Menu Big Bang! News
Actualidad Drama

Ahora la tensión por el agua y las crecidas se trasladó a Salto

La ciudad sufre su peor inundación histórica. Si bien no hay números oficiales, se estima que hay entre 800 y 3500 damnificados, pero los vecinos no quieren abandonar sus casas por temor a los saqueos. El Barrio La Trocha, directamente sumergido. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Mientras Luján parece estar tomando un breve respiro de su dramática situación debido a las inundaciones, el foco de tensión se trasladó a la ciudad de Salto, que vive y padece la peor crisis de su historia. Si bien aun no hay números oficiales, habría entre 800 y 3500 personas afectadas, y todo un barrio quedó sumergido. Es el barrio Troncha, donde el nivel de agua alcanzó 1.80 metros y sólo permite ver los techos de las casas.

El Barrio La Troncha está inundado. El nivel del agua llegó a 1.80 metros y sumergió a las casas. 

Hugo Esteche, coordinador de Defensa Civil, dialogó con FM Ciudad y se expresó sobre el problema:  “Según información de la Policía, el puente tiene una posible fractura pero eso no lo podemos chequear nosotros debido a la cantidad de agua que tiene. Está prohibida la circulación”, y agregó que la Ruta 32, que una la ciudad con Pergamino, permanece cortada. También manifestó:  “El 10 por ciento de la ciudad está inundada, el barrio Trocha al ser atravesado por el terraplén de las vías del ferrocarril, que frenó el agua, quedó colapsado por completo. A esto se suma toda la zona balnearia”.

La Ruta 32, que une la ciudad con Pergamino, está cortada y el puente podría estar quebrado por el agua. 

Los bomberos están trabajando con dos lanchas, que llevan mercadería, agua y tratan de resolver las necesidades de los vecinos, muchos de los cuales se niegan a abandonar sus hogares por miedo a los saqueos. Para garantizar la seguridad hay 100 gendarmes en zona, que cubren los lugares de evacuación y la zona inundada. Los vecinos se organizan para cuidar lo poco que les queda y cocinan ollas populares. La situación es dramática.

Los bomberos socorren a los vecinos, que no quieren abandonar sus casas por temor a los saqueos. 
Un coche sumergido casi en su totalidad, otra postal de la desolación que se vive en Salto. 

Si bien el secretario de Seguridad, Sergio Berni, se hizo presente en la zona, el sacerdote Domingo Pisoni, titular de la Parroquia de la Conversión de San Pablo, criticó con dureza al Gobierno. “La corrupción no solo mata sino que también inunda", según informa la agencia DYN. El párroco fue más allá y jugó en terreno electoral: “Lo que indigna es que para otras cosas dinero hay y muy rápido. Para los clubes y el fútbol se gastaron más de 8 mil millones de pesos. Aporta más votos el Fútbol para Todos que hacer algunas alcantarillas. Dicen que hacen obras y es totalmente mentira. En nuestras narices nos dicen que han hecho cosas, que las obras están presupuestadas y es mentira".

El sacerdote de Salto criticó con dureza al Gobierno en declaraciones públicas. 
Los vecinos se organizan para cuidar sus pertenencias, vigilar sus casas y proveerse de víveres.

Los jugadores de Boca Marcelo Meli y Andrés Chávez nacieron en Salto. De ahí son y allí vuelven. Ante la gravedad de lo que sucede en su pueblo, le propusieron al cuerpo técnico xeneize, encabezado por el “Vasco” Rodolfo Arruabarrena, abrir las puertas del entrenamiento a cambio de alimentos no perecederos para los inundados. Y así será. 

La Secretaria de Desarrollo Social del municipio, Alicia Chuila, también dio su opinión: “Todo es tristeza pero prima la solidaridad y la esperanza y, si bien no queda mucho más que esperar, los vecinos son quienes están luchando contra este temporal, ayudándose unos a otros y ver eso motiva a seguir aunando fuerzas para ayudarlos en lo que podamos”.