Secciones
Fuertes internas

Zulemita lo acusó de recaer en las adicciones y Carlos Nair estalló: "Me cansé de ser usado"

El detrás del vínculo roto entre los hijos del ex presidente. Por qué se enemistaron.

A un año de la muerte de Carlos Saúl Menem -falleció el 14 de febrero del año pasado-, la interna entre Carlos Nair Menem -fruto de la relación extramatrimonial que tuvo el difunto senador con Martha Meza- y su hermana, Zulemita -hija de Zulema Fátima Yoma y del ex presidente- desató una olla de denuncias, reclamos, acusaciones por estafa y estrategias indignas para quedarse con la porción más grande de la herencia.

Pero para entender esta historia, hay que irnos varios años atrás cuando el difunto ex presidente tuvo que refugiarse en Formosa en medio de la dictadura militar. Carlos Nair nació en 1981 como fruto de la relación extramatrimonial de Menem con Martha Meza, una maestra de escuela que era visitada por el ex presidente en el pueblo de Las Lomitas durante su exilio político en dicha provincia. 

Con los años, Martha se convirtió en diputada nacional en 1999. Pero no terminó su mandato porque decidió quitarse la vida. Menem había mantenido en secreto la existencia de su "familia paralela", ayudaba económicamente a su hijo y lo veía cada tres o cuatro semanas. Con el tiempo, hasta le consiguió algún trabajo en el Congreso. Pero Carlos Nair siempre quiso ser reconocido como el hijo de Menem y toda su vida se empeñó en tratar de conseguirlo a cualquier precio.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Su maniobra más osada fue la participación en Gran Hermano en 2007, la cual le permitió hacer trascender su historia y quitar las dudas sobre la historia. De hecho, peleó en la Justicia durante ocho años (2000-2008) para que se le reconociera esa filiación. En el prontuario de Carlos Nair hay agresiones con armas de fuego, robos, autolesiones, problemas con el juego y accidentes de tráfico, pero en los últimos años, Zulemita le tendió una mano y lo ayudó a superar sus adicciones.

Sobre el rol clave que tuvo Zulemita en su recuperación, contó: "Son momentos horribles, uno en el momento piensa que es un ganador y es todo lo contrario. Sos un perdedor de cuarta. La fuerza de voluntad de uno importa, pero también la familia. Mi hermana (por Zulemita) me apuntaló, le debo eso eternamente porque me frenó. La cansé mil veces, me dijo que era la última y ella me bancaba de nuevo".

Zulemita conoció a Carlos Nair cuando éste ya tenía 25 años y siempre le pareció que su hermano se estaba autodestruyendo. Esto no evitó que lo ayudara cada vez que se metía en problemas, aunque al mismo tiempo lo criticaba de manera pública. En su afán de darle una mano, la hija de Zulema le dio otra oportunidad y lo invitó a que trabajara con ella en la concesionaria Toyota que maneja frente a la cancha de River Plate. 

Pero el vínculo entre ellos comenzó a romperse durante la misa que se realizó en febrero de este año, a un año de la muerte del ex senador. "A un año de la muerte de Carlos, hicieron una misa el 14 de febrero. En el medio, la sucesión que todavía no se pudo iniciar porque Máximo (Menem, el hijo que el ex presidente tuvo con Cecilia Bolocco) todavía no se presentó", le contó a BigBang una fuente cercana a la familia Menem.

De acuerdo al entorno de Nair, su hermana - al verlo afligido aún por la pérdida de su padre- luego de la misa le aconsejó regresar a Formosa con su familia: “Le dijo ´Andate un mes a Formosa y descansá. Tomate un mes´”. A su vez, esta misma fuente detalló que Zulemita le prometió que le iba a seguir pagando el sueldo, pero ni bien llegó a Formosa lo dejó sin trabajo. "No le pagó el último sueldo y le descontó en la liquidación mil pesos de un vaso térmico", detallaron.

Por el lado de la hija de Menem, la versión es distinta. Ella acusa a su hermano de recaer en las drogas, las adicciones y de utilizar su plata y la de la herencia para apostar. “Él le soltó la mano y Zulema se ampara en que él es jugador y que volvió a consumir, pero él lo negó", aclaran. Carlos Nair desmintió esto y sostiene que todo se trata de una artimaña de su hermana para justificar que lo haya desvinculado de la concesionaria Toyota.

Lo cierto es que, furioso, dijo que su hermana lo había estafado y contó, además, que había contratado a un nuevo abogado, Alejandro Cipolla, para investigar las propiedades que su papá le dejó en vida a su hermana y, de esta manera, dejó de estar representado por el mismo letrado que Zulemita, Pedro Baldi. "Ella hizo correr la bola de que él (Carlos Nair) debía mucha plata en la concesionaria", contó Débora D’Amato en A la tarde (América TV).

Desde el entorno de Nair, sostienen que se "hartó" de que lo utilicen para quedar bien en televisión o sacarse fotos. "Él dice que no tiene deudas y que juega, pero con su plata. También desmiente que haya vuelto a las drogas. Nunca perteneció, para pertenecer a la familia Menem tuvo que dejar de ser él. Callarse ante la prensa, se distanció de Antonella (la hija de Carlos Junior) y bajar la cabeza. Nunca lo terminaron de aceptar, ni de querer", resalta otra de las fuentes consultadas.

Y agrega: "Él siempre tuvo que hacer para que lo acepten y nunca lo aceptaron. Una de las cosas que más le dolió a Carlitos Nair fue que, después de la muerte de su padre, Zulemita vació por completo la casona del barrio de Belgrano en la que vivía y no repartió ni un portarretratos a los herederos. No se pudieron quedar con ningún recuerdo de él".

En diálogo con BigBang, Nair sostuvo que se "cansó de perdonar" y cerró: "Yo me cansé de ser usado para las cámaras y solamente para las fotos. Todo tiene un límite. Tengo miles de errores, pero jamás la cagué a mi hermana, todo lo contrario. Cuando toqué Formosa, no me mandó mi sueldo y me descontó un vaso térmico".

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!