Secciones
Show

William, tras los pasos de su padre: el día que Lady Di hizo público el affaire de Carlos

Fue durante una de sus últimas entrevistas televisivas, cuando todavía estaba casada con el heredero al trono.

Conmoción en el Reino Unido. En las últimas horas, fotos que mostrarían al príncipe William siéndole infiel a su mujer, Kate Middleton, comenzaron a circular con velocidad por las redes sociales. Las imágenes llegan después de meses de rumores que advertían que la pareja atravesaba una fuerte crisis. Pero, lo que pocos esperaban, era que la tercera en discordia fuera nada más y nada menos que una de las mejores amigas de la duquesa de Cambridge.

Según consignaron los medios ingleses, la mujer de las fotos es Rose Handbury, una ex modelo de 35 años que perteneció hasta ahora al círculo más íntimo de Middleton. La noticia no sólo volvió a poner a la Familia Real en las portadas de todos los medios, sino que revivió el drama marital que supo hacer público Lady Di, mamá de William.

Aunque años antes había participado de modo secreto en la dura biografía que publicó el periodista Andrew Morton, la princesa sorprendió a todos –incluso a sus secretarios- cuando concedió en 1995 una entrevista al ciclo Panorama de la BBC. Nadie sabía que iba hacerlo. En efecto, tomó la precaución de darle “franco” a todos sus colaboradores para poder recibir en el palacio de Kensington, su residencia oficial, al periodista Martin Bashir. Sabía que si alguien de la Corona se enteraba de sus planes intentaría frenarla.

El lunes 20 de noviembre de 1995 la princesa Diana lanzó una de las bombas más duras contra la Corona: no sólo confirmó el tan comentado affaire de su marido con Camilla Parker Bowles, habló de sus intentos de suicidio, reveló que sufría anorexia y depresión. Pero, como si eso fuera poco, la princesa usó la carta que sabía causaría incluso más daño a la Corona: cuestionó la capacidad de su marido para convertirse en rey. Sus declaraciones fueron un baldazo de agua fría para la Reina, quien ordenó de inmediato el divorcio de Diana y Carlos. Llevaban tres años separados.

“¿Creés que la señorita Parker Bowles fue responsable de la debacle de tu matrimonio?”, indagó Bashir. Diana, quien desde hacía meses había contratado a un actor para mejorar su dicción, bajó la mirada y respondió: “Bueno, éramos tres en el matrimonio. Así que éramos demasiados”. Esa fue la primera vez que alguien de la Familia Real confirmaba la relación clandestina que Carlos mantuvo durante años con Camilla.

Atenta a la respuesta que sabía recibiría por parte de los allegados de su todavía marido, la princesa también confesó haber sido infiel, aunque dejó en claro que lo hizo sólo después de darse cuenta de que Carlos jamás abandonaría a su amante. “Con James Hewit tuve algo más que una amistad. Lo adoraba”, reconoció.

La entrevista obligó a Carlos a dar su “versión de los hechos”. De inmediato, en un intento por mejorar su imagen pública, el heredero al trono accedió a grabar un documental de dos horas y media en el que, por primera vez, habló de modo abierto sobre su vida privada. “¿Trató de ser un marido fiel y honorable’”, indagó Jonathan Dimbleby. “Sí, absolutamente”, respondió el príncipe. “¿Y lo logró?”, resistió el periodista. “Sí, hasta que la situación se desmoronó. Los dos tratamos”, confesó.

Las declaraciones de ambos no sólo tuvieron su impacto en los medios, sino que afectaron de modo directo a su círculo íntimo. En especial a los hijos de la pareja, William y Harry. “Le expliqué a William que si encuentra a alguien en su vida y la ama de verdad, va a tener que sostener ese amor y cuidarlo. Y que si tiene la fortuna de encontrar a una persona que lo ame, entonces va a tener que proteger ese amor”, confesó un año después la princesa.

Parker Bowles, por su parte, pasó de ser una aristocrática de perfil bajo a la villana más conocida del mundo. “Fue horrible. No podía salir de mi casa, era una prisionera. Es realmente una sensación horrible que no se la deseo ni a mi peor enemigo. Sobreviví gracias a mi familia y a mis hijos”, reconoció la actual mujer de Carlos.

“Cuando me vi obligada a quedarme en casa aprendí a pintar y leí mucho. Son pasiones que ahora comparto con mi esposo. Pero, de todos modos, fue el peor momento de mi vida”, sumó. En efecto, Camilla y Carlos obtuvieron en 2005 el permiso para casarse aunque, por respeto a la memoria de Diana, no le fue otorgado el título de princesa.

Veintidós años después, el propio William habló de la polémica entrevista en la que su madre le contó al mundo el calvario que sufría en su matrimonio. “Puedo entenderla. Me sentí algunas veces en esa situación en la que te sentís increíblemente desesperado por las cosas que se dicen que no son verdad. Creo que lo más fácil de hacer es ir a los medios. Pero cuando abrís esa puerta, no la podés volver a cerrar nunca”, reconoció el hijo mayor de Diana y Carlos.

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Comentarios

Fue durante una de sus últimas entrevistas televisivas, cuando todavía estaba casada con el heredero al trono.