Secciones
Covidiotas capítulo 1000

Subió al colectivo, se negó a usar barbijo y la Policía la hizo bajar: “Es una Viviana Canosa”

La mujer afirmó que no está vacunada.


Parece increíble pero es real. Aunque hace más de dos años, casi el mundo entero pelea contra el coronavirus, todavía hay personas que niega su existencia, las consecuentes muertes y se proponen ir por la vida sin cumplir las medidas de cuidado, ni las leyes. Ese tipo de seres fueron denominados antivacunas, por su rechazo a las dosis contra el COVID-19, y popularmente fueron bautizados como “covidiotas”.

 

Aunque están por todos lados, el lunes por la noche, un grupo de pasajeros de un colectivo fue testigo de la estupidez de una mujer antivacunas. La señora, se subió a la unidad y decidió viajar sin barbijos, que es obligatorio en el transporte público de todo el país. Cuando las otras notaron su actitud, le pidieron que se lo pusieran y le dieron aviso al chófer. Pero la mujer comenzó a enfrentarlos.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

La situación fue grabada por otra pasajera, las imágenes se viralizaron y una de ellas escribió en su cuenta de Twitter, en referencia a la conductora antivacunas:  “Viajamos con una Viviana Canosa y tuvo que intervenir la policía”. En tanto, otra sumó desde sus redes: “Es una Viviana Canosa. Estaba sacada y gritaba que no estaba vacunada y que no iba a usar el barbijo”.


Mientras el resto de los pasajeros le pedían que se colocara el barbijo, la mujer comenzó a hacer arengas que realizan los covidiotas en todo el mundo. “El dióxido de carbono es un tóxico utilizado en las cámaras de gas”, afirmó cuando fue consultada sobre las razones por las que no se ponía el barbijo. Y le gritó a una señora: “Vos usás bozal”.

 

 

Enseguida, otra le contestó: “Estás chapa, andá al psiquiatra y que te trate, pero te estamos pidiendo con respeto que cumplas la ley”. Pero la mujer se negaba a ponerse el barbijo y les dijo: “No soy necia. Es mi cuerpo y decido respirar”. Entonces, cuando el chófer le gritó varias veces y ella decidió seguir con la misma actitud, paró la unidad y llamó a la Policía. Cuando la antivacunas notó que el colectivo no iba a seguir su trayecto, le respondió a alguien que le había preguntado si se había aplicado las tres dosis: “Nunca me vacuné. Ustedes no tienen ni idea de lo que tiene la vacuna, que ni siquiera es una vacuna”.


Ahí fue cuando los pasajeros volvieron a pedir que la bajaran del colectivo. Y ella les siguió respondiendo que no lo haría, ni se colocaría el barbijo de manera correcta. A los pocos minutos llegaron los oficiales de la Policía para hacerla bajar. Aunque se negó.

 

Al llegar los efectivos, los uniformados le explicaron que “si bien tiene derecho a viajar, tiene que hacerlo conforme a las reglas”, pero la mujer se negó a bajarse y seguía con su discurso negacionista. Como no tuvieron respuesta, los agentes policiales procedieron a bajar a la mujer de la unidad para que el colectivo pudiera continuar su curso.

 

A pesar del relajamiento de algunas medidas ante la baja de casos de coronavirus en todo el país, el barbijo continúa siendo obligatorio en la Ciudad de Buenos Aires tanto en lugares cerrados como en medios de transporte públicos o privados. 
 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!