doy cuenta automáticamente cuando una persona se acerca porque le gusta lo que hago o, perdón por la palabra, para pelotudearme. Es una cuestión de chiste, ´mirá este loco´ y yo camino.

Cuando ocurrió lo de Neverland, hubo medios como la Metro que decidieron dejar de pasar su música ¿cuál es tu opinión?

- Una semana antes de que esto suceda, fui al programa de Matías Martin, me hizo una nota él junto a la hija de Jorge Guinzburg, Malena, nos fue excelente, fue muy divertido, hablamos de mi documental, hicimos chistes y bailamos. La semana siguiente sale esto y las autoridades de la Metro le bajaron a sus programas que de repente tenían que hablar pésimo de Michael.

No se separa nada de nada. Cuando salió el documental, me empezaron a criticar a mí diciendo que no debían hacerme difusión a mi. No se separa al artista de la persona. Todo es un conjunto porque en definitiva estás comprando una marca registrada que es Michael Jackson.

¿Cómo te afecto la pandemia?

- Económicamente terrible, como a todas las personas de este ambiente. Tuve que devolver dinero que era para fiestas privadas, como cumpleaños de 15 o casamientos, a los que me contratan con nueve o diez meses de anticipación. Las fiestas nunca se hicieron y tuve que devolver el dinero que ya estaba invertido en cosas. Tuve muchos cambios en mi equipo, pero para bien y la segunda parte de mi documental es mucho más interesante que la primera. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!