Secciones
Tras las contradicciones de Inés, qué dicen los otros vecinos de Nahir Galarza sobre la madrugada del crimen
Policiales Caso Pastorizzo

Tras las contradicciones de Inés, qué dicen los otros vecinos de Nahir Galarza sobre la madrugada del crimen

No fueron citados a declarar. Qué escucharon ellos durante la madrugada del crimen.

Por Manuela Fernandez Mendy

María Inés Correa vive en frente de la casa de los Galarza, ubicada sobre la calle Pronunciamiento, a pocos metros de la nueva costanera y de los boliches de la ciudad. Un barrio de clase media, tranquilo de día, pero que se convierte en un infierno durante los fines de semana de verano: la música de las discos y los adolescentes merodeando la zona hacen que dormir sea una “misión imposible” para muchos de la cuadra.


Nahir Galarza es la única imputada por el homicidio de Fernando Pastorizzo.
Nahir Galarza es la única imputada por el homicidio de Fernando Pastorizzo.

Nahir, sus tres relatos y la verdad de la madrugada en la que acribilló a Fernando

La cuadra se convirtió en uno de los escenarios claves de la investigación por el homicidio de Fernando Pastorizzo. Ese fue el último lugar en el que estuvo antes de recibir dos balazos por parte de Nahir Galarza. Su cuerpo fue encontrado el 29 de diciembre pasadas las cinco y media de la mañana en el otro extremo de la ciudad. Lo habían asesinado a quemarropa.

Así es la cuadra en la que vivía Nahir antes de ser detenida

 

 

“Salvo en verano, que hay mucho movimiento por los boliches, es una zona tranquila”, reconoce a BigBang una de las vecinas. No fue citada a declarar, ni tampoco se ofreció a hacerlo como María Inés. “No tengo mucho para aportar porque esa noche no escuché, ni vi nada raro. Si hubieran gritado me habría despertado”, suma.

Fernando fue asesinado a sólo cinco días de cumplir 21 años.
Fernando fue asesinado a sólo cinco días de cumplir 21 años.

Gol en contra de Nahir: cómo la hundió el testimonio de su ex "mejor amiga", palabra por palabra

En la cuadra hay dos locales, pero cierran de noche. Uno de ellos es el de la abuela de Nahir, ubicado justo al lado de la casa de los Galarza; el otro, ubicado casi a mitad de cuadra oficia de kiosco-despensa y vende desde lácteos a hamburguesas. Al lado de la casa de Nahir se emplaza la sede de la Asociación de Hoteleros y Gastronómicos de la Ciudad. En la esquina opuesta, ya sobre la rotonda de la Costanera, hay un bar.

Paso a paso, cómo salieron de la casa de Nahir la madrugada del crimen

 

 

La casa de los Galarza resalta a simple vista. Su fachada moderna y cuidada contrasta con la de las otras construcciones, un poco deterioradas. “La remodelaron hace poco. Antes estaba bastante mal. Era igual, la reja con el patio de la entrada; todo. Creo que construyeron el cuartito de arriba. Pero estaba medio venida abajo. No era lo que se ve ahora”, recuerdan en el barrio.

Así se mostró Nahir durante la segunda audiencia del juicio.
Así se mostró Nahir durante la segunda audiencia del juicio.

Ajuste de cuentas tumbero: el temor máximo de Nahir y la reclusa se la tiene jurada

“No tengo mucho trato con ellos (por los Galarza). Sólo le pregunté qué había pasado (a Correa), porque te imaginarás que cuando estalló todo esto no lo podíamos creer. Ella me dijo que los había visto pelearse, lo que declaró en el juicio. Me contó que tenían una relación como tóxica, muy violenta. Pero no puedo dar fe de eso, porque yo no lo vi, ni escuché nada”, recuerda.

Nahir y el recorrido hacia la muerte: los últimos minutos de Fernando con vida 

 

A Fernando, según los vecinos, no se lo veía mucho con Nahir. “Si se encontraban de noche, eso ya no lo sé porque no ando mirando a la madrugada qué es lo que hace cada uno. Me lo crucé a él un par de veces, pero era súper tímido. No recuerdo haber hablado, ni nada. Tampoco hablaba con ella. Parecía una chica tranquila”.

Nahir Galarza y Fernando Pastorizzo mantuvieron una relación durante cinco años.
Nahir Galarza y Fernando Pastorizzo mantuvieron una relación durante cinco años.

Ajuste de cuentas tumbero: el temor máximo de Nahir y la reclusa se la tiene jurada

Otro de los vecinos del barrio, que también pidió no ser identificado, tampoco escuchó ninguna pelea aquella madrugada. “Me enteré a la mañana porque me llamó mi sobrina para contarme. No sabía nada. Ni siquiera se decía que lo había matado ella. Al principio no sabían quién había sido. Después, al día siguiente, nos enteramos que había confesado”.

La escena del crimen: este es el lugar en el que Nahir acribilló a Fernando 

 

 

Calor, juventud y el comienzo de la temporada de boliches. Ese era el clima que se respiraba en el barrio durante la madrugada del crimen. Las discos estaban abiertas. La música sonaba a lo largo de la Costanera. Y los vecinos, como todos los años, lidiaban con el ruido para poder conciliar el sueño.

Los padres de Nahir siguen viviendo en la misma casa.
Los padres de Nahir siguen viviendo en la misma casa.

Atrapado por las garras de Nahir: el video de las últimas seis horas con vida de Fernando

Era jueves por la noche. Nahir salió a las once de la noche de su casa y caminó dos cuadras hasta el casino para tomarse un remís. El destino: la casa de Fernando. De allí, regresaron juntos y en moto cerca de la una de la mañana a lo de los Galarza. Salieron cuatro horas más tarde. Según María Inés, discutieron fuerte. Según los otros vecinos, no se escuchó nada.

Las contradicciones de la vecina que quedó al filo de la imputación por falso testimonio

El recuerdo que tienen los vecinos de la zona es muy distinto al que pincela María Inés, única citada a declarar. Esperá a que declare la vecina”, aseguraban desde el entorno de Nahir. “Ella sabe muchas cosas, los vio pelearse esa noche”, sumaban. Era, en efecto, uno de los testimonios más esperados. ¿El motivo? Se suponía que iba a reforzar el argumento central en el que se basa la defensa de la asesina: que padecía violencia de género por parte de Fernando.

La vecina de Nahir declaró y quedó al filo de la imputación por falso testimonio.
La vecina de Nahir declaró y quedó al filo de la imputación por falso testimonio.

No era la primera vez que declaraba. El jueves 11 de enero, sólo trece días después del homicidio, María Inés se presentó de forma espontánea ante la Fiscalía. Apuntó fuerte contra la víctima. “Para mí era un chico muy agresivo, muy altanero, sacado; no sé si por alcoholismo o qué, pero muy agresivo. Siempre que lo veía la tenía de los pelos, del cuello, la agarraba y había muchas bofetadas, cachetazos fuertes”.

Su versión de los hechos no cambió y las contradicciones se profundizaron, al punto que los abogados querellantes -Roberto Virué y Juan Carlos Peragallo- pidieron su imputación por falso testimonio. Qué declaró durante el juicio y cuáles son las inconsistencias de su relato.

  1. La mujer aseguró que los gritos de Nahir y Fernando la despertaron cerca de las cuatro de la mañana y que por ese motivo se acercó a la ventana del living que apunta directo hacia la casa de los Galarza. Insistió en que, además, pudo ver con claridad la escena no sólo por el alumbrado público, sino porque ya estaba “saliendo el Sol”. Sin embargo, el reporte meteorológico precisa que amaneció a las 05.48.
  2. En su primera declaración, la vecina no habló del diálogo que mantuvieron Nahir y Fernando durante el presunto forcejeo. Sin embargo, ya en el juicio, la mujer se alineó con la nueva estrategia de los abogados de Galarza: insistir con que el detonante de la pelea fue que la asesina le había dicho a su víctima que no quería verlo más. “Fernando le decía: ‘Sos mía, la re puta que te parió’. Escuchaba que Nahir gritaba: ‘Soltame, déjame en paz’”, reforzó.
  3. Desde dónde miró la presunta pelea es otra de las contradicciones. En un principio, aseguró que lo había hecho desde su ventana. Ahora, aseguró que lo hizo desde la “rendija de la persiana”.
  4. La noche en la que fue asesinado, Fernando tenía puesta una bermuda de tipo deportiva y un buzo gris. María Inés declaró que tenía puesto un “pantalón oscuro”. Nahir, por su parte, lucía un short de jean claro y un buzo rojo. Según la vecina, esa noche también tenía un pantalón y su abrigo era gris.

Temas

  • Caso Pastorizzo
  • Nahir Galarza
  • Fernando Pastorizzo
  • Gualeguaychu
  • crimen
  • asesinato

Comentarios