Menu Big Bang! News
Actualidad Caso Maldonado

El gendarme que arrojó una piedra a un manifestante será indagado por la Justicia

Armando Robledo declarará mañana ante el juez Guido Otranto. Un mensaje en su teléfono podría complicarlo. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La situación del gendarme Armando Robledo podría recrudecer en las próximas horas. Se trata del efectivo que declaró haber arrojado una piedra en dirección a un manifestante que se encontraba río abajo y que, por esta situación, declarará mañana ante el juez federal de Esquel, Guido Otranto.

Así lo anticipó el abogado de Gendarmería, Gustavo Dalzone, en declaraciones a la prensa formuladas esta mañana.

El gendarme que le arrojó una piedra a un manifestante declarará mañana. 

En rigor, el gendarme que participó del operativo realizado el 1 de agosto en la Ruta 40 cerca de Esquel reconoció que hirió a un manifestante que cruzaba el río Chubut durante el desalojo de una protesta mapuche en la que se vio por último vez a Santiago Maldonado.

Maldonado fue visto por último vez el 1 de agosto. 

No sólo su propia declaración podría complicar al efectivo. Un peritaje sobre los celulares de los gendarmes determinó que Robledo recibió un mensaje en su teléfono en el cual una compañera le aconsejaba que se "despegara del episodio de la piedra".

Para el Gobierno, esta es la hipótesis más firme sobre lo que pasó el día en que desapareció Maldonado: el gendarme lo hirió y alguien se lo llevó. Pudo haber sido un gendarme o un propio mapuche, de ahí que se entiende su impulso para rastrillar las “tierras sagradas” y la zona del río Chubut.

Lo cierto es que al día siguiente de realizar el operativo, Robledo pidió licencia por enfermedad del padre. Un mes después se reincorporó y confesó que hirió a un manifestante.

La búsqueda de Maldonado no arrojó resultados concretos hasta el momento.

Por otra parte, existe un  gendarme sobre el que también se siembran varias dudas: el subalférez Emmanuel Echazú. Al llegar a la ruta 40, fue herido con una piedra que le provocó doble fractura de mandíbula. Ensangrentado, continuó en el operativo y piensa que tal vez algo molesto por el hecho, pudo haber atacado a los mapuches. En estos momentos está de licencia.

Por último, una foto complica el accionar de la fuerza. En la imagen se puede ver un par de gendarmes con piedras y un hacha en la mano.

El miércoles se hará la reconstrucción del operativo. La Justicia le pedirá a los mapuches que describan en el terreno cómo se movió la Gendarmería, el modo en el que -según denunciaron- habrían detenido a Maldonado y que expliquen cómo se desarrolló la primera inspección ordenada por el juez días después, en la que perros de la policía de Chubut marcaron un recorrido y encontraron algunas pertenencias de Maldonado.