Secciones
Show

Ex Bake Off fue internada en terapia intensiva por una complicación en su cuadro de coronavirus

Agustina Fontenla se encuentra hospitalizada en una clínica de Viedma, Río Negro.

El año pasado, el público fanático de la cocina quedó fascinado por Bake Off, un reality de reposteria de Telefe, que estuvo rodeado de mucha polémica en el final. Ahora una dura noticia preocupa a quienes formaron parte de es programa, que condujo Paula Chaves 

Es que Agustina Fontenla, una de las reposteras participantes de la segunda edición del reality de cocina, contrajo coronavirus y debió ser internada por tener baja saturación de oxígeno en sangre. Pero, en las últimas horas, su cuadro se agravó, por lo que tuvo que ser trasladada desde San Antonio Oeste, el pueblo de Río Negro en el que vive, hacia una clínica de Viedma, la capital provincial, para ser internada con un cuadro grave de Covid.

“Está cursando Covid, con algunas complicaciones, pero gracias a Dios está muy bien atendida acá en Viedma”, dijo Julio Fontenla, su padre, en diálogo con el medio provincial NoticiasNet. La joven de 31 años lleva tres días de internación y debió ser trasladada a terapia intensiva. 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental


Mientras su familia recibe todos los días los partes médicos por teléfono, en la última publicación de su Instagram de Agustina se sumaron los comentarios de sus fanáticos, y también de algunos de sus ex compañeros en la competencia. Por ejemplo, Gerardo Domínguez y Gabriel Maceiras escribieron en sus historias de Instagram: “¡Te amamos, Agus! #Fuerza”; y “Mucha fuerza, Agus”.

El paso de Fontenla por la competencia de pastelería fue muy llamativo: llegó hasta las semifinales junto a Samanta Casais, Agustina Guz y Damián Pier Basile, que fue el ganador del certamen. Además recibió elogios por el jurado compuesto por Christophe Krywonis, Damián Betular y Pamela Villar por su talento y dedicación.

Por otra parte, la historia de Agustina llamó la atención del público casi de inmediato. Es que ella abandonó su profesión para lanzarse de lleno a la pastelería. “Mucha gente cuando me ve piensa que soy una abogada que cuando está aburrida hace pastelería, que es un hobby. La verdad que no. Los últimos finales de la carrera me la pasé llorando porque yo quería cocinar”, dijo Agustina en una de las instancias finales del certamen, algo que emocionó al jurado. 

Y agregó: “Entendía todo el esfuerzo de mi familia para mandarme a estudiar y no era tiempo de cambiar. Todo el mundo me decía que cuando empiece a trabajar, se me iba a pasar. Nunca se me pasó”.


Cuando su participación finalizó, Fontenla regresó a su provincia lista para abocarse a la pastelería. Abrió Arte y azúcar, un emprendimiento dedicado a la elaboración de tortas y otras especialidades. Además fue designada como Embajadora de las Ciudades del Golfo, por haber promocionado San Antonio en la televisión nacional. 

“Acá me permito volar, crear, hacer todo lo que se me ocurra. Y el sabor del trabajo terminado es incomparable con cualquier otro, igual que la satisfacción de ver la cara de la gente cuando recibe sus pedidos”, aseguró Agustina en su cuenta de Facebook sobre las razones que la llevaron a seguir dedicándose a la pastelería. 


Sobre su incursión en la televisión, ella había asegurado en una entrevista en un medio local: "La verdad es que algo que uno piensa que nunca le va a pasar. Y un día llega, te pasa y está buenísimo. Te anotabas online al programa. De ahí ellos te llamaban viendo tu perfil. Tenías que llevar una torta o alguna preparación que hicieras a Buenos Aires".

 

Y agregó: "La verdad que me llevé la mejor impresión de los participantes. Hice una amistad enorme con todos ellos. El jurado, divinos. Son todos súper profesionales. Son unos genios. Uno piensa por ahí que te van a retar, que se van a poner en bravos y la verdad es son muy copados. Te daban un montón de tips y consejos en todo momento".

 

Por otra parte, había dicho sobre el plato más difícil que le tocó hacer: “Lo más difícil de elaborar para mí son los macarons dentro de la pastelería. Yo los aprendí con el chef Matías Risé Patissier, que es un genio, y vive en Buenos Aires. Él me ayudó mucho con la técnica y es cuestión de práctica, ir puliéndola. Pero la verdad es que es un manjar súper delicado y lindo para presentar en cualquier tipo de evento. Y amo hacerlos hasta el día de hoy. En el programa hubo, además, otras dificultades grandes como la torta de mousse de la pasión". Hoy todos le desean lo mejor para que su recuperación sea lo antes posible. 
 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!