Secciones
Tendencias

AI Portraits Ars, la herramienta que convierte tus fotos en obras de arte clásicas

Es capaz de convertir una imagen en un cuadro de Rembrandt, Van Gogh, Caravaggio o Tiziano con una resolución en 4K.

No hace mucho, FaceApp –la aplicación que podía rejuvenecer o envejecer, según los gustos, a través de una foto- revolucionó las redes sociales. Como toda tendencia, las redes se convirtieron en un desfile de postales de deportistas, actores, cantantes, conductores y políticos en su vejez, que provocaron un sinfín de risas y todo tipo de reacciones.

Pero como toda tendencia, el furor por aquella app de retoque digital que cuenta con filtros ultrarrealistas para procesar imágenes por medio de algoritmos de Inteligencia Artificial (IA) ya se terminó (Qué poco duró, ¿verdad?) y su lugar lo ocupó AI Portraits Ars, una aplicación desarrollada por MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) que convierte una selfie en un retrato de museo del siglo XV.

Los investigadores del centro tecnológico en colaboración con ingenieros de IBM desarrollaron una IA capaz de reproducir obras artísticas de diversos estilos pictóricos a partir de una imagen cargada en su servidor. A través de su página (aiportraits.com), la cual se encuentra en mantenimiento debido a su inesperada popularidad, es capaz de convertir una imagen en un cuadro de Rembrandt, Van Gogh, Caravaggio o Tiziano con una resolución en 4K.

Al igual que FaceApp, este servicio utiliza una herramienta conocida como GAN (redes generativas antagónicas), capaz de transferir las características de un modelo a otro de manera muy realista y que fue cobrando popularidad en este último tiempo. Sin ir más lejos, esta herramienta es capaz de analizar una base de datos con 45 mil retratos clásicos.

Con respecto a la privacidad, un tema que siempre aparece en escena a partir de estas aplicaciones y del uso de datos, los dueños de la app aseguran que no hay que preocuparse porque no usan datos de las fotos para otros propósitos y además las borran "inmediatamente".

“El modelo decide por sí mismo qué estilo usar para el retrato. Los detalles de la cara y el fondo contribuyen a formar el modelo hacia un estilo”, añaden. De esta forma, cada entrada produce un retrato único. Con una sola imagen, el sistema generará resultados diferentes.

Un detalle curioso es que la herramienta no puede procesar ninguna clase de sonrisa o mueca porque no eran comunes en los cuadros de aquella época. "Esta imposibilidad de la inteligencia artificial de reproducir nuestras risas nos enseña algo sobre la historia del arte", señalaron.

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Comentarios

Es capaz de convertir una imagen en un cuadro de Rembrandt, Van Gogh, Caravaggio o Tiziano con una resolución en 4K.