Secciones
Show

Quién fue el primer varón feminista del rock argentino

Este mes me compré dos discos: El león, de Manal, y Treinta minutos de vida, el debut de Moris. Son discazos, ambos. El rock argentino arrancó con la vara altísima. En Treinta minutos de vida está la canción "Escúchame entre el ruido", que cumplirá medio siglo el año que viene.  Cultura machista, misoginia, heteronorma, homofobia y demases fueron enjuiciados hace ya 49 años en este país tanguero por un muchacho con su guitarra en un tema de tres minutos de verso libre, bien libre, más libre que nunca. 


Un hombre se queja del "molde como si fuera un flan" en el cual la sociedad lo obliga a meterse para ser considerado como tal: un molde que incluye "hablar de las mujeres como cosas que hay que usar" , negar su propia parte femenina,  tener "la posa macha y la voz del arrabal", disimular sus sentimientos,. Y más aún, la idea de que ser hombre es algo que no se puede "definir" y  para colmo, que ese algo "no era absoluto, que podía ser la flor".

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

La anécdota es conocida: Leo García fue, guitarra en mano, a vomitársela a Mario Pergolini mientras estaba al aire haciendo bromas homofóbicas con Eduardo de la Puente. El propio Pergolini la cuenta, avergonzado y autocrítico, de tanto en tanto. Con buen criterio,cuando Lito Vitale quiso rendirle su ambicioso homenaje al rock argentino en un disco doble con músicos de todas las épocas, le puso de título, precisamente, Escúchame entre el ruido. ¿Y quién interpretó entonces el tema de Moris? Nada menos que el Pelado Gustavo Cordera, a quien desde esta columna se le sugiere que lea la letra, que piense una y otra vez en ella, que la internalice antes de volver a tener enfrente a un periodista.

Casi cincuenta años después, la canción de Moris luce más vigente que nunca: sigue metiendo el dedo en la llaga, rebelándose, haciendo su aporte. Eso es lo que le pedimos al rock.

La versión original

La versión de Leo García

La versión de Gustavo Cordera

Escúchame entre el ruido 

 

El hombre tiene miedo de ver la verdad,
de ver que el era algo que no podía definir,
de ver que al fin su sexo pudo ser o no ser,
que no era absoluto, que podía ser la flor.

El hombre tiene miedo de su sexo también,
y niega la mujer que lleva dentro de él,
qué flor le daré a aquel,que vive sin amor,
la flor de mil y un sexos, la flor de un creador.
Cuando él era muy pequeño él sabia vivir, 
todo era pureza, mamá y papá,
si después creció, sufrió y lloró,
donde estará la flor, donde está el que se fue.

Un día la farsanta, nuestra gran sociedad,
le dijo mil mentiras, lo metió en un corral,
le dijo que su sexo él tenía que ocultar,
la flor se marchitó, no pudo ver el sol.

También le dijo cómo él tenía que pensar,
sentir, vivir, amar y ser un ser normal,
después le regaló el caos, la maldad,
y la publicidad por fin lo convenció.

Te engañaron ya lo sabes, si no lo sabes también,
con la pluma y la palabra y con silencio también,
Aunque bien bien lo sabía la bendita sociedad,
que eras algo mas que un sexo y tu cédula de identidad.

Lo miro a mi abuelo, él era muy viril,
él era igual que yo... ¿era hombre o mujer?
Díganme ustedes dueños de la moral,
¿la voz de ese viejito es de hombre o de mujer?

Escúchame hermano entre este ruido actual,
hermano te lo pido ayúdame a seguir,
no esperes que te entiendan, por qué lo habrían de hacer.
son sólo maquinitas que no pueden fallar.

Las máquinas fabrican frases para vivir,
y todos repetimos sin nunca descubrir,
la libertad del hombre no era de metal,
la máquina triunfó el hombre se acabó.

Ustedes dicen macho, varón y qué se yo,
me meten en un molde como si fuera un flan,
para recibirme de hombre no es verdad,
me tengo que pelear, no tengo que llorar.

Hablar de las mujeres como cosas que hay que usar,
tener la pose macha y la voz del arrabal,
pero yo bien los conozco, no me pueden engañar,
tienen mucho mucho miedo, que los llamen "anormal".

Cuando el niño te sonríe y él te quiere acariciar,
cuando lloras y estás solo y no hay nadie a quién llamar,
cuando mueres un instante porque está con ella al fin,
cuando abrazas un amigo que lo quieres como un Dios.

¿Están ciegos, son idiotas
o que es lo que pasa aquí
o que es lo que pasa aquí
o que es lo que pasa aquí?
 

                                                                        Moris

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!