Menu Big Bang! News
Actualidad Maltrato animal

Santa Teresita: la Justicia investiga la muerte del delfín

La increíble historia del delfín que fue capturado por turistas para tomarse selfies llegó a la justicia Argentina. Ahora el titular de la Unidad Fiscal de Investigaciones en Materia Ambiental investiga las causas de la muerte del animal e intentará identificar a quienes aparecen en los videos difundidos por las redes sociales. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El caso del delfín que fue sacado del agua por turistas para tomarse selfies sigue dando que hablar. A 10 días del hecho que dio la vuelta al mundo, Ramiro González, el titular de la Unidad Fiscal de Investigaciones en Materia Ambiental, pidió material para identificar a las personas que aparecen en las imágenes que se difundieron por las redes sociales.

El delfín Franciscana fue encontrada en las playas de Santa Teresita.

Para lograr su objetivo, el fiscal pidió la ayuda de la División Operaciones del Departamento de Delitos Ambientales de la Policía Federal Argentina, quienes desgrabaron el vídeo y lo analizaron cuadro por cuadro.

La Unidad Fiscal de Investigaciones en Materia Ambiental investiga las causas de su muerte.

En el caso está colaborando el titular de la Dirección de Fauna Silvestre, quien se encargó de realizar un informe detallando todas las características del animal y la información que se recogió en el lugar del hecho.

El caso

Un turista encontró a un delfín bebé en las costas de Santa Teresita y decidió sacarlo del mar para poder tomarle una foto. De inmediato, todas las personas del balneario se acercaron para tocar al mamífero, que habría muerto por deshidratación.

“La especie Franciscana, como otros delfines, no puede permanecer mucho tiempo fuera del agua. Tiene una piel muy gruesa y grasosa que le proporciona calor, por lo que la intemperie rápidamente le provoca deshidratación y muerte”, explicaron desde la Fundación Vida Silvestre en un comunicado.

El delfín

El pequeño delfín pertenece a una especie que habita sólo las costas de Brasil, Uruguay y Argentina. Se estima que su población en el país es de 30 mil habitantes.