Secciones
Show

"Ya está, blanquealo": Zaira, Jakob y una crisis de cuernos cruzados, micrófonos y un ultimátum letal

La historia secreta del anuncio de la separación y el perdón que nunca llegó.

Crónica de una separación más que anunciada. La semana pasada, faltando tan sólo diez días para que se cumpla el primer aniversario del "Icardi-Gate", Zaira Nara siguió los pasos de su hermana mayor y, para sorpresa de pocos, confirmó lo que ya era un rumor más que instalado: su separación después de ocho años del empresario turístico Jakob Von Plessen. El derrotero de la relación después del affaire que dio vuelta al mundo, los cuernos cruzados y el ultimátum final que recibió la modelo: "Ya está, blanquealo".

"Después de ocho inolvidables años compartidos, decidimos separarnos y darle otra forma a esta familia; manteniendo la amistad y el amor por nuestros hijos que nos unirán para siempre. Espero sepan entender y respetar este momento familiar. Gracias". Esas fueron las palabras con las que la modelo anunció la separación, forzada, de acuerdo al entorno de la propia Zaira, por el ultimátum final que le puso el padre de Malaika y Viggo.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

La relación comenzó a quebrarse en octubre del año pasado, después de que Wanda Nara hiciera pública la infidelidad de su marido, Mauro Icardi, con Eugenia "la China" Suárez. El furtivo encuentro tuvo lugar cuando Zaira y Wanda dejaron a sus parejas en París y partieron rumbo a Milán para participar de la semana de la moda italiana. Esa noche, Von Plessen no sólo le hizo de campana a su cuñado, sino que además habría aprovechado el viaje de su mujer para también serle infiel con una modelo, cuya identidad nunca fue confirmada.

La infidelidad generó una fuerte crisis, que culminó con la decisión de Zaira de armar las valijas e instalarse en el lujoso piso del Chateau Libertador propiedad de su hermana, ubicado en el barrio de Núñez. "Estamos en crisis", reconoció la conductora, aunque siempre le adjudicó la distancia con el padre de sus hijos a motivos "laborales". En ningún momento se refirió al presunto affaire que el empresario habría tenido en París.

"Son cosas que pasan en todas las parejas. Tenemos una incompatibilidad de trabajos. Yo pongo un stop, porque mis hijos son chiquititos y claramente siempre necesitan más de la mamá. No te voy a decir: 'Estamos atravesando nuestro mejor momento'; pero no hay nada que salir a anunciar o declarar. Hay un tiempo para cada cosa. No estoy diciendo que estoy separada, pero tampoco sé si lo diría a los gritos", advertía hace tan sólo seis meses Zaira.

Por ese entonces, se instalaron con fuerza los rumores de relación paralela con el polista Facundo Pieres. Si bien Zaira se encargó de que todo su entorno negara "a muerte" los rumores, lo cierto es que la relación habría durado tres meses. Siempre, claro, mientras continuaba en un ida y vuelta con el padre de sus hijos. "Duraron tres meses. Fue insostenible. Ahí vino la primera crisis. El polista vive en Argentina, pero viaja mucho. Él estaba recién separado, tiene hijos. Su ex mujer estalló cuando pasó todo esto. Se enteró todo el mundo porque hay fotos", precisó la panelista televisiva Yanina Latorre.

Luego de terminar su relación con el polista, Zaira y Von Plessen decidieron darse una nueva oportunidad. El empresario turístico dejó todo en la cancha. Y así, mientras él cuidaba a Malaika y Viggo en Europa, la modelo disfrutaba primero de una escapadita de fiesta a Ibiza. Luego, la familia se reencontró en París y partieron los cuatro rumbo a África, continente de mucho peso en la historia de la relación.

"El marido, que está muy enamorado de ella, decide reconquistarla. Ella lo deja al polista y empiezan a recomponer. Él hizo todo lo posible para reconquistarla, lo dio todo. Empezaron a estar juntos. Y él es como Wanda, no puede perdonarla. Lo intentó, pero no pudo. La remaron un montón, ella no lo vio nunca más al polista. Pero fue él quien le pidió que comunicara la separación", sumó Latorre.

¿Cuál fue la gota que rebalsó el vaso? Según trascendió, el empresario turístico habría quedado "paranoico" y ordenó la instalación de micrófonos en la casa que compartían en zona norte para controlar las comunicaciones de la modelo. Al parecer, habría escuchado una comunicación con el polista en cuestión que derrumbó por completo el operativo reconciliación y que activó el ultimátum final: "Ya está, blanqueá nuestra separación".

Esto sucedió sólo días antes de que Zaira aceptara la situación y comunicara desde su cuenta de Instagram el anuncio, pese a que hace tan sólo siete semanas, y con motivo de su cumpleaños, el padre de sus hijos le había dedicado un tierno y esperanzador posteo en redes: "Feliz cumple, bomboncito. Por muchos kilómetros más".

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!