Secciones
Show

Quién es Eloisa, la royal holandesa "vip" que hizo que las hijas de Máxima se rebelaran

Se trata de una de las sobrinas del rey Guillermo, prima de las princesitas argento-holandesas.

Eloísa de Orange es la primera hija del príncipe Constantino Cristóbal de los Países Bajos y de la princesa Lorenza. Además de poseer el codiciado título de condesa, la joven que el ocho de junio cumplirá veinte años, es la quinta en la línea de sucesión al trono, justo detrás de sus primas -e hijas de Máxima Zorreguita-, las princesas Amalia, Alexia y Ariadna. Su descontracturado estilo y negativa a la hora de cumplir con el estricto protocolo de la casa de Orange la convirtieron en la única "royal influencer", lo que generó más de una discusión entre la reina argentina y sus tres hijas.

La vida de Elosía cambió el 30 de abril del 2013, cuando su abuela, la reina Beatriz, abdicó y le entregó el trono a su primogénito, Guillermo. Así, mientras Máxima y sus hijas escalaban dentro de la Familia Real, los hijos de Constantino dejaban de ser considerados miembros de la Casa Real Holandesa y pasaron a ser miembros de la Familia Real; una modificación que no sólo condicionó el "estatus" de la familia, sino que además limitó los fondos que recibían por parte de la Corona.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

En respuesta al drástico cambio que implicó la abdicación de su abuela, Eloísa decidió activar sus perfiles en las redes sociales, un lujo que ni las hijas de Máxima se pudieron dar. En efecto, las tres princesitas le reclaman desde hace años a sus padres la posibilidad de tener, al igual que sus amigos, perfiles aunque sea privados en las distintas plataformas del momento. Sin embargo, la atención de los medios y los dos videos de Alexia cantando y tomando alcohol con amigos obligaron a Máxima a dar por cerrado el tema.

"Soy uno de los pocos miembros de la Familia Real que tiene una cuenta pública y creo que a la gente le gusta ver que soy una chica normal", reconoció en una entrevista. "Siempre lo digo: tengo un título, pero soy una chica corriente. No voy a comportarme de manera diferente porque pertenezca a una familia especial".

Por fuera de la negativa de Máxima a sus hijas, lo cierto es que la Corona holandesa es muy exigente a la hora de controlar qué se publica sobre sus miembros en los medios locales. En más de una oportunidad, los reyes no sólo lograron censurar la publicación de noticias que los dejaban "mal parados", sino que además procuraron que no se continuaran filtrando imágenes de sus hijas mientras se encontraban con amigos.

"No tengo reglas, simplemente soy consciente de lo que debo o no debo compartir. Si, por ejemplo, quiero compartir una foto mía en bikini, no voy a hacerlo en mi perfil público", sumó, al tiempo que recordó las duras críticas que recibió cuando compartió una historia en la que celebró haber terminado el secundario: "Les pedí que midieran sus palabras y que tuvieran en cuentas que estaban hablándole a una chica que sólo tenía 17 años".

El "caso de éxito de Eloísa", quien se convirtió en el último tiempo en una de las royals con mayor reputación de Holanda, no sirvió para convencer a los reyes, quienes saben que, a diferencia de su prima, las princesas deben cumplir con un papel protocolar mucho más exigente y que, además, Amalia será la futura reina.

Atentos a la atención que recibe cada movimiento que hacen sus hijas, Máxima Guillermo decidieron que lo mejor era autorizar que pudieran tener "perfiles secretos", aunque los monitorean de modo constante. La orden fue clara: sólo pueden tener cuentas privadas y los seguidores autorizados deberán contar, además, con la aprobación de los reyes.

Después terminan enojadas o decepcionadas con otras personas y entonces les digo: 'Ya aprendiste la lección'"

"Si (el perfil) no está activo, no será perseguido", bromeó el rey en una reciente entrevista, en la que confesó que tanto él, como su mujer, siguen de cerca cada uno de los posteos "secretos" que realizan sus hijas. Además, aclaró que les autorizaron una cantidad reducida de seguidores, en su mayoría sus compañeros de clase y familiares, y que las tres mantienen un perfil bajo, pese a su rango en el Palacio.

El rey, quien vivió su adolescencia como príncipe pero en una era de menor exposición, destacó la seriedad con la que se manejan sus herederas. "En general, creo que nuestras hijas lo manejan de manera muy responsable. Cada una tiene su cuenta privada; ellas conocen muy bien el valor de la privacidad. Reconocemos los peligros, por supuesto, pero los errores los comete uno o las personas que te rodean. Las redes sociales ahora son parte del crecimiento".

El año pasado, los medios holandeses dieron con la cuenta privada de Amalia, la heredera al trono. No encontraron material explosivo, todo lo contrario. La adolescente compartía en su mayoría imágenes de paisajes, dado que es fanática de la fotografía. Sin embargo, de acuerdo a la prensa local, diversos directores de los principales medios se quejaron de los pedidos del Palacio para respetar la privacidad de sus hijas, incluso si sus propios amigos fueron quienes les enviaron las imágenes "más casuales" de las princesas.

"Se lo podés decir veinte veces como padre, pero después están con sus amigos y algunas cosas pueden salir mal", reconoció Máxima, al tiempo que aclaró: "Después terminan enojadas o decepcionadas con otras personas y entonces les digo: 'Ya aprendiste la lección'".

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!