Menu Big Bang! News
Actualidad La influencia del mejor del mundo

El argentino secuestrado en Nigeria dijo que lo salvó Messi

Mientras espera su vuelta al país en la embajada africana, Santiago López Menéndez contó cómo el nombre del futbolista argentino sirvió para calmar a sus secuestradores.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Santiago López Menéndez vive horas de tranquilidad luego de atravesar la peor experiencia de su vida. Se encuentra en la embajada argentina en Nigeria y aguarda por viajar de regreso al país para reencontrarse con su familia. A través de su hermano Jorge, envió un mensaje tan llamativo como alentandor: “Deciles que le agradezcan a Messi”.

Hincha de River. El fútbol y Messi lo ayudaron a salvar su vida.

El nombre del crack contribuyó a salvar la vida al joven ingeniero argentino. Sus captores no hablaban inglés y él quería explicarles que era argentino y no norteamericano como creían, situación que había alterado a los secuestradores.

Santiago encontró una inusual forma de dar a conocer su nacionalidad e insistió al grito de “Messi, Messi, Messi”, y logró que los hombres lo entendieran y bajaran el nivel de agresión.

La “Pulga” contra Nigeria. Santiago dijo que Messi le salvó la vida. 

El ingeniero agrónomo de 28 años tuvo que atravesar momentos de tensión y violencia durante su cautiverio. Según trascendió desde la embajada, está nervioso y algo debilitado. Al despertarse hoy, le pidió a su hermano que transmita el mensaje y según consiga Clarín, escribió: “Deciles que le agradezcan a Messi, que nombrarlo fue lo que me salvó”.

Santiago se encuentra en la embajada junto a su novia Alejandra Perkins.

Luego de haber estado casi tres días secuestrado, la empresa para la que trabaja desde hace un año, Flour Mills, habría pagado el rescate a cambio de su liberación. Se encuentra con su hermano y su novia, Alejandra Perkins, y el embajador Gustavo Dzugala.

Desde junio de 2014 Santiago trabaja en un campo de Kontagora, desarrollando cultivos de maíz y soja. Junto a dos compañeros de la Universidad de Buenos Aires viajaron en marzo del año pasado a Nigeria invitados por la empresa, pero sólo Santiago se quedó.

El miércoles a la mañana, tres hombres armados se lo llevaron. Después de casi tres días de negociaciones, lo liberaron. La familia maneja con gran hermetismo la información con respecto a quien pagó el rescate. Ahora Santiago aguarda por viajar lo antes posible a la Argentina y reencontrarse con su familia.