Secciones
Show

Los increíbles tratamientos de la clínica de Mühlberger: clonazepam en el té de los pacientes y orina para beber

Juan Roccabruna, recepcionista en la clínica de Mühlberger , contó cuáles fueron los requisitos para poder trabajar en el puesto en el que se desempeñó hasta la semana pasada.

Rubén Mühlberger se encuentra entre la espada y la pared luego de haber sido detenido la semana pasada por violación de la cuarentena al tener abierta su clínica, haber promocionado una falsa cura para el coronavirus (Covid-19) y abandono de persona.

En ese sentido, el recepcionista del médico habló en Intrusos y reveló una gran cantidad de detalles sobre la polémica clínica.

Juan Roccabruna estuvo en el ciclo de América y contó cuáles fueron los requisitos para poder trabajar en el puesto en el que se desempeñó hasta la semana pasada. “Después de lo que pasó el jueves recibí (mensajes) de siete ex recepcionistas. Hablamos de un tipo que contrata a alguien que le gusta”, afirmó, señalando que Mühlberger se basaba en la sexualidad para contratar.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Y sumó: “En la entrevista con su secretaria me preguntaron si era del bando del doctor. También me preguntaron qué serie de Netflix miraba y si era cholulo de los famosos”. Según el recepcionista, las preferencias sexuales de Mühlberger “eran un requisito excluyente” para su recepción.

Durante su charla con Jorge Rial, el ahora ex recepcionista además reveló cómo fue el allanamiento. En ese sentido, explicó que Mühlberger "fingía demencia" frente a los policías, aseguraba que no sabía si su propia clínica estaba habilitada y pidió cancelar turnos con pacientes, entre ellos Rocío Oliva. "En un momento le empezó a regalar su libro, S.O.S Sexo, a los propios policías", dijo.

Y continuó: "Estaba en una posición de omnipotencia, como diciendo ´ustedes no saben quién soy´. Dijo que se quería ir a España, porque ahí nunca había tenido ningún problema legal y que todo era producto de la envidia. En un momento le dijo a los empleados ´quédense tranquilos porque Moria (Casán) me respalda´. A cada paciente nervioso por esperar se le daba un té con Clonazepam". 

Pero Roccabruna no fue el único en alzar la voz contra el doctor. Mica Viciconte, por ejemplo, contó que ella fue una de sus pacientes y que el profesional que la había diagnosticado problemas con el habla. “Fui y compré las pastillas ahí que me salieron un número importante”, reveló.

En el ciclo El show del problema, la pareja de Fabián Cubero aclaró en ese sentido que nunca llegó a tomar el medicamento porque nunca creyó en los modos de Mühlberger. “Lo vi una sola vez al doctor, nunca me atendió, siempre me atendían las médicas o las personas que estaban ahí, que no sé eran o no médicas”, expresó la ex participante de Combate.

Junto a ella se encontraba Claudia Krumps, la mujer trans que también fue paciente de Mühlberger y que asegura que el médico le dio de tomar orina de mujer para realizarle un proceso de “hormonización natural”. Según Krumps, Mühlberger le dijo que “tenía los órganos avejentados, como los de una persona de 80 años”.

Fue en ese momento que Mica tomó la palabra nuevamente y agregó: “A mí no me dijo eso puntualmente, pero me dijo que yo tenía un problema. Que me costaba hablar y que a futuro iba a tener problemas. Por eso después me quedé en mi casa y dije ‘voy a leer un poco más’ porque como no leo tanto, puede ser que tenga un problema. No hablo perfecto, pero me comunico”.

La ex participante del Bailando contó que el médico le dijo que su cerebro “tenía una parte en rojo y por eso me preocupé. Bah, lo dijo una computadora”, recordó. Lo cierto es que nadie en el piso pudo creer el diagnóstico de Mühlberger para con Mica, dado que es una de las participantes de Combate y el Bailando con más labia en el último tiempo.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!