Menu Big Bang! News
Actualidad ÁNGEL PROTECTOR

Creer o reventar: ¿un "niño ángel" guió a los rescatistas de la tragedia?

La versión de un "niño ángel" en medio de la tragedia de Medellín despertó distintas versiones. Un religioso asegura que su presencia es más común de lo que parece. ¿Ayudó a rescatar a los sobrevivientes? 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El niño ángel de la tragedia del Chapecoense dio que hablar. Los que lo vieron, aseguran que tenía cerca de 10 años y que fue vital para rescatar a los primeros sobrevivientes del chárter de LaMia. Sin casi intercambiar palabra con los primeros rescatistas a los pasajeros, el niño los guió para cruzar parte del bosque y un pantano, en el cerro El Gordo. De un momento a otro desapareció y hasta el momento nadie tiene datos sobre él.

Niño ángel o también llamado como ángel custodio. Como una historia mágica de cuento, la versión del niño ángel crece y son más los que le rezan para agradecerle. Pero, ¿existen los ángeles protectores? Según el sacerdote Manuel Acuña existen las apariciones de los ángeles y que este fenómeno “es más común de lo que parece”.

Los ángeles custodios.

“Los ángeles existen, no hay dudas. Es una figura ecuménica, está presente en diferentes religiones, la católica, la musulmana, en el judaísmo, entre otras”, sostiene Acuña, y explica que lo sucedido en Medellín pudo tratarse de un ángel que “tomó a un niño para hacer el bien”.

“Por la fragilidad del niño y con la determinación en que se movilizó para colaborar con los rescatistas no hay dudas de que era un ángel o bien que tomó a un menor para guiarlo y ayude en el auxilio de los sobrevivientes”, asegura.

Con sus dichos inicia una diferenciación; la aparición de un ángel y la “toma de una persona” realizada por un ángel.

A la primera instancia se la conoce como teofanía. “La teofanía es una manifestación divina de Dios, en la cual aparece un ángel. Según las palabras de la biblia, el apóstol San Pedro escribió una carta en la que pedía a los fieles que “den hospitalidad a todas las personas”, muchas de ellas podrían ser ángeles y nadie lo sabe”, cita Acuña.

“La teofanía es una manifestación divina de Dios

Pero también puede que los ángeles inspiren, orienten y movilicen a una persona para que haga el bien. Si en el caso de que uno de ellos haya “elegido” a un niño de la zona para colaborar, ese menor tendría memoria de lo vivido.

“Los demonios usurpan, y hacen que durante el tiempo que estén usando el cuerpo de la persona que eligieron, no tenga conciencia y pierda la memoria. En cambio, los ángeles sólo se posan en el cuerpo de la persona y la saben guiar. Luego de ese momento recordará todo”, suma Acuña. El padre no habla por su amor a la religión y los ángeles. Fue testigo directo de un episodio místico y mágico.

“Los demonios usurpan, y hacen que durante el tiempo que estén usando el cuerpo de la persona que eligieron, no tenga conciencia y pierda la memoria

Acuña contó sobre la presencia de ángeles protectores.

LA HISTORIA DE UN ÁNGEL

Un matrimonio se comunicó con él debido a que habían sufrido la muerte de su hijo recién nacido. La madre del bebé no permitía que retiraran el cuerpo de la cuna. Decía que iba a despertar. Era una tarde fría de julio, hace ocho años atrás. Acuña logró convencerlos y los invitó a la iglesia para despedir la vida del menor.  Con pesar, el matrimonio llevó al menor sin vida hasta la parroquia.

En la entrada de la iglesia, en un banco de madera, había dos personas mayores sentabas con prendas de vestir blancas. Al pasar por su lado, ambos se taparon los ojos. No sería un gesto azaroso. Los padres del bebé permanecieron dentro la casa religiosa y la madre cambió de actitud casi de inmediato, entendiendo que debía aceptar la pérdida. Al irse, ya no vieron a esas dos personas. Ya habían cumplido su misión.

“La pareja entró a la iglesia y al salir ya no los vimos. Pero entendimos que eran los ángeles que cuidaban a esa mamá en su peor momento de dolor”, cuenta conmovido por la imagen de esa pareja que se mantuvo cerca de la mujer. Para concluir el relato, el religioso cuenta que -según se dice- los ángeles se tapan los ojos ante los mortales debido a que tienen tanto amor en la mirada, que no existe personas que pueda soportar mirarlos directamente a los ojos.