Secciones
Show

Anaís Castro: su salida de Venezuela, la diferencia con Argentina y su llegada a los Latin Grammy

La joven conductora de 29 años será una de las caras de “Punto de Encuentro”.

La vida de Anaís Castro cambió de la noche a la mañana, cuando en una charla con su jefe se animó a hacerle una inusual propuesta: "Me estaba diciendo ´queremos seguir trabajando con vos´ y yo le digo ´¿Y si yo me mudo a la Argentina?´. Entonces me dijo que ´era la mejor idea´ que se me pudo haber ocurrido, pero que ellos solo me podían ofrecer solamente el trabajo y yo le dije ´no necesito más´". Así fue como hace 6 años, esta bella conductora venezolana llegó a Buenos Aires con una mochila llena de sueños que, a puro esfuerzo y compromiso, fue cumpliendo hasta ser designada como una de las caras de los Premios Grammy Latinos.

 

Con más de 63 mil seguidores, Anaís supo comenzar desde abajo o, como dice ella, "tocando las puertas necesarias" para arrancar." Desde muy chiquita supe que quería ser artista. Por eso mi mamá cuando era chiquita me asignaba tareas en la casa: me decía ´tú el viernes tienes que pararte frente a mi cama en el cuarto y hacer una exposición de lo que quieras´. Y eso me estimuló tanto, pararme frente a ella, aprender a comunicarme y hablar, y ahí supe que quería conjugar esas dos cosas. Todo lo que tenía que ver con el arte y la comunicación. Entonces para mí solo hubo un solo camino", afirma en diálogo con BigBang.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental
 

Sin embargo, en Venezuela, la joven reportera de 29 años dio sus primeros pasos como modelo por una razón: "Tratar de trabajar en el espectáculo en Venezuela es muy duro para la mujer porque se expone también a unas exigencias físicas que yo en Argentina pude curar. Aquí no importaba si yo era Miss Venezuela, sino que importaba que yo supiera hacer mi trabajo y que fuera una buena profesional. Entonces para mi fue un respiro, porque yo en Venezuela tenía que ser Miss para poder entrar a la tele. Yo concursé muchos años en concursos de belleza únicamente porque era el único camino para llegar a la tele y no porque yo quisiera ser Miss. Había toda una exigencia física".

Ya en el país, de 2016 a 2018, fue presentadora del Festival Viña del Mar (Chile), al año siguiente condujo los Premios Heat Latin Music Awards (República Dominicana), experiencia que repitió a mediados de este año. Cumplió una cobertura especial de los Oscar 2022 y fue parte de la gala de los Emmys. También fue elegida para animar el festival musical Heat de Guayaquil, que se desarrolló de forma gratuita en el Estadio Modelo Alberto Spencer Herrera, y como parte del equipo de TNT, será una de las conductoras del espacio denominado Punto de encuentro, desde donde el staff entrega reportes especiales o realiza entrevistas a los artistas en la alfombra roja, en este caso de los premios Grammy Latinos.

Los Latin Grammy se celebrarán este jueves 17 de noviembre en Las Vegas. Bad Bunny lidera las nominaciones con diez, incluidas dos de las principales categorías: Álbum y Grabación del Año. Tras él se ubican Rauw Alejandro y Rosalía, con ocho nominaciones cada uno; Christina Aguilera y Jorge Drexler, con siete, y Camilo, que aparece con seis preferencias, luego de haber sido el máximo aspirante en 2021. Nosotros como continente siento que le debemos mucho al reggaeton en el espectáculo porque desde hace unos años para acá nos volvió a situar en un mapa mundial y hoy ves artistas como John Legend que se va a presentar con Sebastián Yatra", destacó.

La entrevista completa a Anaís Castro

¿Notás que hay mucha expectativa con esta premiación en particular?

- Sí, claro. Yo soy una fanática de la música latina y es algo que me enorgullece mucho porque yo sí creo, y habrá gente que estará de acuerdo conmigo y otra que me odiará también por decirlo, que le debemos mucho al reggaeton. Nosotros como continente siento que le debemos mucho al reggaeton en el espectáculo porque desde hace unos años para acá nos volvió a situar en un mapa mundial y hoy ves artistas como John Legend que se va a presentar con Sebastián Yatra. O sea, hoy está de moda ser latino y es algo que tenemos que aprovechar, sacarse todo el jugo posible.

Hacemos un full repaso de todo lo que se va a ver para la gente que capaz no tuvo esa oportunidad de empaparse con las nominaciones, con cuál fue el clima en el último año de las canciones y de los artistas nominados y de la alfombra roja que la amamos. Algo muy lindo que ha logrado hacer la señal es hacer la cobertura desde todos los lugares y para todos los públicos: para la persona que se quiere sentar en al tele a ver la premiación y para aquellos que quieran ver lo que está pasando pueden ir a Instagram, TikTok o Youtube para ver todo lo que está pasando en la alfombra. Nosotros cuando vamos al corte seguimos en vivo en Youtube. O sea, es una transmisión que no se corta nunca hasta que empieza la premiación. Ahí tenemos la posibilidad de conjugar dos audiencias diferentes y jugar con dos lenguajes diferentes. 

¿Entonces no sos de las que creen que el género urbano contaminó la escena musical?

- No, en absoluto. Lo creí en algún momento y siento que todos en alguna época pudimos pasar ese momento donde éramos medio detractores de que el género urbano estuviese dominando. Yo creo que es una historia transitoria: hoy los artistas de reggaeton están haciendo pop, bachata.... hablando de bachata hablemos de Manuel Turizo y el fenómeno de Turizo, del álbum de Bad Bunny que tiene merengueo dominicano.

Yo siento que todos ellos, después de abrir este camino que fue hermoso, están dejándose fluir. Dharma, de Sebastián Yatra, está nominado al álbum del año y pasa desde la electrónica hasta la balada y el reggaeton. Es una cosa hermosa lo que está pasando y todo eso gracias al terreno que acaparó el reggaeton un tiempo. Sí, es cierto.

¿Bad Bunny es el claro favorito con 10 nominaciones, pero crees que puede llegar a haber alguna sorpresa?

- Yo siento que ya no es una sorpresa, que lo fue cuando la conocimos con la nominación y con todo, pero que es una cosa que la industria la necesitaba. No sé si conocés a Ángela Álvarez, que está nominada a mejor nueva artista y tiene 95 años. Es una artista que viene de cuba, que empezó a cantar desde los 12 años y su familia se lo prohibió.

Esto es algo a lo que capaz no se le hace tanto énfasis: es una artista a la que se le prohibió hacer música y ella la hizo, la compuso, a escondidas durante más de 40 años. Compuso música a escondidas y que a los 95 años esté nominada a mejor nueva artista....por eso te digo, no es una sorpresa ¡ella tiene que ganar la categoría!. Es obligatorio que ella la gane porque es un cariño que necesita el mundo.

Que gane una mujer de 95 años a mejor nueva artista le da esperanzas a todo aquel que quiera construir su camino en la música. La música y el espectáculo es muy difícil.

Con las redes sociales, el público no solo ve el trabajo de cada artista sino que ahora además tiene acceso al lado humano de los actores. ¿Cuán importante es este último factor a la hora de coronarse o no?

- Siento que es un balance y que depende de la consolidación que tenga el artista. Por ejemplo, María Becerra está nominada con Animal y se consolidó en el público a través de las redes sociales. Y el perfil de María Becerra mutó impresionantemente, no es la misma que cuando era influencer y de hecho no le encanta que en algunas entrevistas la mencionen como youtuber en algún momento.

Pero ella no puede negar que parte de un fándom viene de ahí, de que la gente la conociera y la vea genuina. Yo tuve la suerte de conversar con ella hace una semana en la alfombra y sigue siendo la nena argentina, pero no la nena en reggaeton, sino una nena que está disfrutando de cosechar un esfuerzo que viene desde las redes sociales, que para mi tiene un rol fundamental en los artistas.

Después tienes a otros que no necesariamente son influencers: Tini, por ejemplo, es una artista aquí en la Argentina que no es influencers, que no está todo el tiempo compartiendo su vida. 

¿Qué fue lo que más te sorprendió de estas nominaciones?

- Creo que tengo más una sorpresa de quién no estuvo nominado. Tiago PZK. Para mi era, antes de conocer la historia de Ángela, el mejor nuevo artista de este año y te lo juro que apostaba por su nominación. No entiendo qué pasó con su nominación y siento que el año que viene va a ser tu año. De hecho he tenido la oportunidad de charlar con gente que trabaja directamente con la Academia y lo catalogan como el próximo Bad Bunny, por ejemplo. Yo siento que son bien diferentes, yo no lo catalogaría como el próximo Bad Bunny, pero sí siento que es una promesa argentina para los premios del año que viene. 

¿Cómo fue que decidiste mudarte a la Argentina?

- Yo siempre digo que eso fue una feliz coincidencia. Yo además de trabajar en TNT también soy la cara del canal de música de la empresa que se llama HTV. En el año 2015 se hacía el certamen de "Chica HTV": concursabas en un certamen de talento para ser la conductora de ese canal durante un año.

Al final de ese año, la empresa me propone seguir trabajando con ellos y en una llamada telefónica con mi jefe él me estaba diciendo "queremos seguir trabajando con vos" y yo le digo "¿Y si yo me mudo a la Argentina?". Pero te lo juro que no fue una cosa planificada, sino  que fue una luz que en ese momento yo vi, mi país estaba pasando por una crisis importante, pero allá de la crisis yo siempre tuve ganas de trabajar y conocer otro país.

Entonces me dijo que "era la mejor idea" que se me pudo haber ocurrido, que ellos solo me podían ofrecer solamente el trabajo y yo le dije "no necesito más". Y hoy te digo que es una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida. Mudarme a la Argentina significó cambiar mi vida y la de mi familia. Hoy pude traer a mi familia entera, está desde mi ahijada hasta mi abuela, mis tíos y primos. Y todo el desarrollo profesional aquí fue distinto.

En Venezuela yo no me hallaba en los medios. Son distintos y diferentes. Yo quería trabajar la música y estudiar locución, pero en Venezuela puedes estudiar locución únicamente teniendo otra carrera. Primero son cinco años de otra carrera y luego podés hacer un "curso" de locución, pero acá la pude estudiar como carrera en el ISER (Instituto Superior de Enseñanza Radiofónica), me profesionalicé, entendí cómo se mueve la industria latinoaméricana. Me parecía una locura muy linda la manera en la que abordan el espectáculo. A mi no me gusta el chisme y siento que es una rama del espectáculo que sobre todo aquí en Argentina se explota mucho.

Buenos Aires es una ciudad cultural, bohemia, profunda y muy rica para explorar a nivel cultural. 

¿Siempre quisiste dedicarte a esto?

- Desde muy chiquita supe que quería ser artista. A mi me gusta mucho todo lo que tiene que ver con el arte: fui bailarina mucho tiempo, voy a clases de canto y no dudo que haga algo de música con mi carrera también. Siempre supe que quería ser artista y que tenía la necesidad de comunicar cosas. Por eso mi mamá cuando era chiquita me asignaba tareas en la casa: me decía "tú el viernes tienes que pararte frente a mi cama en el cuarto y hacer una exposición de lo que quieras". Y eso me estimuló tanto, pararme frente a ella, aprender a comunicarme y hablar, y ahí supe que quería conjugar esas dos cosas. Todo lo que tenía que ver con el arte y la comunicación. Entonces para mí solo hubo un solo camino. 

¿Se extraña Venezuela?

- ¿Sabés qué extraño? La comida callejera. Extraño ir por la calle y comer una hamburguesa venezolana o una empanada frita con carne mechada. Imaginate que nosotros desayunamos arepas con carne mechada y huevo, y aquí comencé a desayunar medialunas y eso fue como complicado, pero extrañar, extraño poco porque creo que el hogar te lo hace la familia.

Además, tratar de trabajar en el espectáculo en Venezuela es muy duro para la mujer venezolana porque se expone también a unas exigencias físicas que yo en Argentina pude curar y a nivel de de autoestima me pude fortalecer muchísimo más. Aquí no importaba si yo era Miss Venezuela, sino que importaba que yo supiera hacer mi trabajo y que fuera una buena profesional.

Entonces para mi fue un respiro, porque yo en Venezuela tenía que ser Miss para poder entrar a la tele. Yo concursé muchos años en concursos de belleza únicamente porque era el único camino para llegar a la tele y no porque yo quisiera ser Miss. Había toda una exigencia física y al fin y al cabo, todos nos ponemos viejos. El conocimiento no se te arruga, la cara sí. 

Una vez escribiste que a tu yo de diez años le dirías que "siga soñando". Fuiste cumpliendo sueños ¿y ahora qué queda? 

- Tengo un sueño importante con la música. Siento que no es casualidad que haya llegado a comunicar música y que la viva de esa manera. Me quiero dar la oportunidad de probarlo, de vivir también del otro lado y no solamente de la difusión. ¡Es muy extraño!, sobre todo después de tanto tiempo pero ese es un sueño que tengo pendiente y que estoy trabajando. Voy a clase de canto hace ya casi un año y mi primer escenario va a ser el 8 de diciembre, me caso y le voy a cantar una canción a mi futuro esposo. Todavía es pronto, no me he puesto ninguna fecha porque al arte no hay que apurarlo. 

Las redes sociales se convirtieron en un espacio más de comunicación y trabajo. ¿Crees que van a terminar reemplazando a los medios tradicionales?

- Creo que eso no va a pasar nunca. Creo que eso va a ir adaptándose. Esto es un cambio de paradigma. Cuando la primera persona hizo radio, seguramente a más de uno le habrá parecido un loco y un desquiciado el que se paró delante de un micrófono a hablar y ya, y la radio hoy sigue existiendo. hay muchísima gente que escucha AM más de lo que se pueden imaginar.

Hay un montón de gente que se para a las 6 de la mañana a escuchar la radio y enterarse lo que está pasando en el país. Siento que las redes sociales estamos protagonizando la generación que las profesionaliza. Y eso es espectacular, hay que capitalizarlo y aprender. Siento que todavía falta muchísima educación sobre cómo comunicarse en las redes.

Hay una figura en los medios que son los líderes de la opinión pública, que no solo están en las redes sociales, sino que están en el barrio o en el colegio. Ahora tienen un medio de difusión y el peligro de las redes es que cualquiera puede ser un medio de opinión positivo o negativo. Creo que el mismo público va a ir amoldando las redes sociales a las necesidades que tiene.

Hoy estamos viendo fenómenos en al televisión argentina como este reality tan famoso, Gran Hermano, y la gente mira la tele a gente encerrada en una casa que no puede acceder a las redes sociales, pero que antes veía en las redes sociales.  

¿Cómo ves la actualidad de la Argentina?

- Al llegar aquí me comparaban a la Argentina con Venezuela y hay una gran diferencia entre el venezolano y el argentino. El argentino es más intolerante y eso es positivo, aunque la gente crea que no. Es positivo porque el venezolano no se quejaba de nada y mirá cómo estamos. para nosotros estaba todo perfecto....yo creo que es aparte de decir "llego hasta acá" tolerando ciertas crisis y momentos es positivo para el país.

Entonces como está Venezuela yo siento que Argentina nunca va a llegar a estar porque el pueblo no lo va a permitir. Siento que es un país con infinitas oportunidades, con una apertura hacia los inmigrantes que admiro, respeto y agradezco profundamente. Es un país con gente que tiene mucha sensibilidad por la cultura y específicamente en los medios que tienen muchas ganas de hacer, Entonces creo que aunque el país fluctúe en crisis, siempre va a sobresalir.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!