Menu Big Bang! News
Actualidad Detenido en Italia por corrupción

Cosentino: "Si hubiese comprado partidos, sería un tonto"

El empresario argentino está acusado de comprar cinco partidos para que su equipo, Catania, no descienda a la tercera división del Calcio. Mirá lo que declaró  ante el juez.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El empresario argentino Pablo Cosentino, que fue detenido la semana pasada en Italia por la presunta compra de partidos en la Serie B del Calcio, declaró esta mañana ante el juez de instrucción Fabio Digiacomo. Se declaró inocente y dijo no conocer a los otros imputados. 

“Si yo hubiera tratado de comprar los partidos, sería un tonto. Sólo quería reforzar al equipo para ganar el campeonato, quería hacer un Catania más fuerte", declaró. 

Durante años, Cosentino -que está casado con la modelo Daniela Urzi- fue agente de la FIFA. Representó a futbolistas de la talla de Claudio Paul Caniggia, Diego Milito, Ezequiel Lavezzi y Fabricio Coloccini.

Cosentino y Urzi, en tiempos felices.

La acusación​

El fiscal Giovanni Salvi lo acusó –junto con el presidente de Catania, Antonio Pulvirenti y otras cuatro personas– de estafa y fraude deportivo. Se sospecha que compraron cinco partidos de la segunda división italiana para evitar el descenso de categoría del equipo italiano.

Según un comunicado del fiscal Giovanni Salvi, Pulvirenti admitió haber comprado los cinco partidos. Pero el argentino, que fue acompañado por su abogado Carmelo Peluso, dijo que no tenía nada que ver. “Mi tarea en Catania ha sido construir un equipo fuerte con un objetivo claro: ganar la Liga”.
"Si este hecho fuera cierto sería lo contrario de lo que siempre he hecho para Catania. No me hubiera hecho un mercado de pases en enero para reforzar el equipo, sería realmente ir contra mi objetivo: hacer que el club se refuerce para salir campeones”.