Secciones
Show

Luego de discriminar a la comunidad LGBTQ+, Granata le inicia juicio a Franco Torchia porque la llamó “delincuente”

La causa será por “calumnias e injurias”.


Hace tres años, Amalia Granata inició una escalada carrera política trepada a militancia en contra del aborto legal. Sumada a los actos junto a organizaciones evangelistas, la panelista y ex vedette sufrió un golpe durísimo cuando se sancionó la Ley 27.610, que regula el acceso a la interrupción voluntaria del embarazo y a la atención a las mujeres. 

 

Para entonces, su discurso retrógado le hizo ganarse la simpatía de un electorado de derecha que vio en ella a una representante en la política. De ahí al ofrecimiento para convertirse en candidata a diputada hubo un paso. En 2019, Amalia ganó las elecciones e ingresó como representante de la Cámara de Diputados de Santa Fe, por el partido Unite por la familia y la vida, que forma parte del PRO.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

 

Con su nuevo cargo y su trabajo como panelista de espectáculos, Granata fue cobrando fuerza con sus opiniones, que se hicieron cada vez más duras. Desde ataques a las militantes feministas a diferentes frases discriminatorias hacia la comunidad LGBTQ+, la ex esposa de  Christian Fabbiani hizo gala de todo tipo de discursos de odio. 

 

 

Hace pocos días, Granata dijo en un programa de chimentos: "Desde el Estado no podemos pagar el tratamiento de hormonización a los trans. Sos trans, no tenés ninguna incapacidad, podés trabajar tranquilamente". Claro está que la panelista de Marcelo Polino dejó de lado todas las cifras relacionadas a la falta de trabajo para aquellos que forman parte de la comunidad  LGBTQ+, y los altos niveles de discriminación que sufren a diario. Tampoco sabe que, según datos oficiales, la expectativa de vida de las personas trans en Argentina es de 35 años. 

 

Y siguió: "Yo tengo que votar un presupuesto y, en ese presupuesto, aparecen los tratamientos de hormonización para las personas trans. ¿Por qué no se los pueden pagar ellos? Si pueden trabajar sin problemas". Cuando Ángel de Brito le preguntó: "¿Qué tendría de malo que el Estado se haga cargo?". 

 

Ella contestó: "Que hay chicos que no comen y están en la pobreza absoluta. Disculpen que sea dura. Tienen que haber prioridades en el Estado, mientras un niño no coma, no podemos priorizar la hormonización de un trans". Y afirmó: "El trans no es incapacitado por ser trans. El trans tiene manos, pies, cerebro para ir a trabajar y pagarte por tus propios medios tu tratamiento de hormonización".

Tras esos dichos discriminatorios y sin un solo dato de la realidad, muchas figuras de la política, de la militancia por los derechos LGBTQ+  y del espectáculo salieron a responderle. Uno de ellos fue Franco Torchia, panelista de Maju Lozano en Canal 9, quien afirmó: "Es bastante frustrante y al mismo tiempo enerva, y mucho, tener que recordar la condición de personas justamente. O una vez más tener que subrayar cuan personas son ciertas personas que en virtud de estos discursos están tratadas permanentemente como sobras".

 

Y continuó: "Todo lo que se esgrimió allí es 100 por ciento falso. Y esto corre por mi estricta cuenta completamente agrede. No hay ningún tipo de ingenuidad de que un discurso así sea puesto en boca de una legisladora como Amalia Granata porque hay intereses políticos y financieros muy fuertes detrás de Amalia Granata".

 

A eso le sumó: "Siendo como es, funcionaria pública y legisladora pública, viole al aire las leyes que viola. En mi barrio y en mi país, una persona que viola leyes es un delincuente. Es, en este caso, una delincuente. Si violas leyes ostensiblemente estás funcionando como un delincuente".

 

Y agregó: “Con estas declaraciones también viola la ley antidiscriminatoria que rige desde el 2015 en la Ciudad de Buenos Aires. Y como estas declaraciones las hizo en un estudio de televisión en CABA, también está delinquiendo, siendo una funcionaria pública y diputada provincial, violando la ley antidiscriminatoria”.

 

En ese sentido, completó: “También está violando todos los pactos preexistentes en la Constitución nacional y los pactos internacionales que rigen el respeto a los derechos humanos. Todo esto parece muy técnico, pero me parece al mismo tiempo fundamental que se entiende que hay una legisladora suelta como Amalia Granata, que abiertamente está violando leyes en el Estado de derecho de la Argentina”.

 

Y por último, Torchia dijo: “Sobre las personas no binarias, ninguna percibe un sueldo si no es a partir de la ley que el año pasado sancionó el congreso nacional que es la ley de cupo laboral travesti trans. Que tampoco se cumple como corresponde en la Argentina. Ninguna mujer trans percibe un sueldo por el mero hecho de ser una persona trans. Ninguna identidad trans de la Argentina tiene una casa gratis”.

 

Ahora, Granata contraatacó. Aunque Torchia había apuntado contra la diputada el viernes 18 de marzo, sus dichos llegaron a oídos de la ex vedette recién el lunes y decidió iniciarle un juiicio. Desde su cuenta de Twitter, Granata afirmó: “Acabo de iniciar acciones legales por los delitos de calumnias e injurias contra Franco Torchia por sus dichos vertidos en Todas las Tardes por canal 9”. Tal vez, para Amalia sería mucho más fácil pedir disculpas. 
 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!