Secciones
Mano a mano

Pasó de ser la Heidi "argentina", a luchar por los derechos de la mujer: la vida de Chiara Citterio

La actriz se volcó a la escritura para mostrar su mirada sobre temas que para muchos son tabú: embarazo adolescente y el aborto. 

A sus 18 años, Chiara Francia Citterio se muestra mucho más madura, audaz, prudente y sensata que el resto de los jóvenes de su edad. A su corta edad, saltó a la fama al protagonizar Heidi, bienvenida a casa, la serie de Nickelodeon que puede verse en todo el mundo a través de Netflix y Amazon Prime Video y no conforme con eso, ya es dueña de dos libros escritos por su propia mano: Casi amor Mal amor.

El primero, además, fue publicado en una plataforma gratuita donde alcanzó las más de 75.000 lecturas en un mes. "Para mi la actuación y la escritura son mucho más parecidas de lo que puede parecer", destacó al comienzo de la entrevista con BigBang.

Chiara no es solamente la estrella teen, sino que busca diferenciarse, luchar por sus creencias y comprometerse con los intereses de sus pares. "Siempre actué de muy chiquita, desde los cuatro años, y cuando terminé de grabar una película en 2018 me quedé con ganas de más, de escribir historias e inventar mis mundos. Entonces me enteré de un curso de escritura, me inscribí, me leyeron 75 mil personas y decidí publicarlo. Siempre fui apasionada por la actuación y miraba Disney Chanel después del colegio. Mi mamá es guionista de televisión, escribió Patito feo y me llevaba a los estudios de grabación de la serie", relató.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Fue tal vez el personaje de Antonella Lamas Bernardi, interpretada por Brenda Asnicar en la ficción producida por Ideas del Sur, la que sembró en su ser la semilla de la actuación: "Me acuerdo de ver a Brenda Asnicar y decirle a mi mamá "quiero ser ella´. Ella, lógico, me respondió que era un personaje de novela y que Brenda no era realmente así. ´¡Mejor!´, le dije y a partir de ahí comenzó todo".

La primera novela que escribió fue Casi Amor, una obra juvenil que cuenta la historia de Emma, una chica de 17 años que después de tener su "primera vez" con su amigo, se entera de que está embarazada. "Elegí el género romántico porque es lo que más me gusta leer y ver", destacó.

Esta primera obra se destaca por abordar temas que quizás muchas personas prefieren evadir públicamente como lo son la sexualidad, embarazos no deseados e incluso el aborto. "¿Cuál es la importancia de hablar de estos temas abiertamente? Creo que son temas tabú y que cada vez lo son menos. Estos temas no deberían ser un secreto porque pasan el la vida real: el sexo existe, los adolescentes lo tienen y que queden embarazados es una posibilidad. En argentina hay mitos o cosas que pasan y que no son del todo claras porque la educación sexual no es buena acá. No hay una educación al respecto y me gusta hablar de estas cosas, Soy feminista y me gusta referirme a estos temas", aclaró.

Además, sostiene y hasta remarca con firmeza que en el colegio "es un deber enseñar educación sexual integral, es una materia y es el deber de una escuela darlo". "Es ley y es como debería ser. En la casa de cada adolescente debería haber una conversación, pero entiendo qué hay ciertas cosas incómodas que a los padres les cuesta hablar con sus hijos, quizás por vergüenza o desconocimiento. Recuerdo que cuando entré a la secundaria, estos temas eran muy hablados y me dieron ganas de aprender. Siempre fui opinóloga, leo un montón y soy súper curiosa. Creo que mi interés va por ahí Creo en el arte como una forma de expresión muy importante", afirmó.

En su obra, Emma al enterarse que está embarazada convive con un montón de situaciones, miedos, preguntas e inseguridades. "Creo que soy capaz de mostrar una realidad y opiniones. Creo en el arte como un puntapié para hablar y pensar sobre ciertas cosas. El embarazo juvenil es un tema muy polémico, uno saca el tema en una conversación de mesa y todos se giran a mirarte consternados. Nunca entendí ese dramatismo victoriano sobre este tema. Creo que falta mucha deconstrucción sobre ciertos temas y aceitar lo que es una realidad. El embarazo juvenil  existe y no porque los chicos sean bobos. Si no se les enseña, pasa", destacó la joven de 18 años.

E insistió: "Hay que prestarle atención a la adolescencia, pero no desde un lado de represión porque eso solo genera rebelión. Falta comunicación, charlas y entender algunas cosas. Los padres no siempre lo pueden saber todo y por eso existen instituciones como la escuela que deben tener las respuestas que los chicos buscan. Creo que se desestima las opiniones de los adolescentes por el simple hecho se ser jóvenes. Una de las primera cosas que dice Emma, (personaje en la historia) es que no crean que por ser su primera vez, no podés quedar embarazada, eso es mentira, es un mito. En cambio con la educación sexual se derriban muchos de esos mitos, y hay un montón por derribar".

Otro de los temas que aborda Chiara en su obra es el aborto, inclusive desde antes que éste sea legal. "Para mi el aborto es fundamental, le permite a las mujeres tener el poder de decisión sobre su cuerpo. Me parece hasta viejo tener que discutirlo. ¿cómo puede ser que una mujer no tenga decisión sobre su propio cuerpo cuando tampoco te dan herramientas? Es como el famoso ´cerrá las piernas y ya está´. A un hombre no se le pide que no se baje sus pantalones. No sé si el aborto es un acto de libertad, lo que sí sé es que es un derecho. Es simplemente un derecho que debe ser. Mi disparador son las miles de mujeres adolescentes marginadas cada día, a las que quería darles una oportunidad de verse reflejadas", remarcó.

Fue tal el éxito de su libro, que grabó el audio libro de Casi Amor con la voz de Mechi Lambre y Manuel Ramos, los cuales le dieron vida a los dos personajes de la historia: Emma y Theo. “A mí me gustaba eso de que se sientan reflejadas al leerlo, o las madres de poder entender un poco más a sus hijas, pero no lo hice para que se sientan identificadas. Creo que eso pasa y es algo muy femenino. Primero tenía mucho miedo y vergüenza no sabía si iba a gustar, pero después me fueron llegando mensajes divinos de chicas que me decían que se identificaban con Emma, que lloraron con la historia. Otras que se identificaban con el personaje de Theo. Eso me llenó de emoción", explicó.

Finalmente resaltó que a pedido de los lectores lanzó la segunda parte a la que bautizó Mal amor, obra que se pone en los pies de Theo. "En Casi amor escribo desde el punto de vista de Emma, enterándose que está embarazada, y en este segundo libro hablo desde la mirada del padre de ese bebé que le cambia la vida. Claramente aparece un amor que no tenía previsto en sus tiempos: tiene que estudiar, trabajar, cuidar al nene y afrontar a su complicada familia. No tiene tiempo para salir con sus amigos y también hablando desde la adolescencia, que no entiende qué le pasa y tiene que empezar a tomar decisiones duras y claves en su vida", sumó.

Y concluyó: "Cuando uno es más chico como lo es Emma tiene más dudas y equivocaciones que tomar. Cuando se entera ella que está embarazada, en vez de afrontarlo de una manera más adulta, lo evita. Se siente culpable. En todas las generaciones hay cambios más grandes o más chicos, pero hay cambios que se dan y prejuicios que se sacan. Me gustaría que estemos más avanzados porque a veces escucho opiniones que tienen chicos de mi edad sobre las mujeres y no lo puedo creer. En mi opinión, desde que crecemos -hombre o mujeres- tenernos esta conciencia que es machista. Por ejemplo, que la mesa la tenga que levantar una mujer o que el chico al estar con un montón de mujeres sea un galán y la chica sea una ´fácil´. Ese es un pensamiento machista y se adquieren de todas partes. Siento que este momento es de deconstrucción, de ser consiente de que hay una voz machista dentro que hay que sacar".

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!