Secciones
Show

“Yo también te quería cagar a trompadas”: el reencuentro de Jorge Rial y Emanuel de Gran Hermano 2011

La pelea entre el conductor y el participante se dio por el reingreso de Cristian U a la casa.

El reencuentro de Jorge Rial y Emanuel di Gioia, el ex Gran Hermano 2011, se realizó en Argenzuela, en Radio 10, comenzó con el recuerdo del tremendo enfrentamiento que protagonizaron el histórico conductor de aquel programa y el participante. “¿Qué hacés, San Martín?” y “¿Qué hacés, Munro?”, fue el saludo entre ambos en el estudio de Radio 10. Aquel que no recuerde aquel enfrentamiento debe mirar sí o sí el siguiente video:

 

 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

 

En ese sentido, Rial recordó: “Me acuerdo que me enojé. Por un minuto me enojé. Y si nos abrían la puerta, no te digo que me iba a pelear porque, además es un ropero y me cagaba a trompadas, pero lo hubiese encarado. Y él me acaba de decir lo mismo”.

 

Y Emanuel contó: “Yo pensaba lo mismo. Yo también te quería cagar a trompadas. Analizaba la conversa… lo que no sabe la gente es que fue una conversación larga y el final fue lo más duro. Y yo estaba calculando que en la puerta de vestuario eran eléctricas. Y pensaba que le ponía dos patadas, las vuelo y voy directo hasta Jorge”. Y agregó: “Dos se me cruzan. Al primero lo bajo y al otro le hago ole, y voy directo a Jorge. Y después cuando me dijiste lo de mi familia, ahí bajé dos cambios porque vos tenías contacto con mi familia”.

 

Sobre ese enfrentamiento, Rial relató: “Es cierto que en la casa había dos puertas. Una era la que veían todos. Y otras que eran eléctricas, la abrías con dos golpecitos. De hecho Emanuel se fue de la casa. Contalo que ya pasó”. Y Emanuel explicó: “Yo peleaba por el escabio y no tomaba alcohol. Donde había quilombo, me metía”.

Y continuó: “Una noche trajeron el vestuario, y entre las dos puertas eléctricas había un cuarto de dos metros y medio. Ahí dejaban el perchero y era fiesta temática egipcia. Y yo nunca participaba porque las odiaba. Yo iba último y me quedaba con lo que quedaba. Ese día voy, tanteo la puerta y estaba abierta. Entonces esperé a que se fueran todos, en la esquina del confesionario, abrí la puerta y me mandé”.

 

Metido en los pasillos de la técnica, Emanuel recorrió toda la casa. “Me acuerdo que los productores y cámaras me veían y se daban vuelta. Se ve que tenían la orden de no hablarme. Y decía: ‘Eh, loco, ¿qué onda? ¿nadie me quiere hablar?’. Y caminé tanto que llegué hasta el estudio del programa. Hasta que se escuchó y Gran Hermano, agitado, me empezó a llamar al confesionario y me obligó a meterme a la casa de vuelta”.

Sobre el recuerdo de la pelea, Rial explicó sobre sus sensaciones en aquel entonces: “El problema con ellos es que el único contacto con el exterior era yo. Y lo que siempre cuento, yo manipulaba también. Si le hablaba mucho a él, él sabía que estaba bien, pero si no le hablaba, lo destruía”. Y el ex participante sumó: “Adentro de la casa lo percibíamos. Se hablaba de eso. Que nos preguntábamos que nos habías dicho o cuánto tiempo nos duraba eso. Nos dedicabas un minuto más y afuera deducíamos cómo era la onda. Hasta pensábamos que nadie miraba eso”.

 

Y agregó: “El culpable de todo esto fue Cristian U, el falso ganador”. Y ahí el conductor de Argenzuela sumó: “Cristian U volvió a entrar porque servía al programa. Yo estaba en Punta del Este y con el Ruso y Marcos hablamos y dijimos que había que meterlo de vuelta como sea. Y ahí inventamos el repechaje. Convenía al show pero él se había ido. Pero él servía para el show. El día que les cuento que Cristian U vuelve, nos peleamos con Emanuel”.

 

Desde su punto de vista, el ex jugador del reality afirmó: “Lo único que teníamos para leer en la casa era el reglamento. Entonces como ya nos conocíamos tanto con los otros participantes, la única que nos quedaba era leer y releer eso, entonces me acuerdo de los ítems. Y uno decía que si te ibas por decisión propia y no tenías el goce de volver a entrar. Un día Cristian decía que nadie le daba bola, le dije que hablara conmigo y amagó a irse, y un día le dijo que se fuera. Y una mañana me dice que se iba. Desayunamos juntos y lo veo que se iba en serio. Y yo dije que ya estaba terminado todo”.

 

Y continuó: “Yo manejaba todo. El programa era mío. Un día estábamos tomando sol y se escucha que gritan desde afuera: ‘¡Vayanse todos que lo vuelven a meter a Cristian el domingo!’. Yo le pedí a Sol que trajera el reglamento, entonces yo hacía para la cámara que no lo podían meter otra vez. Llegó el domingo a la noche y Jorge empieza a direccionar la charla hacia el reingreso de Cristian. Entonces a las chicas les agarró un ataque de nervios a todas… ahora que soy papá, las entiendo. Yo tenía un sueño por cumplir que era terminar mi casa. Imaginate si me agarra bronca ahora que lo recuerdo, lo que fue en ese momento”.

 

Entonces agregó en el mismo punto: “Las chicas decían que no veían a sus hijos hacía tiempo y a este lo volvían a meter. Jésica abandonó ese día para ver a su hijo. Y yo me preguntó por qué no me fui. Me tendría que haber ido. Entonces Jorge empieza a decir lo que iban a hacer y yo no lo podía creer. En un tiro, le digo, a las chicas, ya fue. Si va a entrar Cristian, que entre, y ya veníamos picanteandonos dos bloques antes”.

 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!