Secciones
Show

Profunda tristeza: falleció Arturo Bonín, un emblema del teatro, el cine y la televisión de Argentina

​Se encontraba internado, enfrentando un cáncer de pulmón, luego de abandonar la serie La 1-5/18, de El Trece. Tenía 78 años.

La Asociación Argentina de Actores confirmó lo que nadie quería escuchar: a los 78 años falleció Arturo Bonín, cuya última participación fue encarnando al padre Ciro, el tío de Lorenzo, personaje encarnado por Esteban Lamothe, en La 1-5/18, la tira de canal Trece que debió abandonar por sus problemas de salud. "Con gran pena despedimos al actor Arturo Bonín, de prestigiosa trayectoria en teatro, cine y televisión", escribieron desde actores.

Y sumaron: "Estaba afiliado a nuestro sindicato desde 1973. Abrazamos en este momento de dolor a su compañera, la actriz Susana Cart, a sus hijos, familiares y seres queridos". El actor se encontraba internado a causa de un cáncer de pulmón que lo tuvo a mal traer durante el último tiempo. Su trayectoria en el ambiente artístico es amplia y respetada por propios y extraños. 

Su camino televisivo incluye los ciclos "Nueve lunas", "Yo fui testigo", "Muñeca brava", "La Señora Ordoñez", "Todos los días la misma historia", "Montecristo", "Dulce amor", "Rebelde Way", "Los Roldán", "Regalo del cielo, "Alta Comedia", "Herencia de amor", "Los buscas de siempre", "Verdad consecuencia", "Televisión por la Justicia", "Atrapa a un ladrón", "Vidas robadas", "Locas de amor" y "La persuasión", entre otros.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

 

Sus últimos trabajos fueron en "La 1-5/18, somos uno" y en "María Marta, el crimen del country", el cual se estrenará a lo largo de este 2022. Nacido Villa Urquiza, pasó gran parte de su infancia y adolescencia en Villa Ballester. ´"Estudiaba química para la alimentación en un industrial de Floresta y, un día, mi amigo Rodi me contó que en el Comercial (Manuel Belgrano) de Villa Ballester, donde yo vivía, daban clases de teatro los sábados a la tarde", había contado.

El propio Arturo José Bonini (tal su verdadero nombre) reveló que fue ahí donde tuvo su primer contacto con el teatro, al cual nunca abandonó. "Lo único que pregunté fue: '¿Y ahí hay minas?'. Como me dijo que sí, que había un montón, fui y mentí: dije que era alumno de ese colegio y me creyeron. Cuando dije que quería ser actor, mi papá me llevó al médico. Se puso loco. Era un tipo bárbaro, pero agarró para cualquier lado. Estábamos a fines de los ‘50 y él imaginaba que el desarrollo pasaba por otro lado. Fuimos al clínico y le dijo: 'Creo que me salió medio raro… quiere actuar'. El médico lo calmó, le dijo que no pasaba nada malo. Y mi viejo confió y me dio libertad", había contado años atrás. 

Como actor publicitario, realizó spots para Opel y obtuvo un gran reconocimiento popular con el comercial de las galletitas "Criollitas". En cine, filmó más de medio centenar de películas, entre ellas "Asesinato en el Senado de la Nación", "Otra historia de amor","Los pasajeros del jardín", "Iluminados por el fuego", "Los hijos de López", "Flores amarillas en la ventana", "Bairoletto", "Departamento compartido", "Sentimientos", "Carlos Monzón, el segundo juicio", "Los nadies", "A oscuras", "Los dueños del silencio". Y en el teatro, su gran amor, llevó adelante una nutrida labor desde principios de los años ´70 hasta la actualidad que lo llevaron a convertirse en un actor multifacético y respetado por todos. 

 

 

Sin ir más lejos participó en las obras "Show Watergate", "Hasta que la vida nos separe", "Un instante sin Dios", "El perro en la luna", "Cardenio", "Código de familia", "Cartas de amor", "Las brujas de Salem", "Los pequeños burgueses", "Érase una vez Nélida Lobato", "La mujer justa", "Traición", "El conventillo de la Paloma", sólo por citar algunas. Formó parte de varios espectáculos de TeatroxlaIdentidad, del ciclo Teatrísimo y de Teatro Abierto. Como director presentó "Primera elección XY", "Los fantasmas de la patria", "Un minué para el desierto argentino" y "Sueños que al llegar, de inmigrantes y fantasmas".

Casado desde hace más de 40 años con la actriz Susana Cart, a quien conoció en 1971 en el teatro Payró, participaba del movimiento Teatro por la Identidad que fundó su esposa y que acompaña la lucha de Abuelas de Plaza de Mayo para encontrar a los nietos que aún no han podido recuperar su identidad.  “Hay una película que vuelvo a ver cada vez que estoy angustiado: Zorba, el griego. La he visto cientos de veces. Conozco cada escena de memoria, pero cuando llega el final y la violencia arrasó, los dos personajes lo han perdido todo, están entre escombros y rotos y Zorba, interpretado de una manera magistral por Anthony Quinn, se pone a bailar y hace ese baile tan famoso, yo me largo a llorar. Se hizo mierda todo, pero ellos bailan. El libro de la película lo leí a los 17 años y me generó una emoción incontenible. El arte sirve para eso, para vivir”, contaba el actor. 

En más de una oportunidad, Bonín se mostró amante de los cuentos y del trabajo colectivo. “Por eso nunca voy a las entregas de premios. No me gusta competir con mis compañeros. Eso es algo que imponen otros, de afuera, pero yo no lo hago. El teatro compite contra el individualismo, la meritocracia y las formas excluyentes del otro. Yo no me expongo en premios que digan ganaste, perdiste o sos mejor o peor que otros”, dijo en ese momento. Falleció este martes 15 de marzo, a los 78 años, acompañado por Cart y sus dos hijos, uno de ellos fruto de un matrimonio anterior. Sus restos no serán velados y el miércoles 16 de marzo serán trasladados al Cementerio de la Chacarita, donde será despedido en una ceremonia íntima.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!