Secciones
Música

Martín Seipel, el joven que recibió el "llamado Disney" y hoy dirige los clips de Tini, Duki, MYA y Ruggero

El realizador comenzó su carrera subiendo sus videos a Instagram.

De un día para el otro, la vida de Martín Seipel cambió para siempre. El joven, fanático del surf y los videos, recibió un llamado de Disney. Lo querían contratar como director de una nueva serie después de ver sus videos en Instagram. Desde entonces, supo que los sueños estaban a punto de cumplirse.

Hoy, a los 29 años, el joven director llevó a adelante los videos de MyA, Tini Stoessel, Duki, Soledad, Ruggero Pasquarelli, Emilia Mernes y muchos otros artistas. “A lo largo de mi carrera, me fueron pasando cosas que parecían increíbles”, confiesa el artista, en una charla con BigBang.  


-¿Cómo nació tu oficio de director?

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

-Viene un poco desde chico. En ese momento me gustaba la fotografía. Yo tenía un grupo de amigos con los que hacía acrobacia, hacíamos breakdance. Era una movida muy parecida a la que se armó ahora, con las batallas de freestyle. Nosotros competíamos entre grupos de acrobacias. Y todo esto nace de intentar mostrar lo que hacíamos. Filmaba a mis amigos, filmaba mis propios videos y también para presentarme a distintos castings. Después con el tiempo empecé a viajar. Me gusta hacer surf y otros deportes que mucho no tienen que ver uno con el otro, pero es mi escape. Así que a los 20 años viajé por distintos paises y surfeé en varios continentes. Ahí filmar los viajes. De ahí los compartí en las redes sociales. En el primer lugar donde lo compartí fuerte fue en Instagram, en 2014, y recién empezaba la movida en esa red. De a poco, ese material fue llegando a distintas personas y a distintas productoras, a agencias de viajes que me contrataron para hacer viajes.

 

-Hasta que tu material llegó a Disney. 

-Exacto. Llegó a un productor de Disney, le gustó y me llamó. Me ofrecieron dirigir una serie que salió un año después, que se llama Disney Bia, una ficción del estilo Soy Luna o Violetta, pero tenía esto de que había un lado como más tecnológico, donde los protagonistas también tenían redes, y a los productores les pareció copado que yo venga de ese lado. 

 

-¿Cómo fue esa primera entrevista en Disney?

-En la primera entrevista me preguntaron de qué quería trabajar, porque su idea era que yo fuera quien manejara la cámara y yo les dije que quería ser del director. Para ese momento, ya había filmado mis primeros clips con Ruggero Pasquarelli, que lo conocí por las redes y se convirtió en mi amigo. Ahí empecé con los primeros clips de Bia. Creo que hice 20 o 25 videos y todos superaron el millón de visitas.

 

-¿Cuál fue el principal cambio que notaste después de trabajar ahí?

-Lo que me dio Disney fue que pasé de trabajar en un equipo de 5 personas a manejar equipos de 60 o 70 personas. Ese fue el desafío más grande. De la noche a la mañana, asumí una responsabilidad que desconocía. Después de Disney se empezaron a abrir puertas con muchos otros artistas y entre en Sony Argentina, y un poco en Sony Latin. 

 

-Trabajás en Disney y en Sony, ¿con qué proyectos estás?

-Cuando se terminó Bia, un poco por la pandemia, empecé con el lanzamiento de Disney Plus. Ahí dirigí los lanzamientos de la plataforma. Como estábamos en medio de la pandemia de coronavirus, tuve que dirigirlo desde mi casa, a través de la computadora. Fue todo un desafío nuevo. (risas) Hice algo que nadie había hecho. Manejé el set de filmación desde una computadora y en un montón de países. Y para varios países porque los comerciales fueron para Estados Unidos, México, Colombia, Brasil y España. Entonces entre esos cinco países, tuve que dirigir toda la campaña desde el sillón de mi casa. Además, por Sony conocí a Sebastián Yatra, a Tini Stoessel, a Ale Sergi, y a varios artistas bien distintos, con los que nunca había imaginado trabajar. Yo estaba en mi casa y dirigía a Yatra que estaba en la suya. Era un poco una locura todo. Estuvo bueno todo lo que vino después porque los videos tuvieron 17 a 30 millones de visitas. Nunca imaginé que de los videos que colgué en Instagram iba a pasar a dirigir clips con tantas visitas. 

 

-¿A qué artistas dirigiste?

-Siempre estuve más vinculado al pop. Un poco por la escuela Disney, adonde me llevó el trabajo. Pero a mí me encanta el hip hop, es algo que forma parte de mi vida. Me sé todos los temas del hip hop de los 90. Cuando hacía breakdance, escuchábamos hip hop. Más allá de eso me gustan todos los géneros musicales y tuve la chance de filmar con un montón. Desde Ruggero, Emilia Mernes, MyA, Tini y Duki, con los que grabé hace poco. Ahora voy a trabajar con Duki exclusivamente. Pegamos mucha onda durante el rodaje del clip de MyA y vamos a laburar juntos. Y Duki también está cambiando su carrera hacia el reggaetón y se dio está conexión. También vengo de hacer algo con Soledad, que saldrá en unas semanas, y está buenísimo. Trabajo con artistas de todo tipo. No me quedé en un sólo género y eso me gusta. También hice cosas con Javier Eloy y Seba athié, que es un artista que falleció el año pasado. También con Guido Pennelli y Jandino. 

 

-¿Cómo fue grabar con Tini, Duki y MyA?

-Fue genial. Fue un rodaje muy particular porque yo iba a tener dos horas con ellos, es decir dos con Tini y dos con Duki, y se terminaron quedando todo el rodaje. Fue genial. Se generó una energía muy copada en todo el set. 

-¿Cómo es el proceso de creación de un clip?

-A mí me llega el tema y desde el día que me llega lo escucho miles de veces. Puedo estar dos semanas escuchándolo hasta que aparezca la idea. En parte, es una idea también estética, más allá de lo técnico. Es una idea que tiene que cuidar la imagen del artista y que respete los pasos del artista. Ahí me reúno con mi equipo, que está compuesta por 40 personas, y pensamos en todo lo que queremos hacer. A partir de ahí, coordinamos hasta la llegada del día del rodaje. A Ruggero y los MYA los conozco desde hace mucho y me junto a comer con ellas, cuando se podía, y vemos por donde va el tema. Con los que no conozco, todo se da de manera natural en el set. Les cuento la idea unas semanas antes y a la hora de filmar, sale todo. Ahí nos conocemos, ven cómo trabajo y la intención es siempre divertirse. 

 

-En los otros medios de comunicación no existían los haters, o por lo menos no había forma de enterarse. ¿Cómo manejás las críticas en los comentarios en redes sociales?

-Me ha pasado muchas veces de leer cosas que no me gustaron. Generalmente, las cuentas haters son cuentas que medio no existen, que fueron creadas para eso. No me pongo minucioso en ver qué dice cada uno, sino que me quedo con un comentario en general. La realidad es que es como todos, uno tiene trabajos que le gustan más y otros menos, pero mi objetivo es crear y no cortar nunca esa cadena. No me afecta lo que se diga sobre lo que hago. Sé que no todos tenemos los mismos gustos. Y los comentarios en contra no los tomo como una calificación de mi trabajo sino como una sugerencia.

 


-Tenés 29 años y ya cumpliste con un montón de tus objetivos profesionales, ¿qué proyectos te gustaría que se hagan realidad?

-Me gustaría meterme más en el plano internacional. Me encantan trabajar con artistas argentinos y quiero mantener eso. No me gustaría abandonar la escena argentina porque creo que va a crecer muchísimo. Hace poco, me contactó el mánager de Nicky Nicole. Me gustaría trabajar con María Becerra, porque me encanta lo que está haciendo. Creo que entre todos, podemos mejorarnos un montón. 
 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!