Menu Big Bang! News
Actualidad Drama

El hijo del copiloto apuntó a la torre de control: "Podrían haberlos salvado"

Bruno Fernández Goytia desligó de responsabilidad a la tripulación del vuelo de Lamia y explicó, además, la falta de combustible.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Hora a hora se conocen nuevos detalles de los últimos minutos del vuelo de Lamia que trasladaba al equipo Chapecoense a Medellín y que terminó estrellándose en Cerro Gordo, a sólo 55 minutos de llegar a su destino final. Ahora, después de que se filtrara el llamado de emergencia realizado por el copiloto minutos antes del accidente, el hijo del copiloto salió al cruce de quienes le adjudican la responsabilidad de la tragedia a la tripulación y advirtió que la falla fue de la torre de control.

"Esa noche hubo dos aviones y la torre no supo cómo controlarlo, esto se podría haber evitado

Cuestionan a la tripulación por haber salido con poco combustible.

Bruno Fernández Goytia es hijo de Ovar, el copiloto que comandó el lunes por la noche el vuelo de la tragedia. Estudiante de aviación y adentrado en la lectura de radares, el joven de 18 años denunció negligencia por parte de la operadora que esa noche recibió el dramático pedido de ayuda de su padre y sus compañeros de vuelo.

 

 

No los ayudaron porque había otro avión con el mismo problema, que venía derramando combustible para aterrizar. Le dieron, por así decirlo, chance al otro avión para que aterrice. Esa noche hubo dos aviones y la torre no supo cómo controlarlo, esto se podría haber evitado. Pero le dieron prioridad al otro vuelo, porque venía derramando combustible desde la frontera”, advirtió.

Según Goytia, órdenes más claras y pragmáticas de la torre hubieran podido salvar a las dos aeronaves. “No estoy planteando que le tendrían que haber dado a ellos la prioridad. Hubiera sido un desastre igual, hubiera habido un accidente de todos modos”, sumó.

Así quedó el avión. Sólo 6 de los 77 pasajeros sobrevivieron.

La ruta de viaje: lo que deberían haber hecho y lo que decidieron

La polémica por la falta de combustible

Tal como confirmaron las autoridades colombianas, el avión de Lamia se había quedado sin combustible. Ese fue el causante de la falla eléctrica reportada por el piloto y que habría causado el accidente. Se supo, además, que la ruta de viaje tenía prevista una escala para cargar más nafta, pero que el piloto no la cumplió.

El piloto fue cuestionado por su decisión de despegar igual, pese a que llegaba justo con el combustible.

“Tenían una escala en Cobija, pero el avión de Boliviana (Aviación) que los traía a Santa Cruz se demoró. Por eso no pudieron aterrizar, porque es un aeropuerto que no tiene operaciones nocturnas porque no tiene luces en la pista. Decidieron entonces recargar combustible al tope, que les iba a permitir llegar y partieron rumbo a Medellín”, justificó.

La ciudad boliviana que les serviría para poder llegar a destino con un mayor margen se encuentra a pocos kilómetros de la frontera con Brasil y a sólo mil kilómetros de Viru Viru, el aeropuerto de Santa Cruz de la Serra del que despegaron.

“La puesta del sol en Bolivia es a las seis de la tarde y el vuelo de Boliviana había llegado a las cinco y media. Iban a aterrizar cuando ya estaba oscuro y hubiera sido otro desastre”, advirtió.

 

 

Los números lo respaldan: el viaje tarda en promedio una hora y media, por lo que habrían llegado pasadas las ocho de la noche.

La espera antes de aterrizar en Río Negro, el desenlace final

“Ellos cayeron a 18 millas del destino, que en un jet son tres o cinco minutos de vuelo nada más”, precisó Goytia. “El problema fue que los pusieron en un patrón de espera por mucho tiempo, cuando ya sabían que tenían poco combustible. Pero los pusieron a dar círculos hasta que el otro avión aterrizó. Cuando les autorizaron los patrones del circuito de tránsito, ya se habían accidentado”, sumó.

"Cuando les autorizaron los patrones del circuito de tránsito, ya se habían accidentado

 

La no declaración de la emergencia y el último audio

Los tripulantes también fueron cuestionados por haber evitado la declaración de emergencia del vuelo, algo que podría haberles dado la prioridad inmediata de aterrizaje. “Ellos alertaron la situación, pero no dieron la alarma de emergencia porque, en ese momento, tenían sólo problemas y cuando un piloto tiene problemas, no los reporta, trata de solucionarlos”, justificó.

El equipo dentro del avión de la tragedia.

Goytia, quien solía acompañar a su padre en los vuelos de la empresa, reconoció la voz de su padre en el último audio que se dio a conocer. “Mi papá era el que pedía ayuda. Lo noté muy afligido y con miedo. Obviamente creo que sabían que iban a caer al suelo”, reconoció con tristeza.

“Mi papá era el que pedía ayuda. Lo noté muy afligido y con miedo. Obviamente creo que sabían que iban a caer al suelo

El seguro de vida

 

 

“La empresa les daba un seguro de vida y el avión también estaba asegurado. Tengo entendido que ya están haciendo los trámites y el papeleo correspondiente”, aclaró.