Secciones
Show

Se les escapó la tortuga: Sotheby´s desmintió a Dalma y demostró que es la del “gol del siglo”

Con diversas pruebas dejaron en evidencia que la casaca en venta es con la que Diego marcó dos goles contra los ingleses.

Desde que salió a la luz que una de las camisetas que Diego Maradona usó en el partido contra Inglaterra en México 1986, se desató una insólita polémica. Es que Dalma Maradona y Claudia Villafañe salieron a desmentir que el ex jugador inglés Steve Hodge sea el dueño de la casaca con la que el 10 marcó el gol de “La mano de Dios” y el denominado “gol del siglo”. 

 

"Él (por Steve Hodge) no tiene la camiseta de los dos goles, pero no lo puede decir porque, claro, tiene mucho más valor la otra. Hay dos camisetas, una del primer tiempo y otra del segundo. Conociendo a mi papá sabés que esa camiseta no se la dio a nadie. No la tiene este hombre. No la tiene él, lo sé fehacientemente. No tiene manera de comprobar que tiene la del segundo tiempo, está mintiendo. Él no tiene la camiseta de los dos goles”, afirmó Dalma en un programa de radio.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

 

Y siguió: “Un segundo pensalo. La anécdota es ‘lo agarré tan desprevenido que me la dio’. Dale, ¡el día de su vida fue!. Pero no lo confirmé yo, lo dijo él. ¿Cómo le voy a dar la camiseta de mi vida?. Hemos tenido charlas de este tipo con mi viejo, tipo ´qué amoroso, piensa que tiene la camiseta de los dos goles´. No digo esto porque el tipo me parezca un ladri total que está haciendo guita con algo que no tendría que hacerlo, sino porque
es la verdad. La gente que va a participar de esa subasta tiene que saber. Obvio es una camiseta importante la del primer tiempo, sin goles, bueno, una pena. Primero, está ganando plata con algo que no es suyo,  una vergüenza lo que estás haciendo. La pones en un museo, haciéndote el dueño...". 

 

En ese mismo espacio, Villafañe salió al aire y dijo que la casaca de ese partido está en poder de la familia. "Va a ser la palabra de este ex jugador contra la nuestra. Lo que este señor tiene es la del primer tiempo que igual si la quiere subastar es un pecado. Yo no creo que este jugador necesite el dinero. Salvo que la quiera subastar para hacer una obra de bien. Estaría bueno que la AFA la compre. Hay un museo muy grande de FIFA, también. Pero estaría bueno que la AFA la compre para tenerla en Argentina. Diego no lo hubiera permitido jamás", afirmó Villafañe, quien, irónicamente, durante los últimos años había mantenido un conflicto judicial con el 10 por haberse quedado con todas las camisetas del museo privado de Maradona.

 

Pero Dalma y Claudia mintieron. Y la casa de subastas Sotheby’s lo demostró con pruebas científicas: el actual dueño de la camiseta con que Maradona le marcó los dos goles a Inglaterra es Hodge. A través de una serie de análisis, que ya fueron publicados en su página, la empresa dejó en evidencia que la casaca de Argentina es la verdadera y su valor, aunque incalculable, se mantendrá entre los 4 y los 6 millones de libras. 

 

A través de un comunicado de prensa, la casa de subastas explicó sobre las diversas pruebas que recolectaron: “Sotheby’s contrató a una empresa externa, llamada Resolution Photomatching, que es muy respetada en el mundo de los recuerdos deportivos, para intentar hacer Photomatch. El equipo estudió muchas fotos de todo el partido y pudo encontrar múltiples coincidencias concluyentes para ambos goles”.

 

 

 

A través de diversas pruebas y mediciones, demostraron que tanto el logo de la marca como el escudo de la Asociación del Fútbol Argentino (que había sido cosido a la ropa horas antes del partido) coinciden con los de la camiseta que Diego usó en el segundo tiempo de aquel encuentro. La extensa investigación también demostró que la del primer tiempo tenía diferencias en el estampado.


Esa camiseta que usó el seleccionado para el partido de cuartos de final contra Inglaterra en el Mundial de México 86 se trató de un modelo único. Antes de viajar al país azteca, el técnico del seleccionado, Carlos Salvador Bilardo, le pidió a la empresa que vestía al euqipo dos cuestiones: que tuviera cuello en "v" y que fueran "caladas". 

Durante el partido de octavos contra Uruguay, el seleccionado vistió las camisetas suplentes. Ese día, Bilardo notó que eran de otra tela, mucho más pesada y que no serían adecuadas para usar en el calor de México. Cuando le confirmaron que el equipo debería utilizarlas de nuevo en el partido contra Inglaterra, Bilardo activó el plan B: Había que conseguir otras casacas. 

 

La marca Le Coq, que vestía a la Selección argentina, aseguró que era imposible confeccionar un nuevo juego de camisetas en menos de 72 horas. Entonces, Rubén Moschella, integrante del cuerpo técnico, salió a las calles del DF y comenzó a recorrer tiendas de deporte buscando camisetas azules de la marca Le Coq. 

Encontró dos modelos y los llevó al hotel. A Bilardo no lo convencía ninguno de los dos. Fue Maradona quien decidió que utilizarían la que tenía un color más intenso y brillante. Moschella regresó a la tienda y compró 38 camisetas para los futbolistas de campo, una para cada tiempo. 

 

Pero faltando horas para el partido restaban detalles calve. Los números y el escudo de Argentina. Si uno mira con atención el escudo de la AFA en esa camiseta, era el viejo, nada que ver con el modelo que tenían las celeste y blanca. ¿Por qué paso eso? Porque en México no se podía conseguir el escudo actual que se utilizaba en ese Mundial. Pero esta no fue la única cuestión. Los números que tenían en la espalda las camisetas no eran de fútbol, sino de fútbol americano. De ahí el brillo inusual que tenían para ser una camiseta de fútbol.

 


La historia de cómo llegó la camiseta de Maradona a Hodge fue una casualidad. El jugador inglés lo contó en su libro: “Cuando terminó el partido, un par de compañeros quisieron la camiseta de Maradona. Al principio ni pensé en eso. Nunca lo había hecho en el Mundial, y solo quería irme rápido. Los argentinos festejaban como locos. Pero como ya estábamos eliminados, me dije: “Bueno, puedo probar” y me acerqué a darle la mano a Maradona. Chris Waddle estaba en lo mismo”.

 

Y finalizó: “Había mucha gente, era un caos, así que le deseé lo mejor y me fui. En eso me pidieron que hablara con Gary Newbon —el encargado de las entrevistas para un canal inglés, ITV—, y eso me retrasó, así que tardé un par de minutos en irme de la cancha. Los equipos tenían dos túneles separados, pero bajo tierra se unían y nos llevaban a los vestuarios. Yendo para el mío, veo cómo Maradona también iba para el suyo. Nos miramos y estiré mi camiseta, como pidiéndole un cambio. Él dijo que sí con la cabeza y listo. Fue pura casualidad. Juntó sus manos, como un gesto de agradecimiento, y se fue”. 

 

El propio Maradona corroboró la historia de Hodge en su libro Mi Mundial, Mi Verdad. “En el camino al vestuario, un inglés, creo que Hodge, no sé, me enteré después, me pidió cambiar la camiseta. Yo le dije que sí y la cambiamos”, relató sobre el intercambio de las casacas. La camiseta más valiosa del fútbol argentino, irónicamente, terminó en Inglaterra.

 

Pero hay más. Durante su investigación, el periodista Andrés Burgo, autor del libro El Partido, también confirmó que la camiseta de La Mano de Dios y el Gol del Siglo la tiene el inglés. Y hace pocas horas sumó más información desde su cuenta de Twitter: “Hablé con Hodge cuando escribía El Partido, Argentina-Inglaterra. Me preguntó si sabía si Maradona seguía teniendo su camiseta. Le dije la verdad: que Diego la tuvo 10 o 15 minutos. Apenas llegó al vestuario, se la cambió a Garré, que tenía la 10 de Lineker. Diego amaba las 10”. A Dalma y a Claudia se les escapó la tortuga.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!