Secciones
Tecnología

Aprendé a usar canales en Slack: cómo optimizar el "home office" y ordenar el trabajo

Slack, la plataforma tendencia para los grupos de trabajo.

La pandemia trajo aparejados muchos cambios que llegaron para quedarse. La costumbre de mantener una buena higiene en las manos y las superficies que utilizamos de manera frecuente, así como lograr una buena ventilación en los ambientes son hábitos que, muy probablemente, perduren por generaciones. 

De la misma manera, el trabajo remoto ganó terreno gracias a la experiencia del confinamiento y la imposibilidad de sostener espacios de trabajo con el aforo previo a la pandemia. Si bien el teletrabajo existía desde hace mucho tiempo, fue con la crisis ocasionada por el COVID-19 que se volvió masivo a nivel mundial, permitiendo a muchas compañías, organizaciones y organismos experimentar por primera vez una nueva forma de trabajar.

La situación inédita de la crisis sanitaria impulsó la creación de marcos legales para dar cuenta de la nueva manera de trabajar, así como el desarrollo de herramientas informáticas que se ajustaran a las necesidades laborales de cada rubro.

Que la incorporación de tecnologías está atada a las costumbres sociales quedó verificado durante esos días en los que, de pronto, el

, el Meet o el Jitsi se volvieron aplicaciones indispensables. En todos los casos, se trataba de desarrollos preexistentes que no habían cobrado mayor relevancia hasta que se volvieron indispensables.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Entre las aplicaciones que cobraron popularidad para organizar el trabajo de manera remota está Slack, un software de mensajería instantánea que es hoy tendencia en los ámbitos laborales. 

¿Qué es Slack y para qué sirve?

Como parte del proceso de desarrollo del videojuego Glitch, la empresa Tiny Speck creó una aplicación para facilitar la comunicación entre los equipos de trabajo que en ese momento se llamaba “linefeed”. 

Habiendo comprobado su alta funcionalidad para la comunicación grupal, Tiny Speck renombró la aplicación llamándola Slack, una sigla para la expresión anglosajona “Searchable Log of All Conversation and Knowledge”, que en español puede traducirse como Registro Rastreable de Toda Conversación y Conocimiento. 

En 2013, Slack fue lanzada al mercado y rápidamente obtuvo miles de usuarios que se suscribieron para probar sus funcionalidades, adoptándola como una herramienta de comunicación indispensable en la organización del trabajo.

Quienes están familiarizados con mIRC, comprenderán fácilmente las funciones de Slack, ya que tiene características similares, aunque mejoradas. Slack permite configurar salas de chat organizadas por tema, así como grupos privados y conversaciones privadas. 

Una de las funciones más destacadas es que tiene un motor de búsqueda interna muy eficiente que permite rastrear conversaciones o contenidos, facilitando la recuperación de información relevante para llevar a cabo una tarea específica. 

Slack está disponible para iOS, Macbook y Android, así como para Apple Watch. Además, se integra a otros servicios muy utilizados, como Google Drive, Dropbox y otros. De esta manera, facilita la tarea de intercambio de archivos entre los participantes.

Actualmente, Slack está disponible de manera gratuita en su versión de prueba que permite acceder a las principales funcionalidades de comunicación entre usuarios e intercambio de contenidos. Para acceder a las funciones completas del servicio se debe abonar alguno de los planes pagos. 

El plan pro cuesta $6,67 dólares al mes y es la mejor opción para los equipos de trabajos pequeños, ya que incluye integraciones ilimitadas con otros servicios, comunicación cara a cara para un máximo de 15 personas, así como acceso al historial completo de mensajes.

El plan Business+ cuesta $12,50 dólares por mes y permite funciones avanzadas de configuración de perfiles de usuarios, cumplimiento normativo en las exportaciones de datos y servicio técnico las 24 horas.

Por último, el plan Enterprise Grid está destinado a las compañías más grandes y exigentes, permitiendo hasta 500 000 usuarios, funciones de seguridad y cumplimiento normativo de nivel empresarial.

Comenzar a chatear en Slack

Si bien Slack es una herramienta que se utiliza mayormente en ámbitos laborales, muchas personas están empezando a incorporarlo para conversar con amigos o familiares y encuentran en esta aplicación un entorno amigable y eficiente para comunicarse.

Una buena manera de conocer Slack es descargar la versión gratuita y empezar a explorar sus múltiples posibilidades. Para empezar, se puede probar unirse a un canal de internos. Los canales tienen nombres asociados a temáticas y funcionan como un grupo de chat.

Para unirse, primero hay que buscar qué canal es de interés a través del “Channel browser” o “Buscador de canales”. Con solo arrastrar el cursor sobre el símbolo “+” de la columna de la izquierda aparecerá la opción para buscar. Una vez que se accede al buscador, bastará con escribir el tema de interés para ver los resultados de la búsqueda y elegir uno. Al hacer click sobre el canal elegido se abrirá la ventana con la opción de unirse a través del botón “Join Channel” o “Unirse al canal” y ya se puede empezar a conversar.

¿Cómo crear canales en Slack?

Para crear una conversación o un proyecto, se deben realizar los siguientes pasos:

  1. Arrastrar el cursor sobre la opción “Channels” o “Canales” de la columna que está a la izquierda de la pantalla y aparecerá el signo “+”. Ubica el cursar arriba del signo “+” y aparecerá la opción “Add channels” o “Agregar canales” que se deberá seleccionar.
  2. Una vez seleccionada la opción de “Add channels” o “Agregar canales” aparecerá la ventana de “Create a channel” o “Crear un canal” en la que se solicita ingresar un nombre para el canal. Usualmente, los nombres de los canales de Slack se componen de dos partes divididas por un guion (Por ejemplo, Proj-remodelación sería un canal en el que se hablará sobre la remodelación de un espacio). Al ingresar un nombre, la aplicación sugerirá posibles para nombrar el canal que pueden ser adoptadas o no.
  3. Agregar una descripción si se considera necesario para entender el sentido del canal. 
  4. Definir si se trata de un canal privado al que podrán acceder solamente determinadas personas invitadas. Un dato a tener en cuenta es que, una vez que un canal se definió como privado no podrá ser cambiado a público. Solamente es posible hacer que un canal público se vuelva privado, pero no al revés.
  5. Hacer click en “Create” para finalizar y la ventana del canal se abrirá. Desde la ventana del canal se puede configurar quiénes participan, invitar gente o elegir la opción de que cada persona que se sume al espacio de trabajo sea invitada automáticamente al canal.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!