Secciones
Show

Leticia Brédice estalló tras ser despedida de la obra de Luciano Castro: “Me hicieron un carancheo”

La actriz fue acusada de “no llegar en eje” a los ensayos de El divorcio.

 

Desde hace muchos años, Leticia Brédice supo hacerle frente a polémicas de todo tipo. Ya sea por sus amores, su personalidad o sus problemas personales, la actriz aprendió a superar todo con profesionalismo y carisma. Pero claro, los inconvenientes vuelven de vez en cuando.

 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Hace pocas horas, salió a la luz que Brédice fue despedida de la obra El divorcio, que iba a protagonizar con Luciano Castro, Pablo Rago y Natalie Pérez, y que sería su primera experiencia en una temporada en Mar del Plata.

 

En América, la panelista de espectáculos, Laura Ubfal, afirmó:  "Brédice fue despedida del elenco de El divorcio por los problemas que presentaba al llegar a los ensayos. A ver... cómo puedo decirlo.... llegaba en un estado... llegaba fuera de eje. Eso fue lo que me transmitieron".

 

Tras esa versión y los rumores que comenzaron a sobrevolar a su alrededor, Leticia estalló y dijo en referencia a una supuesta adicción: "Las historias del pasado son eso. Parte del pasado. Hojas que se caen sin más importancia que eso. Yo no voy a renegar, por ejemplo, de ser amiga de Charly García. Y con él hice una campaña donde consumía cocaína de su pierna. Para mí, estar fuera de eje es estar normal, bien".

 

En ese punto, dijo en una entrevista: "Hace años que lo único que intento es estar bien, que peleo por estar sana. Lo que pasé fue que cambié de representante. Trabajaba con Farrel, sentí que no me defendía como debía ser, que algo le estaba pasando, se lo pregunté, no recibí una respuesta convincente, y ahora mi representante es una amiga mía".

 

Por otra parte, la actriz dejó en claro cuál es su comportamiento profesional: "Yo soy de las que van primeras a un ensayo, soy la que se sabe toda letra. Me crié con Norman Brisky y soy la más seria. Pasa que cuando una tiene mi personalidad y quiere proponer, el otro por ahí piensa que le quiere robar el lugar, o que sos peligroso. Yo quería salir en malla porque tengo mi delirio de vedette pero no de zarpada, loca o borrachina, sino de divertida".

 

Y explicó sobre el final de la relación laboral: "El despido se dio de un día para el otro. Yo tengo mi carácter, lo reconozco. Tuve nada más que dos ensayos y una foto. Creen que soy de una manera y no es así. Por ahí se quedaron con una imagen mía de antes. Es un tango que tiene que ver conmigo, pero yo voy todos los días a terapia y no les voy a decir a ellos lo que hablo con la sicóloga”.

 

Por último, apuntó a Ubfal: "¿Qué quieren decir cuando dicen que no llegaba en eje? ¿Qué significa eso? es una especie de carancheo lo que me hicieron. Es buscar un amarillismo. Y yo soy así desde que soy chiquita. Estuve dos días, fui y les dije la letra, me dijeron que no les gustaba trabajar conmigo y yo tengo que pensar en mi cabeza, en mi respiración. Yo no soy armadora de quilombos. Soy desatanudos. Propongo la relajación. Respondo con sabiduría".

 

 

 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!