Secciones
Tecnología

En guerra con EE.UU. y Google: Huawei lanzó un teléfono "más potente" que el iPhone 11

Huawei presentó su nueva gama de teléfonos insinga, los Mate 30, la cual es la primera en llegar luego de la prohibición comercial estadounidense. 

En medio de la guerra que mantiene con Estados Unidos, Huawei presentó en Berlín su nueva gama de teléfonos insinga, los Mate 30. Estas versiones son las primeras en llegar luego de la prohibición comercial estadounidense, funcionarán con una versión de código abierto de Android pero sin acceso a aplicaciones de Google, como Gmail, Maps o Youtube.

Este se trató del primer gran lanzamiento de la empresa china luego de que en mayo el gobierno de Estados Unidos la colocara en la lista negra (la "Lista de Entidades") del Departamento de Comercio, lo que en los hechos le prohíbe comprar suministros de empresas estadounidenses.

Esa restricción comercial, que abarca tanto a piezas de hardware -como procesadores o micrófonos- como de software -aplicaciones-, apuntó a romper la cadena de suministros de Huawei, segundo fabricante mundial de teléfonos, y generó expectativas sobre cómo el fabricante asiático se las arreglaría para seguir vendiendo sus smartphones.

Si bien los Mate 30 vienen con una versión de código abierto de Android, llegan sin licencia de Google y por lo tanto los propietarios de estos equipos no podrán acceder a los servicios ni a las apps del gigante de Internet, ni siquiera a la tienda Play Store para descargar aplicaciones.

Huawei ofrecerá en cambio una interfaz propia, con aplicaciones alternativas, como lo viene haciendo desde hace años en China, donde la gran mayoría de las apps de Google no están disponibles desde que en 2010 la empresa norteamericana abandonó el país por desacuerdos con Beijing sobre el respeto por los derechos humanos.

Richard Yu, CEO de la división de consumo de Huawei y encargado de la presentación (transmitida en vivo por Youtube), no abordó este tema durante los 90 minutos que habló frente al auditorio sobre las características de los nuevos equipos.

Sin embargo, un vocero de la empresa citado por la BBC aseguró que aplicaciones como Facebook, Instagram y WhatsApp estarán disponibles a través de la tienda propia de apps, llamada Huawei App Gallery.

Agregó además que hay una manera de "cargar" las aplicaciones de Google y que el personal de la empresa aconsejaría a los clientes cómo hacerlo, aunque sostuvo que es posible que no funcionen tan bien como de costumbre.

Yu aseguró desde el escenario que la empresa invertirá 1.000 millones de dólares en su ecosistema de aplicaciones para alentar a los desarrolladores a hacer compatibles sus aplicaciones, y afirmó que más de 45 mil aplicaciones ya habían integrado la tecnología de la empresa.

Analistas citados por medios especializados manifestaron su intriga por saber cómo reaccionarán los consumidores ante esta apuesta, sobre todo en Europa, donde el fabricante chino tiene 500 millones de clientes.

Para contrarrestar la falta de servicios de Google, Huawei ofrece en estos nuevos equipos un hardware de muy alta gama que, según Richard Yu, hacen del Mate 30 un teléfono con cámaras superiores y pantallas más brillantes y envolventes que las del nuevo iPhone 11.

El Mate 30 trae en sus entrañas un procesador que es considerado como el más potente del mercado, el Kirin 990, que integra una gran capacidad de procesamiento con conectividad 5G.

EEUU inició su campaña contra Huawei entre sus aliados del Golfo Pérsico

Mientras tanto, Estados Unidos trasladó al Golfo Pérsico su campaña contra la empresa china Huawei, al recomendar a sus aliados en esa región que no le permitan a esa compañía participar en el desarrollo de redes de 5G.

Las advertencias que Washington difundía entre sus socios europeos llegaron la semana pasada a Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Bahrein, durante una visita del presidente de la Comisión Federal de Comunicaciones, Ajit Pai, informó The Washington Post.

Según el diario estadounidense, esas tres naciones usan en sus infraestructuras equipamiento de Huawei, compañía a la que Estados Unidos acusa de actuar potencialmente como una herramienta del gobierno chino para realizar espionaje.

Tanto Beijing como la empresa -principal fabricante mundial de equipos de telecomunicaciones y segunda de smartphones- niegan las acusaciones, que Estados Unidos difunde sin pruebas, un punto en el que coinciden los aliados de Washington a la hora de no hacer caso a las advertencias.

"Compartimos un mensaje sobre la importancia de asegurar la tecnología 5G y aplicar los principios de seguridad basados ​​en el riesgo", afirmó respecto de la visita Robert Strayer, subsecretario adjunto del Departamento de Estado de Estados Unidos para la política cibernética.

"Creemos que si se aplica un marco basado en la seguridad, se terminaría excluyendo a Huawei de las implementaciones de 5G", agregó, citado por el matutino. Estados Unidos tiene en Bahrein la base de su Quinta Flota de la Marina y en los Emiratos Árabes Unidos a soldados que participan de las operaciones militares en medio oriente.

A la vez que planea desplegar tropas en Arabia Saudita como parte de un movimiento más amplio en la región. Con el argumento de proteger su seguridad nacional, a principios de 2019 el gobierno estadounidense profundizó entre sus principales aliados europeos sus esfuerzos por lograr que Huawei no participe del desarrollo de las redes de Internet móvil de quinta generación.

La campaña incluyó amenazas de quita de colaboración en materia de seguridad con socios como Alemania y el Reino Unido, y estuvo comandada por el secretario de Estado, Mike Pompeo, y por el propio presidente, Donald Trump, que a principios de junio le llevó en persona la preocupación a la ex premier británica, Teresa May.

Esa campaña está impregnada de una preocupación por el control chino del 5G y el temor de que las empresas del país asiático no solo puedan interceptar y desviar mensajes sino, por ejemplo, cerrar las redes ante cualquier conflicto y afectar así infraestructura crítica como gasoductos, redes eléctricas o de telefonía celular.

Mirá cómo es el Huawei Mate 30 Pro, el soldadito de batalla de China para destronar al iPhone

Pero a excepción de Australia, el intento no tiene apoyo en los países desarrollados. Las grandes telcos de Alemania o Reino Unido, por ejemplo, dependen en gran medida de los equipos de Huawei -más económicos que los de sus principales competidores, Nokia y Ericsson-, y quitarlos de sus redes no solo supondría un gasto extra de miles de millones de dólares sino la postergación de la construcción de las redes.

Fuentes del sector calculan que incluso prohibida en Estados Unidos, la empresa china controlará entre el 40 y el 60 por ciento de las redes de 5G en todo el mundo, con fuertes lazos comerciales en Europa, África, partes de Asia y Latinoamérica.

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Comentarios

Huawei presentó su nueva gama de teléfonos insinga, los Mate 30, la cual es la primera en llegar luego de la prohibición comercial estadounidense.