Secciones
Vida cotidiana

6 tips para bajar un cambio después del trabajo

El trabajo cotidiano puede ser nocivo para la salud si no se toman medidas de auto preservación. Si existe una carga horaria determinada, hay que intentar terminar en horario ¡y desconectar! Pero no siempre es fácil.


¿Stress laboral? Ponele un límite.

Ningún adicto a trabajo puede autodenominarse sano, en tanto se debe trabajar para vivir y no vivir para trabajar. Hay días en que, por ejemplo, una maratón de reuniones puede hacer que la presión se extienda más allá del final de la jornada, incluso cuando se tiene la suerte de trabajar de lo que a uno le gusta.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Tim Hagemann es especialista en psicología laboral y recomienda fervientemente llegar a casa y cortar el día. ¿Cómo? Aquí, 6 consejos:

Trabajar la actitud
Muchos logran distraerse un ratito, pero después vuelven a pensar en las obligaciones. Hagemann asegura que lo central es la actitud. Es muy importante poder relajarse durante la tarde o noche para poder trabajar mejor al día siguiente. Es sumamente importante relajarse por la noche, incluso para poder trabajar mejor al día siguiente. Si la cabeza vuelve al mismo tema, hay que decirle "no, ahora no" y apartar esos pensamientos. Es todo un ejercicio.

Tomar apuntes 
Si se te ocurrieron cosas nuevas, o un nuevo proyecto está dando vueltas, está bueno que tomes nota de las principales ideas. Después, guardás la libreta y la compu, y a otra cosa. Sin duda, al otro día retomarás con ímpetu y mayor claridad de pensamiento.

Conversar
Si pasás tu tiempo con alguien después del trabajo, compartir tus preocupaciones con el otro puede hacerte bien. Aunque muchos prefieren no cargar al otro con sus problemas e intentan lidiar solos con sus asuntos, el intercambio puede ayudar mucho, para darle un cierre al día.

Apagá el celular
¡Es fundamental! No hay nada que te mantenga más adherida al trabajo que chequear mails, Facebook, Whatsapp, etc. Apagalo cuando llegas a casa (aunque sientas que te falta algo). Es un gran ejercicio antiestrés.

Incorporá rituales
Tomate un tiempo -media hora aunque sea- para "desenchufar". Salí a correr, a caminar, leé un rato, mirá una serie, pintá... Lo importante es hacer algo que haga bien, e invite a entrar en otra órbita.

Armá planes
Que te pase a buscar un/a amigo/a después del trabajo y vayan a pasear, a tomar algo, al cine, a cenar, con la consigna de conversar de cualquier cosa menos del trabajo. Implementalo como plan semanal, ¡y vas a ver qué buenos resultados que da!

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!