Secciones
De contra

Wanda le puso el cuerpo a las críticas, posó sin retoques y habló de su celulitis

Las imágenes de Wanda Nara y Mauro Icardi tomadas durante sus vacaciones en Ibiza dieron vuelta al mundo. O, por lo menos, llegaron rápido a la Argentina. La polémica se desató por las fuertes críticas que recibió la botinera, a quien se la podía ver con un buen cuerpo, aunque con celulitis. Pronto se instaló el duelo entre los cuerpos verdaderos y los imposibles.


Wanda Nara posó sin retoques para la tapa de la revista Gente.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

De armas tomar, Wanda se animó a una producción de fotos sin retoques para la revista Gente y habló sin tapujos sobre su cuerpo. La mamá de cinco mostró sin problema sus curvas y aclaró que las imágenes fueron retocadas con mala intención y que no muestran la realidad. “Es lógico que después de varios partos una mujer tenga celulitis. Pero esas fotos las retocaron para perjudicarme: yo sé dónde tengo y dónde no”.

A sus 31 años, Wanda es mamá de cinco.

“Estoy acostumbrada a que deformen mi vida al antojo y conveniencia de cada revista, programa o situación. Por eso acepté hacer estas fotos sin retoques porque no los necesito. Todos hablaron de mi celulitis, pero nadie reparó en la cara de felicidad de Mauro. Las redes sociales me dan la posibilidad de tener acceso directo a la gente y que ellos vean por cámara cómo soy”, destacó.

La mujer de Mauro Icardi se tomó con humor el retoque y habló de los carísimos tratamientos a los que tiene acceso. “Además, me causó risa la panza que me hicieron: ni en mis embarazos estuve así. Con mis posibilidades económicas nunca llegaría a estar tan mal como me mostraron en esas fotos: existen un millón de tratamientos para solucionarlo”.

Wanda Nara asegura que las fotos que circularon fueron retocadas con mala intención.

“No soy obsesiva con mi cuerpo, porque no tengo ningún complejo. A mis hijas les voy a enseñar que la belleza va por otro lado, porque el hombre no mira la celulitis; el hombre quiere a su lado a una mujer real, íntegra. La perfección no existe. Para todo lo demás hay mil truquitos y cremas, pero el interior es difícil de cambiar”, desafió.

Wanda reconoció que tiene celulitis, como cualquier mujer.

Por último, Wanda negó “tunear” las fotos que sube a las redes sociales: “Además, todas mis fotos en las playas son sacadas por el potro de mi marido. Si tuviera algún complejo, al último que le daría una cámara es a él. Mauro me hace los videos y las fotos con su teléfono y su dron”.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!