Secciones
Tecnología

La guerra de los smartphones: por qué Samsung y Apple pierden millones de dólares a diario

Los usuarios, según las ganancias trimestrales de Apple y Samsung, ya no estamos dispuestos a pagar mil dólares por un teléfono. 

Año a año salen nuevos smartphones, mucho más poderosos, rápidos, óptimos y, a la vez, sumamente caros. Esta última condición, sin embargo, está causando que cada vez sean más los usuarios que optan por elegir un dispositivo intermedio, antes que a la gran estrella del mercado.

Esta semana Apple y Samsung anunciaron sus ganancias por el trimestre que concluyó en junio, las cuales, al parecer, no eran las esperadas, sobre todo por la manzanita. En el caso de la compañía estadounidense, las ventas del iPhone cayeron en 12% con respecto al año anterior, y su ingreso neto total cayó en 13% en comparación con el mismo tramo del año pasado.

Según señalaron los expertos, el iPhone XR -el nuevo modelo económico de la compañía, con un precio de US$749- se volvió mucho más popular que el iPhone XS, el cual sale US$ 999, y que el iPhone XS Max, cuyo valor asciende a US$1,099. Cabe remarcar que en septiembre, desde Apple anunciarán la llegada del tan esperado iPhone 11 que ayudará a subir las ganancias.

Por otra parte, en febrero de este año, en medio de una gran expectativa, Samsung celebró el décimo aniversario de su gama Galaxy S con la presentación de su último tanque de batalla: Samsung Galaxy S10. La compañía presentó los tres modelos (S10+, S10 y S10e) que vienen, esencialmente, con mejor cámara, más batería, más resolución de pantalla y casi sin botones.

En ese momento, Samsung sostuvo que espera que el Galaxy S10 impulse sus ventas, algo que al parecer apenas ocurrió. Los precios según los modelos son los siguientes: Galaxy S10e de 6 GB RAM y 128 GB de memoria, 890 dólares; S10 6 GB/128 GB, 1054 dólares; S10 8 GB/512 GB, 1337 dólares; S10+ 6 GB/128 GB, 1190 dólares; y S10+ 8 GB/512 GB, 1473 dólares, aproximadamente.

Las ventas totales de dispositivos de Samsung aumentaron casi un 7%, hasta 24,300 millones de wones (alrededor de US$20,000 millones), y la compañía aumentó su ventaja de participación en el mercado mundial de teléfonos inteligentes en dos puntos porcentuales, a 22 por ciento, según detallaron desde el sitio especializado, Strategy Analytics.

Pero si bien este incremento alegró a todos en la empresa surcoreana, se debió principalmente a los dispositivos más económicos de la Serie A de Samsung. Sus ganancias operativas en celulares fueron 42 por ciento menores que hace un año, y los ingresos de la línea principal de Samsung, Galaxy S cayeron a causa del "débil impulso de ventas del Galaxy S10”, señalaron.

El elevado costo de los teléfonos provocó que en Estados Unidos, según revelaron desde el portal Cnet, los consumidores cambian sus smartphones a un modelo nuevo cada tres años en lugar de cada dos, algo que venía ocurriendo tan solo un par de años atrás.

Al mismo tiempo, las actualizaciones de software hacen que los teléfonos “viejos” se sientan como nuevos, con diseños de hardware que no cambian mucho de un año a otro y los dispositivos más económicos ya tienen que nada tienen que envidiarles a los más caros.

Leer también: La pelea del siglo: ¿Quién tiene la mejor cámara? ¿El nuevo Galaxy S10e o el iPhone Xr?

Por ejemplo, el iPhone Xr cuenta con una pantalla de 6.1 pulgadas, una cámara de 12 megapíxeles, pantalla sin bordes, true tone y está disponible es seis colores. Además, tiene una retina líquida de 6,1", incluye Face ID, no tiene botón Home, una cámara trasera de 12 MP, estabilización óptica, nuevo sensor y mejor angular. Su batería tiene una duración de una hora y media superior al de iPhone 8 Plus y posee memoria de 64, 128 y 256 MB.

Mientras que el Galaxy S10e tiene una pantalla de 5.8 pulgadas, tiene una cámara trasera de 12 y 16 MP (posee dos), una cámara frontal de 10 MP, huella dactilar, Acelerómetro, Giroscopio, Proximidad, Brújula, Luz ambiente, Reconocimiento facial y un almacenamiento interno de hasta 256 MB que puede expandirse hasta 512 MB con una memoria externa. Ambos son similares a sus padres mayores, pero son extremadamente más baratos lo que los convierten en los favoritos.

Temas

  • Smarthphone
  • celular

Comentarios

Los usuarios, según las ganancias trimestrales de Apple y Samsung, ya no estamos dispuestos a pagar mil dólares por un teléfono.