Menu Big Bang! News
Actualidad Tras las inundaciones

Comienza a bajar el agua y aún hay seis mil evacuados

Luego de la inundación,empezarán las tareas de reconstrucción en los diversos distritos bonaerenses afectados por la intensa caída del agua. Hay 6 mil evacuados, 10 mil damnificados. Se registraron ataques de víboras.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

A pesar de que el mal clima aún afecta algunos sectores del conurbano bonaerense, en las últimas horas el cese de las tormentas y el fin de la sudestada llevó algo de alivio a los vecinos de los partidos afectados por las inundaciones. Muchos ya comienzan a regresar a sus hogares para realizar las tareas de limpieza y reconstrucción. Hay, al menos, 6 mil evacuados.

Ayer por la tarde, tras su regreso de un polémico viaje por Italia, el gobernador Daniel Scioli precisó que quedaban 2.000 evacuados y 4.000 autoevacuados en la Provincia. Las zonas más afectadas por la inundación son Luján, San Antonio de Areco, Salto, Arrecifes y Mercedes. En su conferencia de prensa, ayer Scioli sostuvo que por el temporal se vieron afectadas alrededor de 10 mil personas.

Salto, bajo el agua.

En total, 39 municipios bonaerenses fueron afectados por el fuerte temporal de la última semana. En las últimas horas, el agua comenzó a bajar en la cuenca del río Areco, del Matanza y del Luján, aunque en el caso de estos dos últimos municipios la cantidad de evacuados se mantienen en 1200 y 500 respectivamente.

EMERGENCIA HÍDRICA

Al regresar de su fugaz paso por Europa, el mandatario bonaerense declaró la emergencia hídrica, que consiste en hacer una evaluación de los daños ocasiones por la caída del agua, para luego liberar diversos fondos tanto públicos como privados de organismos nacionales e internacionales para colaborar en las tareas de ayuda a los damnificados.

¿VÍBORAS Y SERPIENTES?

Con la gran inundación, en los diversos distritos afectados se viven situaciones extremas y trágicas. Sólo en la localidad de Mercedes, en la última semana se atendieron 40 casos de ataques de víboras. Aunque no son picaduras venenosas, las heridas dejan una fuerte hinchazón y si está en contacto con agua contaminada, puede derivar en una infección severa.

El drama del agua, en una imagen.

“El desborde del río está trayendo ofidios de otras regiones, y puede haber picaduras de yarará, que sí es venenosa. También de escorpiones”, señaló al diario Clarín el director del hospital Blas Dubarry, Rodolfo Príncipe.  

En este sentido, el médico precisó que se esperan enfermedades típicas luego de una inundación importante: estar en contacto con el agua, el frío, aguas contaminadas y basura expuesta. Crisis asmáticas, respiratorias y cuadros de gastroenterocolitis podrían ser los casos más atendidos.