Secciones
Show

Por qué Mirtha no fue al entierro de su hermano: la dura pelea con su sobrina por la dictadura

José Martínez Suárez falleció el último sábado y a raíz de su partida se volvió abrir la grieta entre su hija, su nieta y la conductora de El Trece.  

José Martínez Suárez murió el sábado 17 a los 93 años, luego de haber permanecido internado durante algunos días a raíz de una neumonía infecciosa. Como consecuencia de la muerte del reconocido cineasta, hermano mayor de las gemelas Mirtha y Goldie Legrand, reapareció la inmensa grieta familiar que está vinculada a la última dictadura militar en el país.

A diferencia de lo que quería la conductora de El Trece –su intención era que su hermano fuera sepultado en el cementerio de La Recoleta- Josecito fue despedido en el Cementerio de la Chacarita por decisión de una de sus hijas, María Fernanda, quien decidió sepultar a su papá allí dado a que ahí mismo también se encuentran los restos de su mamá.

Se hicieron presentes los amigos más íntimos del director, así como su familia: estuvieron sus nietos, bisnietos y sus hijas: Alejandra y la propia María Fernanda. Pero las que no estuvieron durante la ceremonia fueron Mirtha y Goldie, así tampoco como sus nietos: Juana e Ignacio Viale. Según su entorno, las hermanas se encontraban muy afectadas tras el fallecimiento del director.   

Pero lo cierto es que salieron a la luz otros detalles que revelarían las verdaderas razones de Mirtha de ausentarse al entierro de su hermano  y que, a su vez, reflejarían la fuerte interna familiar que existe en la familia Legrad - Tinayre - Martínez Suárez.

Una de ellas es la ideológica. Si bien la conductora de El Trece es una férrea defensora del gobierno de Mauricio Macri, del lado de la familia del difunto director de cine pasa todo lo contrario: su hija María Fernanda y su nieta, Julieta Panebianco, son opositoras al macrismo y afines al kirchnerismo.

Sin ir más lejos, ese mismo sábado, al enterarse de la muerte de José, el intendente de Vicente López y primo del actual presidente, Jorge Macri, le envió a la familia una corona de flores. El domingo, el día del entierro, lo propio hizo Mauricio Macri. Esta última corona, por decisión de la hija de María Fernanda, fue corrida de la vista de los presentes y desechada.

"Les voy a decir algo, compañeros. No van a poder. Macri, no vas a poder ¡porque te estás cayendo! Porque sos un torturador de criaturas, un asesino. Bullrich, sos una asesina de criaturas. Son asesinos de jubilados, son asesinos de maestros, son asesinos de trabajadores, eso es lo que son”, se la escucha decir a María Fernanda en un video que trascendió en las últimas horas.

Pero lo cierto es que la interna familiar se originó mucho antes de la llegada de Macri. Durante la última Dictadura Militar, en 1977, María Fernanda fue detenida junto a su marido, Julio Enzo Panebianco, luego de que un grupo de operaciones ingresara por la fuerza a la casa que compartía la pareja junto a su hija Julieta, de por entonces solo seis meses.

Allá por el año 2010, durante uno de sus históricos almuerzos, Mirtha reveló que ella intervino y logró salvarle la vida a su sobrina. Sin embargo, el destino de Panebianco –el yerno de Josecito- fue otro: sufrió diversas torturas y –según su familia- falleció en un enfrentamiento fraguado. Julio Enzo Panebianco todavía integra la lista de desaparecidos en la última dictadura.

Lo cierto es que Julieta –la hija de María Fernanda y Julio- se refirió tiempo atrás, en una entrevista con el diario Miradas del Sur, a la intervención de Mirtha y apuntó directamente contra la conductora. “En aquel momento toda la familia se movilizó por mis padres y sabían que Legrand había hecho gestiones con los milicos para que larguen a mi vieja”, contó.

Y sumó: “Pero mi mamá no declaró en sus testimonios judiciales que la habían soltado por ser la sobrina de ella. Estaría bueno que la justicia le pregunte a Mirtha qué sabe de todo lo que pasó en esos años. No sé si sabe mucho o no, o si le preguntó a los milicos qué hacían con las personas secuestradas. Pero claro que sí, que aporte todo lo que sabe”.

Durante aquella entrevista, Julieta aseguró que “es real que Mirtha hizo gestiones por mi mamá, y con eso no puedo ser ingrata, pero su rol de comunicadora a lo largo de los últimos 25 años ante semejante genocidio es reprochable. No está y nunca estuvo conectada con lo que realmente pasó en Argentina. En los años de la dictadura”.

Según la sobrina nieta de La Chiqui, la conductora “desconoce lo que pasó con la búsqueda posterior de mi viejo y que nosotros nos enteramos que lo mataron en un enfrentamiento fraguado. Se ocupó del caso de mi mamá y quedó ahí, ya sabemos quién es y no se le pueden pedir peras al olmo. Pero nunca se me pasó por la cabeza reprocharle que no haya salvado a mi viejo”.

Este jueves, consultado por Intrusos Marcela Tinayre -la hija de Mirtha- desmintió estas versiones y sentenció: "No ensucien la muerte de mi tío. No hay una interna familiar. Fue una persona memorable, no estamos peleados, sino dolidos. Yo no sé nada". Al parecer Josesito era una suerte de mediador que ponía paños fríos a este conflicto y que con su partida, la grita se volvió a abrir.

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Comentarios

José Martínez Suárez falleció el último sábado y a raíz de su partida se volvió abrir la grieta entre su hija, su nieta y la conductora de El Trece.