Secciones
Nuevo show

Pity Alvarez, loco como siempre y adentro de una mezcladora de cemento

Camino a ser un mito urbano, Cristian Gabriel Álvarez, o como todo el mundo lo conoce, El Pity, sigue caminando a paso firme por el camino “border” de la vida: el líder de Viejas Locas volvió a dar prueba de su filosofía de vida y en el último video para promocionar su próximo show salió de adentro de una mezcladora de cemento.


El video de poco más de un minuto comienza con una mezcladora funcionando a toda máquina y luego de un breve corte –Alerta spoiler: fue todo un montaje armado por el músico– Pity “sale” de la máquina, se agacha, agarra un pucho del suelo, lo prende y lentamente, con ese andar andariego tan típico suyo, se acerca a cámara para promocionar el show que la banda dará el mes que viene en un boliche de Isidro Casanova.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Pero más allá de la puesta en escena, de la desprolijidad y la mugre que lleva encima como bandera, y de la exageración (poquita) que el músico puede haber aportado a la escena, es inevitable notar el aspecto desmejorado que ostenta luego de la hipermegarecontra relación tóxica que tuvo a lo largo de su vida con los vicios.

Alejado totalmente del glamour, el rockero más gonzo de esta patria se vuelve a exponer a si mismo tal cual es, como si fuera un cartel viviente de Nar-Anon que advierte en todo momento los posibles riesgos de la senda del descontrol.

Uno de los tantos look de Pity: esta vez sin cejas

El día que hasta Doña Rosa conoció al Pity de Viejas Locas

Los fanáticos del Viejas Locas, lo que lo siguen desde que llegaba a los recitales en bicicleta (más o menos como ahora, pero con más equilibrio) no se sorprendieron ni un poco cuando en 2007 el periodista Daniel Tognetti lo entrevistó para el programa que tenía por aquel entonces en Canal 9 y desde ese día el Pity se popularizó.

Todos, absolutamente todos, las madres, las tías, los vecinos, los curas, los colectiveros, los chicos más chicos, los abuelos más viejos, hablaron sobre ese extraño personaje,que sin haber perdido alguna apuesta y sin estar compitiendo por un premio, se alimentó con comida podrida en cámara.

Según él, la comida podrida crea anticuerpos y eleva las defensas. La ciencia insiste en que no tiene razón y que su teoría es radicalmente errónea. Pero al Pity no le importa lo que diga la ciencia: directo de la olla, el músico se comió sin hacer arcadas un pedazo en descomposición mientras observaba con una mirada superadora a Tognetti, que no por poco vomita en cámara ante tan bizarro espectáculo.

Otro episodio no apto para impresionables y estómagos sensibles fue un video que hizo para promocionar unos shows que dio en 2013. En esa ocasión, en vez de aparecer desde adentro de una mezcladora de cemento, apareció tirado en un baño y con un vaso en la mano.

“Brindo por ustedes que hace mucho que no nos vemos”, dijo mirando a cámara y dentro del vaso puso un jugo en polvo, hielo, Cinzano y, como último ingrediente, agua del inodoro.

Cómo no amar a este maldito nauseabundo…

Aunque fue y vino mil veces con sus dos bandas, Viejas Locas e Intoxicados, y nunca abandonó la música, durante la última década Pity fue más noticia por sus episodios bizarros que por sus melodías.

Sobre el escenario, Pity es idolatrado por los fanáticos de Viejas Locas e Intoxicados, pero les recomienda a su público que no sean como él

Uno de esos episodios fue en abril de este año, cuando en las redes sociales se viralizó un video donde se lo ve tirado en plena calle Corrientes tocando la guitarra. A medida que la gente lo reconocía se quedaba escuchando el mini recital, y al final de su repertorio se paró y pasó la gorra.

El motivo no estuvo amparado en la locura suya, sino en su otro gran costado, el solidario: juntó la plata para un músico callejero que conoció cinco minutos antes y que no había recaudado mucho hasta ese momento. “El Pity salió de un kiosco acá a media cuadra y se puso a tocar mi guitarra. Al toque se fue juntando la gente”, contó el músico anónimo.

Te amo, te odio, te vuelvo a mar: Pity y las drogas

Nunca jamás Álvarez negó su adicción a las drogas. Incluso llegó a contar que ha llegado a consumir hasta 40 gramos de pasta base. “Mi único problema en la vida es el paco: es tan rica que la odio”, contaba hace unos cuantos años atrás.

Sin miedo, Pity siempre dejó al desnudo sus problemas con el paco: “Siento un poco de vergüenza haber caído en una boludez tan grande. Hay veces que creo que es parte del ying-yang: en una de esas soy muy feliz, que en una de esas tengo que equilibrarlo con el paco, que es lo opuesto a ser feliz”.

Sin embargo, Pity no “sufre” todas las drogas de la misma manera: con la marihuana tiene un relación mucho más pacífica y en orden, y lucha en todo momento por su legalización. “Cualquier pantalón que me ponga, seguro tiene un faso en el bolsillo”, contó el mismo día que confesó que fuma porro desde los 15 años, o sea los últimos 29 años de su vida.

♪ La policía debe llevarte si robás o asesinás,

pero no entiendo por qué no estoy en libertad,

sólo por fumar la hierba de la paz.

Legalícenla ♪

Su canción pro-marihuana publicada en 1999 fue adoptada por los que luchan por la despenalización del consumo y cultivo del cannabis, y hoy en día, para la causa, es una auténtica canción de protesta.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!