Secciones
Show

Marengo y la historia detrás de su estallido contra Fort: "¡Su ex me trata de prostituta y no es capaz de...!"

La modelo estalló en vivo en la pista de Marcelo Tinelli. Los motivos detrás de su reclamo.

Después de ocho años de marcado bajo perfil (al menos en lo que a su relación con Eduardo Fort respecta), Rocío Marengo se quebró en la pista de La Academia y estalló contra su pareja. La historia secreta de los destratos que la participante del ciclo de Marcelo Tinelli expuso ya sin filtros en la televisión.

"¿Estás bien?", le preguntó Tinelli al notarla visiblemente afectada mientras Carolina "Pampita" Ardohain le daba su devolución. "Sí, estoy feliz de estar acá; pero dándolo todo, exponiéndonos mucho a lesiones y bueno, me emociona que reconozcan que uno trata de darlo todo. No soy bailarina, es obvio y ya lo saben, pero venimos de una semana de mucho trabajo. Hoy no salía la coreo y hasta último momento cambiando para que les guste, es difícil", intentó esquivar.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Sin embargo, cuando el conductor estaba dando por terminado su descargo, Marengo le agarró el micrófono y abrió el grifo: "Capaz por ahí ustedes no entienden. Pero la verdad es que estoy hace ocho años en pareja y estoy colapsada de estar remando en dulce de leche, tratando de salvar una relación... no salvar, porque está todo bien. Pero estoy hace ocho años remando, acompañando y no es capaz de venir a acompañarme", se quejó.

"Se hace el que me apoya y estoy harta, re podrida. Ocho años al lado de él. Bancándome a la ex, que me sale a putear por todos lados, tratándome de prostituta. Soy su mujer hace ocho años y no es capaz de venir a bancarme. Que le da vergüenza, me mintió; (me dijo) que porque no tenía la vacuna no podía venir. Se fue un mes a Estados Unidos a rascarse las pelotas y ponerse la vacuna, y no es capaz de venir", sumó.

Luego, aunque en el arranque había asegurado que estaba "todo bien", le puso fin a su relación en vivo. "Eduardo Fort, hacete cargo: tenés una novia. No querés venir, chau flaco. Presentame un candidato. Estoy hasta acá de todo. Harta, porque no hago más que remar en mi vida y siempre sola. Vengo cargando una mochila que su familia me ama, porque la viste el otro día a Martita bancándome".

"Me gané el cariño hasta de sus hijos y vos sabés lo que es una familia ensamblada. Sus hijos me aceptaron. Viví cosas hermosas. Él como hombre se tiene que poner los pantalones. Estoy hasta acá, Eduardo; de tus tiempos y de tus bolas pesadas. No me lo merezco. Ríanse, porque es para reírse. Es un hombre que después de ocho años no se la banca por mí y yo me banqué todas, toditas. Él por mensaje feliz, enamorado; le pedí por favor que estuviera acá", cerró.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!