Secciones
Show

Luli Salazar puso las pruebas sobre la mesa: el acuerdo con Redrado y la violencia contra Matilda

Además, habló de los abusos sexuales que sufrió en manos del economista.

Después del duro cruce al aire que mantuvo con Martín Redrado cuando volvió a aclarar de forma pública que no era el padre de su hija, Luciana Salazar se cansó y puso las pruebas sobre la mesa. La grave denuncia por abuso sexual, el vínculo con Matilda y el acuerdo incumplido por el que el ex presidente del Banco Central enfrenta una fuerte avanzada judicial en su contra.

"Desde el día uno los dos dejamos en claro que Matilda no es la hija biológica, y resalto biológica, de Martín. Lo que sí me parece es que esta persona oscureció mucho más con los siguientes dichos. Más que oscurecer, mintió. Me deja nuevamente mal expuesta, haciéndome quedar a mí como la que invento, la loca", arrancó sin filtros Luciana en diálogo con el ciclo de Radio 10 Argenzuela.

Salazar se refirió también al pedido de revinculación con la menor que el economista realizó pocos meses atrás. "Él dice que fue el que dijo que nunca quiso la revinculación con mi hija, que todas son ideas y fantasías mías. Ahora es la hora de la verdad, de ir a la Justicia con pruebas para demostrar que todo lo que dijo es absolutamente mentira".

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

"Cuando vos decidiste ser madre, ¿Redrado tuvo algo que ver con esa decisión? Porque a veces pasa que uno está con una pareja que quiere ser madre, vos no querés ser padre; y uno se compromete a cumplir una función de padre", indagó Jorge Rial.

Atenta al respeto por la historia de su hija, Salazar explicó los motivos por los cuales necesitaba ser "cauta" a la hora de hablar de lo que acordaron cuando, todavía en pareja, Luli avanzó con su deseo de ser madre.

"Mi hija es la que primero tiene que conocer su historia antes que nadie, por eso tengo que ser cauta. Por ahora no voy a hablar en profundidad del tema. Algo de eso hay. Hay una historia. Por eso yo remarco el tema de que no es el padre biológico. Esa es la realidad, jamás voy a jugar con la identidad de mi hija. Pero hay otras cosas, hay pruebas, que corresponde que primero las conozca mi hija", explicó.

Además de ratificar que fue Redrado quien le pidió la revinculación con Matilda, Luciana hizo hincapié en la cantidad de veces que el economista negó de forma pública el vínculo con su hija. "Cuando vos negás a un menor, más cuando querés revincularte, le estás haciendo un daño muy importante a mi hija".

"Yo no soy la que le está pidiendo que se revincule, es él el que lo pide. Soy yo generalmente la que pone el freno, porque ya la lastimó varias veces y tengo que protegerla", reconoció, al tiempo que sumó: "La niega porque le está mintiendo a mucha gente. Creo que tiene que ver con que le mintió, por lo menos, a la persona que tiene a su lado ahora. Entonces él tiene que sostener esa mentira, porque sino se le cae todo".

Salazar insistió en que su enojo no fue por la aclaración de Redrado en torno a la paternidad. "Eso a mí no me afectó, porque es una realidad", advirtió, al tiempo que aclaró: "Lo que me molesta es el daño que le está haciendo a la criatura con sus idas y vueltas. Como madre salgo como una leona a defenderla. Me defiendo con la verdad".

Consultada sobre cuál es la percepción que tiene Matilda del economista, Salazar tiró una bomba: "Cuando volví de Estados Unidos, que me tuve que quedar mucho tiempo por los papeles de la nena, dormíamos los tres juntos. La nena al lado de nuestra cama. Hay testigos de esto, porque la empleada que trabajaba con él ahora está conmigo. Desde que tenía un mes la nena comparte con él. Hubo muchos idas y vueltas después porque él no le contaba la verdad a parte de su gente".

"La empezó a ver a escondidas y ahí es en donde yo le dije: '¡Pará! ¿Por qué la tenés que ver a escondidas a mi hija? ¿Es un delito verla a mi hija? ¿Cómo voy a permitir esta situación?'", detalló. "El daño es a ella. Estoy exponiendo la verdad porque somos dos figuras públicas y a nosotras no nos tiene por qué esconder nadie. Estoy haciendo valer el derecho de mi hija".

Luciana también recordó que Redrado suspendió después de una audiencia fallida el pago del mantenimiento de los embriones congelados que Salazar conserva en Estados Unidos. "Hace poco él corto el pago de un tratamiento que hizo siempre, hay pruebas y está comprometido por un acuerdo firmado. No lo dejó de pagar cuando dejamos de ser novios, como dice él. Mentira: me lo siguió pagando hasta hace cuatro semanas atrás, cuando no se pudo llegar a un acuerdo en la mediación".

"Apuntó contra lo que más me duele: 'Me meto con tu futura vida'. Me cortó el pago del tratamiento de los embriones. Algunos dicen óvulos, pero no son tan importante como un embrión. Me pegó ahí. Eso es un castigo, no tiene otra mirada. Fue justo después de la mediación", señaló.

Durante la nota, Salazar aclaró en más de una oportunidad que la avanzada judicial es por los derechos de Matilda. "En diciembre, cuando fue el cumpleaños, Redrado le dice a Ana Rosenfeld que venía al cumple, porque él no estaba invitado. 'Ana, por favor, esperame y no te vayas al cumpleaños que tengo un regalo para ella (por Matilda)'. Tengo ese sobre con su letra y él lo negó públicamente, dijo: 'Yo nunca le mandé nada'. Es una locura y esto se lo hace a una menor. ¿Qué tanto tenés que esconderla? No se puede creer".

"Desde la ley, voy por lo que firmó ante una escribana pública. Nadie le dijo nada, fue decisión de él hacerlo. No puedo hablar en concreto de lo que se firmó, pero lo voy a hacer cumplir", anticipó.

Consultada sobre las recientes denuncias de abuso sexual contra Redrado, Salazar explicó: "Yo tenía el mal concepto de que cuando un hombre te avanzaba, vos le decías que no y él seguía; eso era un abuso. Pero no. Si vos sin el consentimiento de esa persona avanzás y después encima la persona te dice que no, eso ya se considera un abuso. Eso me pasó, estando él incluso en pareja. Fui muy cautelosa como mujer".

"¿Qué sentís hoy por él?", le preguntó Rial. "Hoy me da todo vergüenza de verme involucrada en todo esto. Soy una chica muy reservada con mi vida privada, hasta que fue lo de Redrado. No pude manejar esta situación, porque tengo códigos; hasta que los rompés conmigo, por supuesto. Pero me manejo de esa forma. Pero esta persona me deja siempre mal expuesta y tengo que salir a defenderme. No me gusta estar en esta situación, lo padezco hace mucho".

Si bien es Luciana quien tiene la potestad de autorizar o no la revinculación de Matilda con Redrado, hoy la actriz prefiere que el economista no vea a la menor. "Le di muchas oportunidades. Le dije: 'Vos ya la lastimaste, ¿cómo te voy a volver a creer?'. 'Esta vez va a ser diferente', me respondió y volvió a desmentirla. ¿Qué garantía tengo de que este hombre no la va a lastimar más?".

"Él tiene un despecho para conmigo porque no pudo acceder a lo que quería, ni desde lo sexual, ni desde lo sentimental; ni desde lo judicial. Cuando no sucede lo que él quiere, me termina castigado a mí por h ó por b", analizó.

En octubre del 2019, se viralizaron unas imágenes en las que se lo podía ver a Redrado visitando a Matilda en el barrio privado en el que vive Luciana. "Me puse muy mal y lo sufrí, porque esas fotos no salieron de mi lado. Cuando pasó eso, él cortó todo el vínculo. Entonces, seguramente alguien le dijo: '¿A quién le estás mintiendo? ¿Por qué la ves?'. Tengo que pensar que fue así. Es gravísimo, no le podés hacer eso a una criatura. No sabe diferenciar, no estamos hablando de una ex pareja".

"Legalmente, para la Justicia, él no es el padre", analizó Rial. "Biológico", resaltó Salazar. "Bueno, ahí está entonces. Me queda claro que, en un momento, él asumió el compromiso de ser un padre presente de alguna manera y no lo está cumpliendo", sumó el conductor. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!