Menu Big Bang! News
Fiesta electrónica: cómo es el estado de los cinco internados

Actualidad Fiesta trágica

Fiesta electrónica: cómo es el estado de los cinco internados

Permanecen hospitalizados por el alto grado de intoxicación. Pidieron donantes de sangre para una de las jóvenes. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Mientras se investiga lo que sucedió el sábado en la fiesta electrónica Time Warp, realizada en Costa Salguero y en la que murieron seis personas, cinco jóvenes permanecen internados en delicado estado de salud. La principal hipótesis es que habrían consumido una variante del éxtasis llamada Superman adentro de la fiesta.

En el Hospital Fernández quedan tres de los intoxicados. Se trata de Micaela Polivoy, de 20 años; Nicolás Laitán, de 23 años, y Leandro Espinoza, de 19. Mientras que en el Argerich permanece en observación Nicolás Garzón, de 24. Por último, En el Rivadavia, el menor de edad, Damián Carlos Enrique Sedeillan mejora lentamente. Cada uno enfrenta un cuadro grave: tienen complicaciones en el funcionamiento de sus riñones y secuelas respiratorias y cardíacas.

Según trascendió, Micaela comenzó a convulsionar y un patovica la ayudó.

Micaela Polivoy el miércoles pasado había cumplido 20 años y asistió a la fiesta en Costa Salguero con compañeros del secundario Saint Jean, de Villa Urquiza. Según declaraciones de sus allegados, a las 5.30 de la madrugada comenzó a convulsionar y un patovica la llevó de urgencia a los médicos del predio para que la asistan.

Polivoy el miércoles cumplió 20 años.

La joven permanece entubada, presenta una alta temperatura corporal y disfunción en su hígado y riñones. Sus amigos iniciaron un pedido de donantes por las redes sociales. 

El pedido de ayuda de los amigos de Micaela. 

MÁS INTOXICADOS

Otro de los que habrían sufrido las secuelas de la droga, es Nicolás Laitán, quien en su cuenta de Facebook se declara “fan del dance”.

Nicolás Laitán se recupera lentamente.

Los Sedeillan son oriundos de Villa del Parque, donde el joven trabajaba en una pizzería. Con cada propina logró reunir el valor de la entrada a la fiesta. Además se ofrecía como paseador de perro desde su cuenta de Facebook. No fue sólo. Junto a otros diez amigos, compañeros de secundaria, llegaron temprano para no perderse ningún set.

La familia del menor asumió que había consumido "pastillas" en la fiesta.

Ahora permanece en observación y su familia espera poder hablar con él para conocer lo que pasó. Según cita Clarín, sus hermanas lo encontraron en el hospital "atado de pies y manos, sin sus zapatillas, temblando y con los ojos blancos".

Damián hablaba de drogas con amigos en su muro. 

"Tenía una mano lastimada y un moretón en la espalda, creemos que le pegaron

"Tenía una mano lastimada y un moretón en la espalda, creemos que le pegaron", contó Vanesa, una de las seis hermanas de Damián. Asimismo, ella también admitió que no era la primera vez que el joven asistía a una fiesta electrónica y que sabían que "había llevado pastillas y que había comprado más en el interior del evento". Su mejoría es notable: Damián pudo hablar con sus parientes y comió por sus medios. De todas maneras está delicada la situación de su hígado, y presenta problemas de coagulación.