Secciones
A lo largo de 50 años

Will Smith no está solo: las otras perlitas en los Oscar que generaron más de un escándalo

La situación que se vivió ayer no fue la única que ocurrió de ese estilo en la ceremonia más vista del cine.

La última entrega de los Premios Oscar se vio eclipsada por el momento de tensión que protagonizó el actor Will Smith cuando le pegó un cachetazo al comediante Chris Rock después de un chiste contra la enfermedad que sufre su esposa, la también actriz Jada Prickett Smith, que hace que tenga que estar calva. 

Sin embargo este no fue el primero, ni el último, de los escándalos que hubo durante la ceremonia a lo largo de más de 50 años. Uno de los más recordados sucedió en 2017 cuando al momento de anunciar el ganador al Oscar a la mejor película, Faye Dunaway dijo que la ganadora había sido La-La-Land pero se equivocó. 

En realidad había sido Moonlight. Pero eso no evitó que toda la producción de la primera película suba al escenario e incluso empezaron los discursos de victoria. En uno de ellos, el director alertado por lo que había sucedido dijo medio en broma “en realidad perdimos”.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Acto mediante, apareció una persona de la organización y mostró el contenido del sobre donde decía el nombre de la verdadera ganadora. Luego, tras una extensa investigación de The Hollywood Reporter, se demostró que tanto Dunawey como su compañero Warren Beatty habían agarrado el sobre equivocado y por eso surgió el error.

Esta situación trajo a colación otro momento de escándalo que al día de hoy todavía no se sabe a ciencia cierta si fue así. Involucra a la actriz Marisa Tomei, que muchos capaz identifican como la Tía May en las nuevas películas de Spiderman. Lo cierto es que en la ceremonia de 1993 ganó el premio a Mejor Actriz de Reparto por su interpretación en My Cousin Vinny. Hasta ahí nada raro, pero los rumores sobre que el presentador había leído erróneamente el nombre se multiplicaron sobre todo por la poca experiencia que tenía ella en esa época. 

¿Se imaginan que haya un desempate para ver quién ganó un premio? Bueno esto pasó en 1969 cuando Barbra Streisand y Katharine Hepburn resultaron ambas ganadoras del premio a Mejor Actriz. Sin embargo, la leyenda de Holywood no se presentó en la ceremonia motivo por el cual la cantante, que luego tendría un revival de su carrera actoral como la madre de Ben Stiller en Meet the Fuckers, se quedó con la estatuilla sólo por estar en el Teatro Chino durante la ceremonia.

La importancia de estos premios y la cantidad de personas que lo miran a lo largo y lo ancho del planeta generaron que cuestiones que sucedieron en entregas hace ya décadas sigan siendo recordadas por la masividad. Una de ellas, por ejemplo, fue cuando quizás uno de los mejores actores de la historia del cine, Marlon Brandon, decidió enviar un fuerte mensaje político al recibir el premio al mejor actor en 1973 por su interpretación de Vitto Corleone en la primera película de la trilogía de El Padrino.

¿Qué fue lo que hizo? A modo de protesta quien subió al escenario a recibir el premio en su representación fue Sacheen Littlefeather, una activista por los derechos de los nativos americanos. Ese mismo año fue noticia el asedio que sufrió esa comunidad en Wounded Knee pero también aprovechó la ocasión para quejarse por la poca representación que tenían en la industria del cine y televisión. 

Brando escribió un discurso de 15 páginas para que Littlefeather leyera en la ceremonia, pero fue rechazado por el productor de la ceremonia quien la amenazó con hacerla arrestar si hablaba más de sesenta segundos. Su breve discurso en el escenario fue totalmente improvisado. Luego, fuera del escenario, leyó el discurso entero para la prensa. Este incidente provocó que la Academia establezca reglas para el procedimiento de aceptación de los premios.

El activismo político siempre estuvo presente de alguna forma u otra en esa entrega de premios. En 2003 el periodista y documentalista Michael Moore sorprendió al mundo cuando al recibir la estatuilla por su labor en Bowling for Columbine criticó abiertamente al entonces presidente George Bush

"Vivimos en un tiempo donde tenemos a un hombre mandándonos a la guerra por motivos ficticios... qué vergüenza señor Bush, qué vergüenza”, dijo el cineasta que después estrenaría el documental Farenheit 9/11 en donde cuenta detalles sobre el atentado a las Torres Gemelas.

Más cerca en el tiempo, en la entrega del 2020 cuando la película coreana Parasite había sido anunciada como la ganadora a Mejor Película, algo raro tratándose se una cinta extranjera, las luces del escenario comenzaron a apagarse. Casi de inmediato Tom Hanks junto a otros actores que estaban en la codiciada primera fila del teatro empezaron a aplaudir y generar bullicio para que no se notara que había pasado algo extraño. Casi de inmediato las luces volvieron a prenderse a toda su capacidad. ¿Hubo un mensaje detrás? Eso nunca se sabrá.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!