Secciones
Tendencias

Temor mundial a los senos

¿Dónde están escritas las reglas que establecen cuándo una mujer debe usar brassier? Pareciera que el cuerpo femenino no es del todo aceptado como tal. Algunas personas entienden que los senos son provocativos per se, y deben estar sostenidos sí o sí.


Kaitlyn Juvic.

Kaitlyn Juvic asiste a la escuela secundaria Helena High School de Montana, Estados Unidos, y en mayo pasado llegó al colegio con una remera negra, sin corpiño puesto. Aunque tomó la precaución de ponerse protectores en los pezones para que no se le notaran, no fue suficiente.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental
La comunidad en Facebook.

Durante la jornada escolar, el director -Steve Thennis- la llamó a su oficina y le dijo que debía cubrirse, ya que alguien en el edificio le había manifestado que se sentía incómodo por su falta de ropa interior.

“Nosotros no controlamos cómo vienen vestidos nuestros estudiantes, pero si alguien se siente incómodo, debemos accionar”, declaró Thennis.

La reflexión de Juvic fue certera: “el sólo hecho de que me digan que alguien se siente incómodo es una ofensa, porque este es mi cuerpo”. Y agregó: “no entiendo porqué mi cuerpo natural puede incomodar a alguien”.

Junto a otros dos amigos, la alumna creó una comunidad en Facebook llamada “No bra, no problem” ("No hay corpiño, no hay problema"), que ya cuenta con más de 32.000 seguidores. Allí proponen igualdad de género y el derecho de las mujeres a sentirse cómodas con su propio cuerpo.

Los varones que se animaron a protestar.

Esa misma semana, compañeros varones de Juvis asistieron a clase con corpiños puestos por encima de las remeras, en señal de protesta.

Una manifestación en Hong Kong.

El año pasado, en Hong Kong, China, aconteció una protesta similar, contra el maltrato policial. La manifestante Ng Lai-ying fue encarcelada durante tres meses por agredir a un policía con su seno, después de quejarse por el manoseo del oficial en una protesta. 

Luego, los manifestantes que pedían su liberación usaron corpiños arriba de sus remeras y gritaron “los senos no son armas”.

Los varones, también.

Uno de los asistentes a la marcha declaraó: “debemos promover que las mujeres sientan que pueden hablar si se sienten atacadas. Es absurdo afirmar que los pechos de una mujer puede molestar a alguien, o verlos como armas”.

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!