Secciones
Show

"Tiran más tiros que Vicuña": la Triple Fuga a través de las inolvidables placas de Crónica

Del baúl de los recuerdos: la cobertura más bizarra que ofreció la televisión.

“Es como una película del Lejano Oeste, esa que miraba de pibe. A veces me levanto y creo que yo no estuve ahí, ahora salí de la película y siento que todo es un infierno”, reconoció en diálogo con BigBang Cristian Lanatta, sólo 48 días después de aquel lunes once de enero del 2016 en el que cayó junto a Víctor Schillaci en Cayastá y se terminaba así la triple fuga que supo mantener en vilo al país durante las primeras semanas de la presidencia de Mauricio Macri.

Fueron 16 días de información cruzada, impericia policial y, por qué no decirlo, una audiencia cautiva que siguió con fervor cada uno de los movimientos de los tres prófugos que desafiaban a la por entonces flamante ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. Quien capitalizó como pocos canales de noticias el minuto a minuto fue Crónica TV que, a fuerza de irónicas placas, se ganó la atención de la audiencia.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Los tres prófugos se habían escapado el 27 de diciembre de 2015 de la cárcel de General Alvear, donde cumplían una condena a cadena perpetua por los crímenes de Sebastián Forza, Diego Ferrón y Leopoldo Bina, cuyos cuerpos fueron encontrados en General Rodríguez el 13 de agosto de 2008. Los tres prófugos habían sido condenados en diciembre de 2012 a cadena perpetua. “Nos condenaron sin pruebas, y hubo muchas irregularidades que ya se sabrán”, sostuvo Lanatta en su primera entrevista después de la fuga.

Cristian Lanata y Víctor Schillaci fueron detenidos en una arrocera en Cayastá, un pueblo de Santa Fe que cobró fama por esos días, entre allanamientos, cacerías y policías de civil que salían de sus casas a buscar a los prófugos en ojotas, tal y como graficó Crónica TV en sus placas.

"Fue todo improvisado. Los catorce días de la fuga fueron una película de lo que aún no logro salir. Estábamos sin protección, sin un peso, no pensábamos ver a ningún narco. Involucraron a mucha gente que no tenía nada que ver y no quiero nombrar. Sólo queríamos fugar de una emboscada que nos hicieron cuando nos sacaron de la cárcel. Luchamos por nuestra vida porque estábamos en peligro. Nos querían matar, había un plan para matarnos a sangre fría. No íbamos a entregarnos, pensábamos resistir. Pero el hambre y la sed nos debilitaron", reconoció Lanatta.

Cronología de la fuga que mantuvo en vilo al país durante 16 días

Domingo 27 de diciembre de 2015: Víctor Schillaci y los hermanos Martín y Christian Lanatta se fugaron cerca de las 2:45 de la madrugada del penal de General Alvear en un confuso episodio. De inmediato, el por entonces ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, Cristian Ritondo, ofreció dos millones de pesos como recompensa, la máxima permitida por la ley. En simultáneo, María Eugenia Vidal ordenó el desplazamiento de la cúpula del Servicio Penitenciario Bonaerense.

Lunes 28 de diciembre: Vidal dio una conferencia de prensa en la que apuntó contra Aníbal Fernández. Por ese entonces, la búsqueda se centralizó en la zona Sur del Conurbano bonaerense.

Martes 29 de diciembre: "Estamos recibiendo cientos de denuncias por día", sostuvo Ritondo. Por primera vez aparece la primera pista firme: una testigo aseguró haberlos visto pidiendo indicaciones en San Juan. 

Miércoles 30 de diciembre: los investigadores descubrieron que los prófugos habían estado días atrás Quilmes, en la casa de Marcelo "El Faraón" Melyk, amigo de Schillaci.

Jueves 31 de diciembre: la atención se centraliza en la localidad de Ranchos, en donde los prófugos fueron detenidos por un control policial y respondieron a los tiros. "Los tenemos cercados", sostuvo Ritondo, que todavía los estaba buscando a más de 100 kilómetros de distancia del lugar en el que fueron interceptaron y del que pudieron escapar.

Viernes primero de enero del 2016: los investigadores dan a conocer que Christian Lanatta fue en dos oportunidades a la casa de su ex suegra en Berazategui y que en el último encuentro la amenazó con un arma, le robó efectivo y se fue con una camioneta Renault Kangoo.

Sábado 2 de enero: sin novedades sobre el paradero de los prófugos y con la atención mediática sobre sus espaldas, Ritondo volvió a cruzar a Aníbal Fernández, quien le había exigido la aparición con vida de los tres buscados.

Domingo 3 de enero: la Policía detuvo a Marcelo Mallo, ex jefe de Hinchadas Unidas Argentinas y barra de Quilmes, acusado de tener vinculación con los prófugos. En el allanamiento encontraron armar.

Lunes 4 de enero: los investigadores seguían desorientados. Se lleva adelante un allanamiento en la casa de la hermana de los Lanatta en Quilmes. No encontraron nada.

Martes 5 de enero: liberan a Mallo, pero detienen en Chascomús a su socio, de apellido Lorenzetti, dueño de una quinta en la que, según los investigadores, los prófugos se habrían ocultado durante dos días.

Miércoles 6 de enero: sin pistas concretas, la búsqueda se extiende a otras provincias. Por esos días, el foco estuvo puesto en Misiones, porque se pensaba que podían intentar escapar por la Triple Frontera.

Jueves 7 de enero: finalmente hay un dato concreto: los prófugos fueron vistos en Santa Fe. Gendarmería intentó interceptarlos en dos oportunidades, pero escaparon a los tiros hiriendo de gravedad a uno de los efectivos.

Viernes 8 de enero: la búsqueda se intensifica en las zonas rurales y se despliegan 600 efectivos en la provincia. Pese al operativo, los prófugos logran secuestrar a un ingeniero agrónomo en San Carlos y lo llevaron a su departamento de la ciudad de Santa Fe. Allí se cortaron el pelo, comieron y le robaron una camionera Volkswagen Amarok, que la plotearon como si fuera de Gendarmería.

Sábado 9 de enero: los prófugos vuelcan la camioneta y roban una Toyota Hilux. Luego, siguen la fuga a pie y se esconden en los campos. Desesperados, roban otra camioneta en la zona de Campo del Medio, aunque debieron abandonarla tras quedar encajados en un camino rural anegado. Siguieron a pie y tres policías a caballo lograron atrapar a Martín Lanatta. "Tenemos a los tres", se apresuró a confirmar el Gobierno.

Domingo 10: se monta un operativo en la localidad de Helvecia. Pese a los múltiples allanamientos (ingresaron a un complejo turístico, a un aserradero, a una guardería de lanchas e incluso a las viviendas de los vecinos) y a los rastrillajes en el río San Javier, Cristian LanattaSchillaci seguían prófugos.

Lunes 11: finalmente, Lanatta y Schillaci fueron capturados en la localidad de Cayastá a sólo un kilómetro del lugar en el que dos días atrás había caído Martín Lanatta. Los encontraron en un campo arrocero.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!