Secciones
Show

"Te voy a dar en donde más te duele": Wanda y su contundente ataque final a Icardi

Ni L-Gante, ni Andrés Nara: la verdadera venganza de la empresaria.

No da para más. Después del fallido intento de reconciliación en las Maldivas, Wanda Nara decidió dar por terminado su matrimonio con Mauro Icardi y regresó a la Argentina para iniciar su nueva "vida de soltera". Pese a que el delantero insiste al día de hoy con una nueva oportunidad, lo cierto es que la empresaria activó en Navidad el operativo "hasta acá llegamos" y puso toda la carne sobre el asador.

El coqueteo con L-Gante fue, para muchos, la señal más clara que Wanda le envió al padre de sus hijas Francesca e Isabella. Sin embargo, desde el entorno de la propia empresaria sostienen que se trata de un juego mediático que, con el correr de las semanas, se convirtió en una suerte de affaire apasionado al que ni la empresaria le tiene demasiada fe a futuro.

El ida y vuelta con el trapero pasa hoy a un segundo plano. Por fuera de la resistencia de Wanda a formalizar la relación, lo cierto es que la empresaria mantiene activa la solicitud que Ana Rosenfeld envió a Italia para avanzar con los trámites de divorcio con Icardi y, hasta que la Justicia no falle, Nara se niega a formalizar cualquier tipo de nuevo vínculo.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental
 

Con la millonaria división de bienes firmada en octubre del año pasado (sólo días después de que la empresaria se enterara e hiciera público el affaire que su marido mantuvo en París con Eugenia "la China" Suárez) y el régimen de visitas de Icardi con sus hijas aceitado en octubre de este año (cuando el deportista viajó de forma intempestiva a la Argentina para reunirse con Wanda y su abogada en el Chateau Libertador), la empresaria dio por iniciado el segundo tramo de su venganza final.

"Mauro no quiere separarse. Pero lo cierto es que, desde octubre, decidí poner distancia. Las cosas no fluían. Nos peleábamos. Hay situaciones en las que es mejor separarse para que continúe la paz familiar. Veo muchísima gente que llega a grande con un matrimonio horrible y eso, ¿de qué te sirve? No hay un premio por aguantar. Quiero alguien que me haga feliz y que dure lo que dure la felicidad y la tranquilidad. Si tuviera un novio, los primeros en enterarse serían mis hijos, que son muy apegados a mí", disparó en la entrevista que le dio hace sólo dos semanas a la revista Hola.

Las declaraciones de Wanda fueron el aviso final a Icardi: esto se va a terminar por las buenas o por las malas. La primera señal contundente que le envió al padre de sus hijos fue la negativa a pasar la Navidad "en familia" en la fastuosa mansión de Santa Bárbara (a nombre de los hijos de la empresaria), tal y como lo hicieron año a año desde que comenzaron su relación. Desorientado, el futbolista decidió partir de nuevo a Turquía y dejó en el país a sus dos hijas, quienes pasaron la primera fiesta junto a su madre.

Atenta a los constantes desplantes públicos y privados de Icardi, Wanda decidió celebrar la Navidad y darle en donde más le duele a Mauro. Y, pese a que muchos pensaron que el show de L-Gante fue el gran dardo de la noche, lo cierto es que la verdadera venganza pasó por otro lado. "Ella se termina peleando con su papá porque Andrés apoyaba a Maxi durante el divorcio y nunca terminó de aceptarlo a Icardi. Pero la realidad es que cuando Zaira logró reconciliarse con su padre, Wanda quería seguir sus pasos y era Icardi el que se oponía a la revinculación. Quien decidió que Francesca e Isabella no conocieran a su abuelo fue Mauro, no Wanda", señalan desde su entorno.

Wanda y Andrés dejaron de hablarse en 2014, cuando la empresaria e Icardi formalizaron primero su noviazgo y luego su matrimonio. La fecha también coincidió con la por entonces conflictiva separación de los padres de Wanda y Zaira, quienes hoy lograron dejar sus diferencias de lado e incluso celebraron la Navidad junto a sus nietos sin ningún problema.

"No conocía a mis nietas. Con Wanda, ni bien nos vimos, fue como si no hubiera pasado ni una hora. Estuvimos toda una noche juntos y yo siempre estuve a su lado. Pasaron muchas cosas en el medio y nos pasa a día a día", reconoció después del reencuentro Andrés, quien además reveló: "Nosotros estamos en un contexto complicado con Mauro. No tengo nada contra él, pero nunca nos llevamos. Mi afecto era con Maxi López y no tanto con él, pero no tengo nada en contra suyo. Están separados con Wanda y a mí lo que me importa es ella y que los chicos estén bien. La veo feliz y segura".

 

La mala relación entre Andrés e Icardi poco tiene que ver con el rumor que la propia Wanda instaló en su momento. De acuerdo a lo que intentó instalar en los medios la empresaria, al delantero no le había gustado nada que el padre de su mujer hiciera público el anuncio del primer embarazo de la pareja. "Eso fue lo que se dijo en el momento para justificar la decisión que tomaron de que Andrés no conociera a Francesca y luego hicieron lo mismo con el nacimiento de Isabella. Zaira, en cambio, no sólo se reconcilió; sino que además sus hijos son muy cercanos al abuelo", destacan, en alusión al vínculo de Andrés con Malaika y Viggo.

Mientras Wanda iniciaba junto a Icardi su nueva vida en Milán, la empresaria afrontaba el inicio de la batalla judicial con su ex marido que duraría más de seis años. Durante todo ese tiempo, fue Andrés quien siempre se mantuvo del lado de López y, pese al enojo de su hija, jamás ocultó su apoyo al padre de Valentino, Benedicto y Constantino en los medios.

"Hubo un punto de quiebre hace por lo menos dos años con Maxi", reconocen desde el entorno de la empresaria. "La buena relación no arrancó cuando se dio lo de la 'China' e Icardi, ellos ya venían teniendo una buena relación. Primero, resolvieron los temas económicos y después lograron reinventar el vínculo y hablar con tranquilidad por el bien de sus hijos. A Mauro nunca le gustó esto, siempre tuvo celos de Maxi y se oponía a que Wanda y él pudieran hablar de forma civilizada, aunque sea por el bien de los tres hijos que tienen en común".

La buena onda entre Wanda y Maxi se hizo pública, después de que el ahora ex futbolista no sólo apoyó a su ex mujer durante el escándalo mediático, sino que se puso a su entera disposición para cuidar a los cinco hijos de la empresaria mientras ella resolvía en privado el futuro de su matrimonio con Icardi. "Maxi se llevó a sus hijos a Londres y estuvo en todo momento en contacto con Wanda. Le ofreció incluso llevarse a Francesca e Isabella, pero quedaron al cuidado de la abuela. Maxi estuvo y la apoyó durante uno de los momentos más duros".

En línea con la reconciliación pública con su padre y después de encargarse de destacar el nuevo vínculo que mantiene con Maxi, Wanda dio un paso más y aprovechó la Navidad para enviarle otro basukazo a Icardi; que siguió el minuto a minuto de todo desde Estambul. Después de mostrarse con su padre (quien además celebró su cumpleaños esa noche y se mostró junto a todos sus nietos), Wanda publicó una captura de pantalla en la que se la puede ver brindando después de las doce con Maxi López.

A través de una videollamada, dado que su ex marido se encuentra en Londres, Wanda le deseó una feliz Navidad a López y no titubeó a la hora de compartir la postal más dolorosa de todas para Icardi; incluso más irritante que los videos de la empresaria a los besos con L-Gante en la noche porteña: la invitación de Wanda a su ex para que las próximas navidades las celebren juntos en Buenos Aires. "Feliz Navidad. Te esperamos por acá el próximo año", le dedicó desde Instagram.

Cabe recordar que Maxi vive en Londres junto a su novia, la modelo sueca Daniela Christiansson, que atraviesa su quinto mes de embarazo. Y, para deleite de Icardi, la primera en felicitar a la pareja luego del anuncio del embarazo fue la propia Wanda; con un tierno posteo en redes sociales y un cálido mensaje a la nueva pareja de López.

Pero eso no es todo. Antes de reencontrarse con su mamá y Zaira en Punta del Este (viajaron la misma mañana de Navidad), Wanda hará otro viaje y partirá rumbo a Londres junto a sus hijos mayores para que se reencuentren con su padre y pasen junto a él Fin de Año. Francesca e Isabella, en tanto, recibirán el 2023 junto a Icardi, quien por estas horas analiza si el festejo tendrá lugar en Estambul o si lo pasarán en Italia junto a su padre.

Lo cierto es que el futbolista esperaba que la empresaria se quedara en Turquía (o Italia) junto a ellos, algo que no sucederá dado que Wanda pasará el verano en Punta del Este junto a Zaira y su madre. Cabe recordar que la empresaria alquila un lujoso piso en el mismo edificio de Estambul en el que se instaló Icardi tras firmar su pase y que no conviven desde hace meses.

"Estamos bien y creo que está bueno, más que nada por los chicos y por toda la situación. Así que estamos trabajando juntos como para que los chicos puedan crecer en el mejor de los ambientes. Nos costó varios años, pero bueno, creo que tenemos que seguir por la misma situación en la que estamos", reconoció en las últimas horas Maxi.

Consultado sobre la posibilidad de recibir el 2023 junto a Wanda en Londres , López reconoció: "Por lo que habíamos hablado, seguramente van a estar conmigo los chicos en Inglaterra y ella iba a viajar, así que esperemos que siga así". Tras la negativa a pasar la Navidad con Icardi, una eventual foto de Wanda celebrando el año nuevo junto a su ex marido y su nueva pareja sería el bombazo final para Mauro.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!