Secciones
Show

Tras la muerte de su hermana, Ronnie Arias adoptó a su sobrino: “Me dejó el regalo más hermoso”

Silvina falleció por un accidente cerebral y el adolescente le pidió vivir con él. 

La vida de Ronnie Arias ha tenido de todo. Luchas, alegrías, éxito y, por supuesto, tristezas. Uno de los momentos más duros en la vida del conductor fue la muerte de Silvina, su hermana. Pero el drama, le dio una nueva esperanza a su vida. 
En una entrevista radial con Andy Kusnetzoff, Ronnie contó que a partir del fallecimiento de su hermana hubo un antes y un después en su vida. Sobre todo porque su sobrino Juan, de 19 años, le pidió que lo adoptara. 


Emocionado, Arias relató sobre el momento de la muerte de su hermana: “En enero del año pasado, mi hermana Silvina,  de 56 años, maestra que daba clases en escuelas de barrios carenciados, se va con su novio de 28 años por primera vez de vacaciones, como una experiencia de convivencia, a los lagos del sur”.

Y continuó: “Una mañana, mi hermana, que estaba hermosa y enamorada, levanta su celular para sacarle una foto al cielo, y se le corta el circuito del cerebro: tuvo muerte cerebral instantánea. Me llama mi cuñado, un médico muy importante, y me dice que estaba internada con un derrame”. Unos días después, la mujer murió.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

 

En ese punto, Ronnie relató cuál fue la reacción de su sobrino. “Cuando nos quedamos solos, Juan me pregunta a mí ‘¿y ahora quién va a ser mi familia?’. Yo le dije ‘bueno, podés elegir. Podés ir con la abuela Mimi, con tus tías o con Pablo y conmigo”, contó.

 

Pero habría una sorpresa. “Y él me dice: ‘Lo que yo quisiera es vivir con Pablo y con vos’”, recordó con mucha emoción. Entonces, comentó su reacción ante esa propuesta: “Nosotros, imaginate que el plan de tener un hijo, y de 19 años, era algo que estaba....No llegué ni a hablarlo con Pablo, pero lo conozco”, rememoró, muy emocionado. 

Al ser consultado sobre sus sensaciones segundos después de que su sobrino le pidiera que lo adoptara, Arias relató: “Me fui a negro, fue rarísimo. Porque aparte, yo creo que siempre quise tener un hijo y no era una opción. Pablo era el que se quería casar y para mí no era una opción. Hablando de la convivencia, teníamos ideas diferentes de lo que pensábamos que tenía que ser a futuro. Pero ahora tengo un heredero, chicos”.


Y siguió con un momento muy especial que vivieron esa noche: “Le dije que sí, y nos fuimos a dormir. Como a eso de las tres de la mañana, sentimos que se mueve la araña del comedor, y la fui a despertar a mi vieja, que estaba viviendo con nosotros. Nos quedamos mirándola, nos miramos y los dos pensamos que era mi hermana, La Chivi, que estaba dando el okey. Al otro día, prendo el televisor, había habido un terremoto en San Juan y réplicas en la Ciudad de Buenos Aires”.


Aún más emocionado, Ronnie contó cómo se bautizó su sobrino: “Desde ese día, Juan en el almuerzo me dice: ´Yo no quiero ser su hijo, quiero ser su sobrijo´. Y acá estamos, construyendo un camino, a veces re difícil. Tuvimos discusiones horribles, porque él es una persona de 19 años y yo de 60, hay que conocerse, pero generando un amor y una responsabilidad diferente. Ahora vivimos juntos, compartimos cosas, nos hacemos regalos y se puede decir que mi hermana La Chivi me dejó el regalo más hermoso que puede tener un ser humano”. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!